Cáncer de cuello uterino: transmisión, causas, etapas, edad, vacuna

Cáncer de cuello uterino

Casi 3.000 mujeres descubren el cáncer de cuello de útero cada año, 1.000 morirán a causa de él.

La causa es una infección persistente de VPH. ¿Cómo se puede evitar la transmisión? ¿A qué edad se corre un mayor riesgo? ¿Hay algún síntoma que pueda ser sugestivo? 

Cáncer de cuello uterino
Foto LinkedIn Sales Navigator en Pexels

Según la Santé publique France, el cáncer de cuello de útero afectó a 2.920 nuevas mujeres en 2018. Y casi 1.100 murieron por ello. El cáncer cervical es la 12ª causa de muerte por cáncer en las mujeres.

Definición: ¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El útero es un órgano genital femenino importante para la reproducción, ya que es a este nivel que se producirá todo el embarazo. No obstante, este órgano puede verse afectado por tumores cancerosos, de los cuales hay dos tipos:

  • cáncer de cuello uterino,
  • cáncer de endometrio, el otro nombre para el revestimiento del útero, la capa de células que recubren el interior de esa cavidad. 

«El cáncer de endometrio es un cáncer del cuerpo del útero, no del cuello del útero. Sin embargo, hay cánceres glandulares del cuello uterino llamados adenocarcinomas.

No dependen del virus del papiloma que se encuentra en una prueba de Papanicolaou. Estos son más raros pero tienen un pronóstico más pobre«, explica el Dr. Philippe Mironneau, ginecólogo y obstetra de Dijon.

Edad del cáncer cervical

Según el último boletín epidemiológico publicado en septiembre de 2019 por la Santé publique France, el 40% de los casos se diagnostican en mujeres menores de 50 años, con una edad media de 53 años y la mayor incidencia observada en mujeres de 45 a 49 años. Este cáncer causa 1.100 muertes por año. 

Etapas del cáncer de cuello uterino: 1 a 4

Para cada cáncer, hay diferentes etapas que definen un nivel de gravedad y la extensión de la enfermedad. En el caso del cáncer de cuello uterino, la enfermedad se clasifica en cuatro etapas que van del 1 al 4.

Cuanto más alto sea el número, mayor será la propagación del cáncer. Cuando se clasifica como «local», significa que no se ha propagado a otras zonas del cuerpo.

Síntomas: ¿Cómo se manifiesta el cáncer de cuello uterino?

No hay signos específicos que puedan indicar cáncer de cuello uterino. Puede ser una hemorragia, pero no siempre, y la hemorragia también puede estar asociada a causas más benignas.

Si hay síntomas ginecológicos persistentes, esto debe ser discutido con el médico, quien puede prescribir un frotis y confirmar el diagnóstico. 

Causas

El cáncer de cuello uterino es el resultado de una infección persistente con un virus del papiloma humano oncogénico (VPH).

Hay más de 100 tipos de VPH, pero dos de ellos, el VPH 16 y el 18, son responsables de alrededor del 70% de los cánceres de cuello uterino en los países industrializados, como Francia.

El cáncer de cuello uterino en cifras

El cáncer de cuello uterino es la 12ª causa de cáncer y la 12ª causa de muerte por cáncer en las mujeres. En 2018, se diagnosticaron 2920 nuevos casos en Francia y murieron 1117 mujeres.

La tasa de incidencia es del 6,1% por cada 100.000 mujeres en 2018. Más de 6 de cada 10 mujeres (63%) diagnosticadas en Francia con cáncer de cuello de útero sobreviven al cáncer después de 5 años.

Transmisión

La contaminación se produce principalmente a través de las relaciones sexuales sin protección. El virus del VPH se transmite por simple contacto con la piel y las membranas mucosas y llega a cerca del 80% de las personas que tienen relaciones sexuales.

El 60% de las infecciones por VPH ocurren durante el primer año de vida sexual.

Se recomienda vacunarse antes del inicio de la vida sexual, ya que el 60% de las infecciones por VPH se producen durante el primer año de vida sexual.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen :

  • un debut sexual temprano,
  • múltiples parejas,
  • infección de la(s) pareja(s) con el VPH u otras infecciones de transmisión sexual,
  • tabaco.

Detección y prevención: Cómo evitar el cáncer de cuello uterino

La prevención del cáncer de cuello uterino se realiza ante todo mediante la detección de lesiones precancerosas y cancerosas causadas por el virus del papiloma humano.

Se basa en las pruebas de Papanicolau regulares, que toman células del cuello uterino para su análisis microscópico. 

Frotis: una referencia para los de 25-30 años

El frotis permite examinar las células cervicales bajo el microscopio y recoger células superficiales. La muestra se extiende y se fija en un portaobjetos de vidrio.

La muestra se envía a un laboratorio de anatomía para ser analizada en busca de células anormales. Actualmente, la detección del cáncer de cuello uterino se basa en un frotis de cuello uterino en mujeres asintomáticas de 25 a 65 años cada 3 años.

Para muchos especialistas el intervalo de 3 años parece largo. Actualmente se recomienda un período de 2 años.

Cabe señalar que a partir de los 50 años, las mujeres son examinadas con menos frecuencia porque acuden con menos frecuencia al médico para hacerse el frotis recomendado.

Sin embargo, las mujeres de 50 años o más presentan un riesgo mayor que las más jóvenes. Para las mujeres de 25 a 30 años, la HAS recomienda que se hagan dos frotis con un año de diferencia y luego 3 años si los resultados de los dos primeros son normales.

Prueba viral del VPH: reembolsada para las mujeres entre 30 y 65 años de edad

En julio de 2019, la Alta Autoridad Francesa de Salud (HAS) recomendó que la prueba del VPH sustituyera a los frotis como prueba primaria de detección del cáncer de cuello uterino en las mujeres de 30 años o más.

Esta prueba debe realizarse 3 años después de la última prueba de frotis con un resultado normal. La prueba debe repetirse cada 5 años cuando los resultados sean negativos.

Esta prueba también se reembolsa a todas las mujeres tratadas por una lesión precancerosa y también en situaciones de duda diagnóstica después de un frotis anormal.

El reembolso de la prueba del VPH permite así a todas las mujeres beneficiarse de una detección óptima, que hasta ahora estaba reservada a las que podían permitírsela.

Antes de los 30 años, las mujeres pueden beneficiarse de un hisopo cervico-vaginal, hasta ahora llamado «frotis» en medio líquido, que permite un examen celular llamado citológico. 

Preservativo

La infección es común en las mujeres desde el momento de su primera relación sexual. El riesgo de infección aumenta con la edad y el número de parejas.

El uso de preservativos (femeninos y masculinos) durante las relaciones sexuales limita la transmisión del virus, pero no elimina completamente todo contacto porque está presente en las membranas mucosas genitales que no están cubiertas por el preservativo.

Vacuna

Dado que el cáncer de cuello uterino está causado por un virus del papiloma oncogénico (VPH), la vacunación es una forma de protegerse contra esta infección desde una edad temprana. La vacunación contra las infecciones por el VPH se introdujo en el calendario de vacunación francés en 2007.

El Instituto Nacional del Cáncer recomienda vacunar a las niñas a partir de los 11 años de edad contra el VPH (dos dosis entre los 11 y 14 años de edad o tres dosis entre los 15 y 19 años de edad). También se puede ofrecer como una actualización hasta los 19 años.

Esta vacuna no ofrece protección contra todos los VPH cancerígenos ni contra las infecciones existentes. Protege contra el 70-90% del VPH. La vacunación no impide que el frotis se tome desde los 25 años hasta los 65 años.

A saber: La Alta Autoridad de Salud está estudiando la conveniencia de extender la vacunación a los niños pequeños (11-14 años). 

Diagnóstico

Cuando se enfrenta a un signo clínico sugerente o durante un examen de detección, son comunes ciertas pruebas.

El examen con espéculo, una herramienta de plástico que se utiliza para visualizar el cuello del útero, ayuda a identificar cualquier lesión.

Si hay una lesión, se deben tomar muestras. Por lo general, se realizan durante una anestesia general en la que se toman biopsias (hisopos) de las zonas sospechosas y se envían para su análisis a fin de identificar su naturaleza.

Una resonancia magnética también puede completar la evaluación, así como un ultrasonido vaginal.

En caso de cáncer comprobado, será necesaria una evaluación de extensión, es decir, la búsqueda de otras localizaciones del cáncer por migración celular mediante exámenes diferentes.

Actualización sobre el cáncer de útero

El estudio evalúa la propagación local y regional del tumor. La extensión local incluye el tamaño del tumor, la invasión de los órganos y nodos vecinos.

La extensión general incluye la extensión del cáncer y la existencia de metástasis en los pulmones o el hígado, por ejemplo.

Se puede realizar una tomografía computarizada de la pelvis, una resonancia magnética del abdomen, una radiografía de tórax o una ecografía pélvica. Se puede realizar un ultrasonido del hígado y una gammagrafía ósea. 

Tratamiento: conización, radioterapia, quimio, extirpación del útero…

Los tratamientos propuestos son:

  • cirugía,
  • la terapia de radiación,
  • quimioterapia.

Estos exámenes pueden realizarse solos o en combinación según los protocolos que se decidan. La «conización» permite que sólo se extraiga una parte del cuello uterino.

Este procedimiento deja parte del cuello del útero en su lugar. En las mujeres que no han tenido hijos, la operación siempre será lo más limitada posible.

A veces el cirujano se ve obligado a realizar una histerectomía, es decir, una extirpación total del útero: esto suele ir acompañado de un chequeo o incluso de la extirpación de los ganglios linfáticos locorregionales.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Cáncer de las encías : causas, síntomas, tratamientos

El tomate: beneficios y virtudes para la salud

Alergia al sol : ¿Qué hacer?

Fibromialgia: tratamientos naturales