Moisés El príncipe egipcio que se convirtió en el líder y profeta

24/06/2022

Contenido
  1. ¿Existió Moisés?
  2. Biografía de Moisés
  3. Moisés es una figura clave
  4. El monoteísmo
    1. El faraón
  5. Los Esclavos
    1. “¿Quién soy yo para que vaya a Faraón y saque a los hijos de Israel de Egipto?”
    2. Solo después de esta última plaga el faraón cedió.
  6. El judaísmo
    1. EL miedo
  7. Liderazgo
  8. ¿Son ciertas estas historias?
  9. Milagros - El segundo libro de Moisés
    1. La zarza ardiente (Génesis 3)
    2. La vara que se convierte en serpiente (Génesis 4)
    3. La mano que se vuelve leprosa (Éxodo 4)
    4. El agua se convierte en sangre (Génesis 4)
    5. El agua del Nilo se convirtió en sangre. (Éxodo 4:9)
    6. Ranas. (Éxodo 8:1-6)
    7. Mosquitos. (Éxodo 8:16-19)
    8. Moscas de los perros (O. alimañas). (Ex 8:20-31)
    9. Plaga en el ganado. (Ex 9:1-7)
    10. El hollín del horno se convierte en forúnculos. (Ex 9:8-11)
    11. Fuerte granizo. (Ex 9:13-25)
    12. Langostas. (Éxodo 10:1-30)
    13. Oscuridad de tres días. (Ex 10:21-29)
    14. La matanza del primogénito. (Éxodo 11; 12:29-33)
    15. La columna de nube y fuego. (Ex 13:21-22)
    16. El paso por el Mar Rojo. (Éxodo 14)
    17. La recuperación de las aguas en Mara (Éxodo 15:22-27)
    18. El maná del cielo (Éxodo 16:1-5,14)
    19. Muchas codornices (Ex 16:8,11-13; Num 11:31-34)
    20. La roca que da agua (Éxodo 17:1-9)
    21. La milagrosa victoria sobre Amalec (Éxodo 17:8-16)
    22. Milagros en el Monte Sinaí (Ex 19:16-25)
  10. Te Puede Interesar:

¿Existió Moisés?

Todo lo que sabemos sobre Moisés se encuentra en una sola fuente: el Antiguo Testamento. Hasta la época de la Ilustración, los maestros de la Iglesia estaban convencidos de que el propio Moisés lo había escrito.

Hoy en día, tras 150 años de crítica bíblica científica, esta suposición ha sido rechazada. Un equipo editorial de sacerdotes judíos recopiló los cinco libros de Moisés en el siglo V a.C., sólo 800 años después de la época en que se cree que vivió Moisés, si es que existió.

Los historiadores reconocidos no consideran la narración del Éxodo ni un relato fáctico creíble ni una pura invención. Más bien, los cinco libros de Moisés son un concentrado de historias que las tribus de Palestina transmitieron oralmente durante siglos, de generación en generación.

Las experiencias de los pueblos extranjeros se mezclaron, otras se embellecieron deliberadamente. La búsqueda del verdadero núcleo del relato del Éxodo sigue siendo, por tanto, uno de los mayores retos a los que se enfrentan los estudiosos del Antiguo Testamento en la actualidad.

Egipto en el siglo XIII a.C. El país es una gran potencia. Los faraones, sobre todo Ramsés II, extendieron el imperio hasta el norte de Siria y, en el sur, hasta Sudán.

El único rival político, el pueblo hitita, se asentó lejos, en el norte, en Asia Menor. Un tratado de paz con su gobernante, concluido por Ramsés II en 1258 a.C., delimita las esferas de influencia mutua y garantiza la no perturbación de los flujos comerciales y de tráfico.

Biografía de Moisés

El segundo libro de Moisés sigue la historia de los hijos de Israel relatada al final del Génesis y muestra cómo el pueblo de Israel es rescatado de la esclavitud egipcia y llamado a ser el pueblo especial de la alianza de Dios.

Al igual que el Génesis, se originó alrededor del año 1500 a.C. El nombre judío de este libro consiste en sus primeras palabras: "We elleh schemoth" ("Y estos son los nombres").

Los antiguos traductores griegos del AT lo llamaron "Éxodo" ("Exodus"). Nos retrata cómo Dios saca al pueblo esclavizado de Israel de Egipto bajo poderosos signos y maravillas para que esté a su servicio: "¡Deja ir a mi pueblo para que me sirva!" (4:23) podría llamarse un verso principal de este libro.

Los capítulos 1-15 tratan de la salvación de Israel por parte de Dios, los capítulos 16-24 del paso por el desierto y de la legislación y el establecimiento de la alianza en el monte Sinaí, y los capítulos 25-40 del establecimiento del tabernáculo, el santuario en el que los israelitas debían servir al Señor.

El Éxodo de Egipto, Moisés, el líder del pueblo de Dios, la Pascua, el cordero pascual, el tabernáculo, el servicio sacerdotal y muchas otras cosas se interpretan en el NT como modelos: apuntan de forma sombría sobre todo a Jesucristo y su obra de redención (cf. entre otros la Carta a los Hebreos; 1Cor 10,1-11; 5,6-8).

Moisés (1391–1271 aC): un príncipe egipcio que se convirtió en el líder y profeta del pueblo judío, llevándolos de la esclavitud en Egipto a través del Mar Rojo hasta el Monte Sinaí.

En el Monte Sinaí, Moisés recibió los Diez Mandamientos, que forman una base importante del Antiguo Testamento y la Torá.

Foto Pixabay

Moisés

La vida de Moisés está sujeta a debate histórico. Existen fuentes limitadas, como relatos escritos independientes y evidencia arqueológica. La narrativa bíblica de la vida de Moisés se encuentra en Éxodo.

Según Exodus, Moisés nació en una época en que el faraón egipcio estaba oprimiendo a los israelitas.

Moisés es una figura clave

El nombre Moisés (en hebreo מֹשֶׁה mošæh) deriva del verbo egipcio mś / mśj "dar a luz". Es la forma abreviada de un nombre egipcio como Thutmosis "el dios Thut ha dado a luz", con el elemento teóforo, el nombre del dios, omitido: "[el dios N.N.] es o ha dado a luz".

En el Antiguo Testamento, el recuerdo del origen egipcio del nombre se conserva en el hecho de que la hija del faraón nombra al niño, aunque se pone en su boca una etimología del nombre que deriva el nombre de una raíz hebrea mšh "sacar": "Lo saqué del agua" (Ex 2,10). Pero el conocimiento hebreo de la hija del faraón tiene toda la probabilidad histórica en contra y se debe al tema del relato legendario.

Objetivamente, el contexto habla en contra de esta derivación etimológica, que en realidad sugiere una formación pasiva del verbo mšh con el significado de "el sacado".

Además, el significado activo "el que arrancó", que se presupone por la formación de la palabra en Ex 2,10, no se atribuye en ninguna parte a Moisés.

El monoteísmo

Se le considera el fundador del monoteísmo -el primero de los mandamientos de Yahvé que transmitió es: "No tendrás otros dioses aparte de mí"- y, por tanto, el fundador del judaísmo, el cristianismo y el islam.

Sin él, el Estado de Israel carecería de legitimidad territorial, de reivindicación de Palestina, de la "tierra de promisión" prometida por Dios. Por último, Moisés es el legislador cuyo decálogo, los diez mandamientos, influyó en el orden ético de todo el mundo.

Todo el mundo necesita a Moisés. "Habría que inventarlo si la tradición no diera cuenta de él", escribe el estudioso del Antiguo Testamento Rudolf Smend.

El faraón

Esto fue aproximadamente 1000 años después del primer profeta Abraham. En ese momento, el faraón egipcio temía que los israelitas crezcan en fuerza y ​​compitan con su poder.

El faraón había declarado que todos los niños nacidos de varones hebreos se ahogarían en el río Nilo.

La leyenda dice que su madre Jocabed ocultó a su hijo recién nacido en un arco de junquillos y dejó que su bebé flotara río abajo.

Su hijo recién nacido fue encontrado fortuitamente por la hija del Faraón que lo adoptó y le dio el nombre egipcio de Moisés que significa "nacer" un hijo ".

Como hijo adoptivo de la hija del Faraón, Moisés recibió el estatus de Real y se convirtió en un príncipe poderoso.

Los Esclavos

Sin embargo, simpatizaba con la difícil situación de los esclavos hebreos. Un día vio a un egipcio golpeando a un hebreo, Moisés, a su vez, mató al egipcio.

Después de esto, temió por su seguridad y huyó al desierto (Madián). En el desierto, Moisés vivió una vida relativamente ascética, trabajando como pastor. Se casó con Zipporah, la hija del sacerdote de Midian.

Mientras trabajaba como pastor, Moisés escuchó la voz de Dios, proveniente de un arbusto en llamas, que no ardía.

Las antiguas escrituras dicen que Dios le dijo a Moisés que debía regresar a Egipto para sacar a su pueblo elegido de la esclavitud y llevarlo a la tierra prometida. Moisés expresó renuencia: temer que la gente no le creyera y sería demasiado difícil.

“¿Quién soy yo para que vaya a Faraón y saque a los hijos de Israel de Egipto?”

Pero, Moisés regresó a Egipto para exigir la libertad de los israelitas.

"No temas: porque Dios ha venido a probarte, y que su temor puede estar delante de tus rostros, para que no peques". 20:20 (KJV).

Cuando el faraón se negó a conceder la libertad a los israelitas, se enviaron 10 plagas a Egipto. En la última plaga, "la plaga del primogénito", todos los hijos primogénitos morirían a menos que la puerta estuviera marcada con una cruz roja, una cruz dibujada con la sangre de un cordero sacrificado.

Solo después de esta última plaga el faraón cedió.

Cuando Moisés estaba alejando a los hebreos de Egipto, el Faraón cambió de parecer y envió a su ejército para destruir a los hebreos. Parecía que los israelitas serían atrapados por el mar rojo.

Pero, según Exodus, el Mar Rojo se separó milagrosamente, lo que permitió que Moisés guiara a los israelitas y luego el mar se cerró para destruir al ejército egipcio. Esta huida de Egipto es celebrada por los judíos en el festival de la Pascua.

Moisés llevó a los israelitas al Monte Sinaí, donde recibió, en nombre de Isreal, la Torá o "ley". Renovó el pacto de los israelitas con Dios, originalmente comenzó con Abraham.

A partir de estas leyes, Moisés instituyó costumbres religiosas, leyes y el sacerdocio. Para los judíos ortodoxos, Moisés se llama Moshe Rabbenu, definido como "Nuestro líder Moshe", "Siervo de Dios" y "Padre de todos los profetas".

El judaísmo

Es desde el tiempo de Moisés que el judaísmo se convirtió en una religión organizada más claramente definida con prácticas religiosas establecidas.

Moisés es honrado como el legislador de Israel, y él es responsable del Pacto (Éxodo 19-24) que incluye los Diez Mandamientos, así como otras leyes y costumbres.

Los Diez Mandamientos se dan en el capítulo 20 de Éxodo y en el capítulo 5 de Deuteronomio.

  1. No tendrás dioses ajenos delante de mí.
  2. No harás para ti imagen grabada.
  3. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano.
  4. Acuérdate del día de reposo y santifícalo.
  5. Honra a tu padre ya tu madre
  6. No matarás
  7. No deberás cometer adulterio
  8. No has de robar
  9. No darás falso testimonio contra tu prójimo
  10. No codiciarás nada que sea de tu prójimo.

Las leyes y costumbres del profeta también están incluidas en el Libro de Levítico, Deuteronomio y el Libro de los Números. Estos libros del Antiguo Testamento se han fechado en aproximadamente 538 - 532 aC.

Mientras Moisés estaba en la montaña recibiendo los mandamientos de Dios, los israelitas temían que no volviera. Debido a este miedo, el hermano de Moisés, Aarón, hizo un becerro de oro para simbolizar la presencia de Dios y el pueblo comenzó a adorarlo.

A su regreso, Moisés rompió simbólicamente las tablas de piedra que contenían los Diez Mandamientos y quemó el becerro de oro. Insistió en que se adorara a Dios sin forma.

Un aspecto clave del liderazgo religioso de Moisés fue la promoción de una religión monoteísta.

El historiador romano Tácito (56-120 d.C.) explicó más tarde que Moisés era influyente: gracias a Moisés, Tácito escribió: "La mitología pagana cayó en el desprecio".

EL miedo

Moisés quiso llevar a su pueblo a la fértil región de Cannan, pero al principio se negaron por miedo.

Moisés respondió que esta generación nunca entraría en la Tierra Prometida, sino que vagaría por el desierto durante cuarenta años hasta que esta generación muriera. Después de 40 años, Moisés condujo una nueva generación a Canaán, donde mató a los madianitas que vivían allí.

Se dice que Moisés murió a la edad de 120 años después de subir a Nebo, al este del río Jordán.
Moisés es también una figura influyente en el cristianismo.

Se le menciona con frecuencia en el Nuevo Testamento -cuando Jesucristo sufre una transfiguración divina- habla con los profetas, Moisés y Elías. Moisés es considerado un santo en las tradiciones ortodoxa oriental y católica romana.
Moisés también es una figura influyente en el Islam: se le considera profeta y mensajero.

Liderazgo

Un aspecto clave del liderazgo religioso de Moisés fue la promoción de una religión monoteísta. El historiador romano Tácito (56-120 dC) declaró más tarde que Moisés era influyente; debido a Moisés, Tácito escribe que: "la mitología pagana cayó en desacato".

El Profeta quería llevar a su gente a la zona fértil de Cannan, pero inicialmente, se negaron por miedo.

Moisés respondió que esta generación nunca entraría en la Tierra Prometida, sino que vagaría por el desierto durante cuarenta años hasta que esa generación muriera.

Después de 40 años, Moisés condujo a una nueva generación a Canaán, donde mató a los madianitas que vivían allí.

Se dice que Moisés murió a la edad de 120 años después de ascender al Monte Nebo, al este del río Jordán.

El profeta es también una figura influyente en el cristianismo. A menudo se lo menciona en el Nuevo Testamento: cuando Jesucristo experimenta una transfiguración divina, habla con los profetas, Moisés y Elías. Moisés es considerado un santo, en las tradiciones ortodoxa oriental y católica romana.

El profeta también es una figura influyente en el Islam; se lo considera tanto un profeta como un mensajero.

¿Son ciertas estas historias?

Si hoy leemos estas historias con nuestros ojos, pocos científicos dirían que ocurrieron así. Por ejemplo, es muy poco probable que un mar se separe o que llueva tanto pan del cielo todo el tiempo.

Pero en Oriente, estas historias tampoco estaban pensadas así. Simplemente pretendían mostrar lo grande que era Dios y lo mucho que amaba a los judíos. También pretendían mostrar que el pueblo de los judíos era especial.

Ni siquiera los arqueólogos pueden probar estas historias. No hay rastros de muchos eventos. Sin embargo, hay rastros que hablan en contra de las narraciones bíblicas.

El único héroe, Moisés, que experimentó todo esto, probablemente tampoco existió. Algunas de sus experiencias y actos heroicos ya se produjeron en historias anteriores. Pero también se entretejieron en otras historias posteriores. También es posible que varios relatos se presentaran posteriormente como si hubieran sido vividos por un solo hombre.

Milagros - El segundo libro de Moisés

La zarza ardiente (Génesis 3)

Después de al menos 400 años, Dios vuelve a obrar un milagro: ¡se le aparece a Moisés! Si hay que creer a la Septuaginta, Moisés se acercó a una zarza que ardía pero no se consumía.

El fuego no mostró su poder de consumo porque Dios estaba en la zarza. (Unos siglos más tarde, los tres amigos de Daniel experimentaron algo muy parecido). Dios, que es un fuego consumidor, no quemó al pueblo pecador y "espinoso", sino que ahora Dios los sacaría de Egipto en gracia.

La vara que se convierte en serpiente (Génesis 4)

Al dudoso Moisés Dios le muestra milagros para probar su misión. El bastón en su mano se convierte en una serpiente. Y cuando agarra la serpiente, se convierte en un bastón de nuevo. Esto muestra el poder de Dios sobre Satanás.

La mano que se vuelve leprosa (Éxodo 4)

Moisés recibe otra señal: su mano, que pone en su corazón, se vuelve leprosa. Y vuelve a estar limpio cuando lo lleva a su corazón. Dios es más fuerte que el pecado.

El agua se convierte en sangre (Génesis 4)

La tercera señal para Moisés. El agua se convierte en sangre. A diferencia de los otros signos, no realiza este signo delante de la gente. Se convierte en la primera señal de juicio sobre Egipto.

El agua del Nilo se convirtió en sangre. (Éxodo 4:9)

El Nilo es la línea de vida de Egipto. Cuando se convirtió en sangre, se tocaron los cimientos de sus vidas. Tiempo atrás, muchos niños recién nacidos de los israelitas fueron arrojados a este Nilo y murieron allí. Significativamente, ahora el Nilo se convirtió en sangre, el signo de la muerte, como castigo para los egipcios.

Ranas. (Éxodo 8:1-6)

En la primera plaga el agua apestaba (Ex 7:21), ahora cuando las ranas lo cubren todo, toda la tierra apesta (Ex 8:14). Los egipcios eran un pueblo que daba mucho valor a la pureza. ¡Y ahora esto! Las ranas no son agradables a la vista, dan asco y su croar ofende al oído.

Mosquitos. (Éxodo 8:16-19)

En esta plaga no se trata de una multiplicación milagrosa de una población existente, como fue el caso de las ranas, sino que los mosquitos fueron creados a partir del polvo. Los sacerdotes de la adivinación deben reconocer que este es el dedo de Dios.

Moscas de los perros (O. alimañas). (Ex 8:20-31)

Los mosquitos atacaban al ganado y a las personas, pero ahora leemos que las moscas de los perros también invaden las casas. Incluso en la casa del Faraón. Por eso vemos que el Faraón toma medidas directas y llama a Moisés (Ex 8:25).

Plaga en el ganado. (Ex 9:1-7)

Las plagas han ocurrido a menudo y siempre han tenido efectos devastadores. Pero éste era todavía algo extraordinario, un golpe de juicio de Dios. Porque se anunció (Ex 9:5), los animales de los israelitas fueron destripados (Ex 9:6), la plaga se extendió sobre todos los animales de los egipcios.

El hollín del horno se convierte en forúnculos. (Ex 9:8-11)

Han pasado algunas semanas desde la primera plaga. Ahora se toca directamente a la gente. Los sacerdotes adivinos ya no podían ni siquiera presentarse ante Moisés (Ex 9:11). Su falta de entendimiento se reveló a todos (2 Tim 3:8).

Fuerte granizo. (Ex 9:13-25)

Las tormentas con granizo son raras en Egipto. Cuando ahora llega a los egipcios con este poder, es una clara señal. Esta vez el Faraón habla por primera vez del SEÑOR (el Eterno, Yahvé), Ex 9:27.

Langostas. (Éxodo 10:1-30)

Una extraordinaria plaga de langostas se desata sobre Egipto. El Faraón tiene que reconocer a Dios (Ex 10:16) e incluso consigue que el Faraón haga una confesión de pecado bastante amplia (aunque finalmente insuficiente).

Oscuridad de tres días. (Ex 10:21-29)

Una oscuridad sobrenatural se apoderó de Egipto. No se puede pensar en una tormenta de arena, como se ha sugerido. En cualquier caso, era algo que Dios mantenía bajo control directo.

La matanza del primogénito. (Éxodo 11; 12:29-33)

Se había anunciado la matanza de los primogénitos, pero no se había dicho cuándo se ejecutaría el juicio. Pero una noche llegó el momento y un poderoso grito llenó la tierra.

La columna de nube y fuego. (Ex 13:21-22)

La nube daba sombra durante el día y difundía la luz por la noche. También guiaba al pueblo a través del desierto sin huellas. Posiblemente la nube se apartó del pueblo en las llanuras de Moab, en Abel-Sittim.

El paso por el Mar Rojo. (Éxodo 14)

Cuando el Faraón y sus cuadrillas persiguieron a los israelitas, el pueblo se aterrorizó. Pero el hecho de que Dios haya llevado al pueblo hasta ese punto debería haber sido suficiente para la fe.

Estaban "cubiertos" por la sangre del Cordero y protegidos por la nube divina. Y Dios abrió el camino para este pueblo a través del Mar Rojo. Pero el mismo mar enterró al Faraón y a su ejército.

La Biblia no dice de qué faraón se trataba. Tal vez fuera Thothmes III. En cualquier caso, es el único de su dinastía del que no se ha encontrado ninguna tumba.

La recuperación de las aguas en Mara (Éxodo 15:22-27)

Apenas el pueblo se internó en el desierto, tuvo que hacer una amarga experiencia: El agua en Mara era mala. Pero gracias a un trozo de madera que Moisés arrojó al agua, ésta se volvió milagrosamente potable y el pueblo refunfuñón pudo refrescarse por la gracia de Dios.

El maná del cielo (Éxodo 16:1-5,14)

Por tercera vez, los hijos de Israel refunfuñaron tras su salida de Israel. Esta vez no era el miedo al Faraón o a morir de sed, ahora se trataba de perderse. Pero en gracia les dio el maná del cielo, poéticamente llamado el alimento de los ángeles (Sal 105,40).

El maná estaba destinado a toda la travesía del desierto y era muy importante para los israelitas, pero no era el único alimento (Dt 7; Dt 2:6, etc.). Cuando los israelitas comieron el grano de la tierra, el maná cesó (Jos 5:10-12) - Dios no hace milagros innecesarios ni desperdicia su poder.

Muchas codornices (Ex 16:8,11-13; Num 11:31-34)

A causa de las quejas, Dios también dio al pueblo carne: codornices hasta donde alcanzaba la vista. Las codornices se habían cansado de cruzar el Mar Rojo, por lo que estas aves arrojadas por el viento fueron capturadas fácilmente.

El milagro fue que un número tan grande de aves cayera en el campamento en el momento justo. Ni un solo pájaro cae a la tierra sin la voluntad del Padre (Mt 10,29).

La roca que da agua (Éxodo 17:1-9)

El pueblo de Israel llegó a Refidim, que significa lugar de descanso. Pero no era un lugar de descanso, le faltaba agua. El pueblo se olvidó de los milagros y clamó airadamente por agua.

Moisés recibió instrucciones de golpear la roca con su bastón milagroso. Y -he aquí- salió agua. Este milagro debe distinguirse del acontecimiento paralelo de Meribá (Núm. 20:1-3).

La milagrosa victoria sobre Amalec (Éxodo 17:8-16)

Dios había provisto a Israel mediante milagros, dejando claro que era su pueblo. En consecuencia, el ataque de Amalec es un ataque a Dios mismo. Aarón y Moisés, que tenían más de ochenta años, ya no podían luchar activamente, pero podían interceder, lo que hizo Moisés en particular. Y mientras Moisés levantó sus manos, Israel tuvo la ventaja en esta batalla en particular.

Milagros en el Monte Sinaí (Ex 19:16-25)

La legislación estaba asociada a los signos del poder y la grandeza de Dios. Truenos, relámpagos, fuego, humo, oscuridad, sonido de trompetas, terremotos, tablas descritas por Dios, un ayuno de 40 días y el rostro radiante de Moisés que estaba en la presencia de Dios.

Te Puede Interesar:

San Francisco de Asís Biografía

San Agustín Biografía – Obras, Escritos

Biografía de Jesús de Nazaret

Por qué el Corazón de los Bebés Late tan Rápido

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Moisés El príncipe egipcio que se convirtió en el líder y profeta puedes visitar la categoría Historia.

Go up

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo con ello. Puedes también dar clic en “Aceptar”, para consentir Más