Bram Stoker más conocido como el autor de Drácula

Biografía de Bram Stoker

Bram Stoker es más conocido como el autor de Drácula (1897), una de las novelas de terror más famosas de todos los tiempos.

Abraham Stoker nació en Clontarf, Irlanda, el 8 de noviembre de 1847. Fue un niño enfermo, postrado en cama durante gran parte de su infancia hasta la edad de siete años.Bram Stoker

De joven, Stoker estaba intrigado por las historias que le contaba su madre, Charlotte. Especialmente influyentes para la mente del joven Stoker fueron las historias que relató sobre la epidemia de cólera de 1832, que se cobró miles de vidas.

Estos relatos crueles y vívidos comenzaron a dar forma a la imaginación del joven Stoker.

Stoker creció fuerte, y como estudiante en el Trinity College, en Dublín, Irlanda, sobresalió tanto en atletismo como en lo académico, y se graduó con honores en matemáticas en 1870. Trabajó durante diez años en la administración pública irlandesa, y durante este tiempo contribuyó con críticas teatrales al Dublin Mail.

Sus elogiosas críticas de las actuaciones de Henry Irving animaron al actor a buscarlo. Los dos se hicieron amigos, y en 1879 Stoker se convirtió en el manager de Irving.

También desempeñó funciones de dirección, secretariado e incluso dirección en el Lyceum Theatre de Londres, Inglaterra. En 1878 se casó con Florence Balcombe y la pareja se trasladó a Cheyne Walk, Chelsea, en Londres.

Primeros escritos

A pesar de la activa vida personal y profesional de Stoker, comenzó a escribir y publicar novelas, comenzando con El paso de la serpiente en 1890. El éxito de este libro impulsó a Stoker a seguir escribiendo.

Aunque la mayoría de las novelas de Stoker fueron favorablemente revisadas cuando aparecieron, están fechadas por sus personajes estereotipados (personajes basados en generalizaciones amplias) y tramas románticas, y rara vez se leen hoy en día. Incluso las primeras reseñas señalan con frecuencia la rígida caracterización y la tendencia a ser demasiado dramática de la escritura de Stoker.

Los críticos han elogiado universalmente, sin embargo, sus descripciones de lugares hermosamente precisas.

Los cuentos cortos de Stoker, aunque comparten los defectos de sus novelas, han tenido mejores resultados con los lectores modernos.

Los antólogos (una persona que reúne una colección de piezas literarias) frecuentemente incluyen las historias de Stoker en colecciones de ficción de terror.

El”Invitado de Drácula”, originalmente concebido como un capítulo de introducción a Drácula, es uno de los más conocidos. Después de que un par de libros -The Watter’s Mou’ y Antheneum- fueron bien recibidos, comenzó a investigar sobre el mundo de los vampiros.
Drácula

Drácula de Stoker apareció en 1897. La historia se centra en los diarios y las anotaciones del diario de Jonathan Harke cuando conoce al misterioso Conde Drácula.

El transilvano sigue a Harke a Inglaterra, donde el recuento continúa sus esfuerzos sedientos de sangre. Entrelazado con temas de lujuria y deseo, Stoker cuenta una historia espeluznante que aún persigue a los lectores más de cien años después de su primera publicación.

Drácula se considera generalmente como la culminación de la historia del vampiro gótico (estilo de los siglos XII al XV), precedida a principios del siglo XIX por El vampiro de William Polidori, Varney el vampiro de Thomas Prest, Carmilla de J. S. Le Fanu y Le Horla de Guy de Maupassant.

Un antiguo crítico de Drácula in the Spectator comentó que “la actualidad del libro -los diarios fonográficos, las máquinas de escribir, etc.- encaja difícilmente con los métodos medievales que, en última instancia, aseguran la victoria de los enemigos del conde Drácula”.

La narrativa, que incluía anotaciones en el diario, cartas, recortes de periódicos, un cuaderno de bitácora y grabaciones fonográficas, permitió a Stoker contrastar las acciones de su personaje con su propio análisis de sus actos.

Algunos de los primeros críticos de la novela de Stoker señalaron el “número innecesario de incidentes horrendos” que podrían “conmocionar y disgustar” a los lectores de Drácula. Un crítico incluso aconsejó mantener la novela alejada de niños y adultos nerviosos.

Inicialmente, Drácula fue interpretada como una simple novela de terror. Dorothy Scarborough indicó la dirección de la crítica futura en 1916 cuando escribió que “Bram Stoker nos proporcionó varios especímenes interesantes de vida sobrenatural siempre enredados con otros motivos extraños”.

En 1931, Ernest Jones, en su obra Sobre la pesadilla, llamó la atención sobre la teoría de que estos motivos implican deseos sexuales reprimidos.

Desde entonces, los críticos han tendido a ver a Drácula desde un punto de vista psicosexual freudiano, que trata de los deseos sexuales de la mente inconsciente. Sin embargo, la novela también ha sido interpretada desde el punto de vista folclórico, político, médico y religioso.

El legado de Drácula

Hoy en día, el nombre de Drácula es familiar para muchas personas que pueden desconocer por completo la identidad de Stoker, aunque la imagen popular del vampiro tiene poca semejanza con el ser demoníaco que Stoker representaba.

Las adaptaciones de Drácula en obras de teatro y películas se han tomado enormes libertades creativas con la caracterización de Stoker. Un resurgimiento del interés en el folclore tradicional ha revelado que el propio Stoker no utilizó leyendas vampíricas establecidas.

Sin embargo, Drácula ha tenido un tremendo impacto en los lectores desde su publicación. Si Stoker creó un miedo universal, o como algunos críticos modernos quisieran, dio forma a una fantasía universal, creó una imagen poderosa y duradera que se ha convertido en parte de la cultura popular.

Tras la muerte del amigo íntimo de Stoker, Irving, en 1905, estuvo asociado con el personal literario del London Telegraph y escribió varias obras de ficción más, entre ellas las novelas de terror The Lady of the Shroud (La Dama de la Sábana Santa) (1909) y The Lair of the White Worm (La guarida del gusano blanco) (1911). Murió el 20 de abril de 1912 en Londres, Inglaterra.

Últimos años, muerte y’Un-Dead’.

Stoker sirvió como gerente de Lyceum durante casi 30 años, hasta la muerte de Irving en 1905. Poco después sufrió un derrame cerebral y pasó gran parte de sus últimos años luchando contra la mala salud y la inestabilidad financiera.

Stoker murió en Londres, Inglaterra, el 20 de abril de 1912, con varios informes que citaban la causa como complicaciones de un derrame cerebral, agotamiento o sífilis.

El legado de Stoker ha perdurado a través de su obra más famosa, Drácula, que ha inspirado la creación de numerosas adaptaciones teatrales, literarias y cinematográficas.

Entre ellos, la película Drácula, de 1931, protagonizada por el actor Bela Lugosi, y el largometraje Nosferatu, de F.W. Murnau, de 1922, protagonizado por Max Schreck, dos de los primeros éxitos en la pantalla que impulsaron el mito del vampiro a la vanguardia de la cultura popular.

En 2009, el sobrino nieto del autor, Dacre Stoker, hizo su entrada en el campo con la publicación de Drácula: Los no-muertos, con el colaborador Ian Holt. Los dos dijeron que habían basado su libro en las notas manuscritas de Bram Stoker y en los hilos de la trama, e incluso incluyeron al personaje de Bram Stoker en su historia como un guiño a la fuente original.

Te Puede Interesar:

Sidney Poitier el hombre que hizo historia

Marvin Neil Simon ganador del Premio Pulitzer,

William Blake Biografía | Vida y Carrera

Ted McGinley Biografía | Vida y Carrera

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]