Enfermedad cardíaca isquémica: ¿qué es, qué tratamientos?

Cardiopatía isquémica

La enfermedad cardíaca isquémica es una condición cardíaca grave que puede tener consecuencias graves: ataque cardíaco, muerte súbita… Por lo tanto, requiere atención médica urgente. ¿Cómo se manifiesta? ¿Cuáles son los tratamientos? Hablaremos con el Dr. Florian Zores, cardiólogo. 

Cardiopatía isquémica
Photo by bongkarn thanyakij from Pexels

Qué es una enfermedad cardíaca ?

La enfermedad cardíaca es un ataque al corazón responsable de una alteración en su funcionamiento. La isquemia es un defecto en la oxigenación de las células, generalmente secundario a un estrechamiento u oclusión de una o más arterias.

«La cardiopatía isquémica es, por lo tanto, una alteración del funcionamiento del corazón secundaria a un defecto en la oxigenación de las células musculares cardíacas (cardiomiocitos).

La disminución del suministro de oxígeno a las células del corazón conduce a una pérdida total o parcial de la capacidad del músculo cardíaco (miocardio) para contraerse y relajarse», explica el cardiólogo Dr. Florian Zores.

El estrechamiento de las arterias coronarias, responsable de la reducción del flujo sanguíneo y, por consiguiente, de la oxigenación cardíaca, es generalmente secundario a la aterosclerosis coronaria; el estrechamiento (estenosis) es más o menos difuso, más o menos repentino y más o menos completo.

La interrupción completa de la circulación coronaria por un trombo (coágulo), que lleva a una isquemia prolongada, provoca la necrosis del músculo cardíaco: es un infarto de miocardio.

«De todas las enfermedades del corazón, la cardiopatía isquémica es la más común. Se considera que es responsable de la mitad de los fallos cardíacos«, dice el cardiólogo.

– Enfermedad cardíaca isquémica crónica

La cardiopatía isquémica crónica es la alteración de la función cardíaca secundaria a un daño difuso y crónico de la red de arterias coronarias y/o como consecuencia de uno o más infartos de miocardio.

Puede manifestarse por dolor en el pecho durante el esfuerzo (angina de pecho) y/o por una alteración en la contracción del músculo cardíaco (insuficiencia cardíaca).

– Enfermedad cardíaca isquémica del stent

Un stent es un stent arterial, un dispositivo tubular de metal colocado en una arteria para mantenerla abierta, típicamente comparado con un «resorte».

Para abrir una arteria ocluida o estrechada, se realiza una angioplastia (dilatación de la arteria) con un balón. El riesgo de esta técnica es el de la reestenosis (reaparición de la estenosis) más o menos precoz.

La colocación de un stent en una arteria que acaba de ser angioplasticada reduce significativamente el riesgo de reestenosis.

Debido a que es un material extraño, los stents exponen un mayor riesgo de formación de trombos (coágulos). Por lo tanto, es esencial el tratamiento para reducir el riesgo de coagulación en los meses posteriores al procedimiento de colocación del stent.

El stent suele colocarse después de un infarto de miocardio. Más raramente, uno o más stents pueden ser implantados en casos de enfermedad coronaria crónica.

Enfermedad cardíaca isquémica puente

La cirugía de bypass de la arteria coronaria es un procedimiento de cirugía cardíaca que consiste en hacer un bypass de una arteria coronaria ocluida o gravemente estrecha con otro vaso, lo que permite irrigar adecuadamente el músculo cardíaco.

La cirugía de bypass puede realizarse con segmentos de arterias (se utilizan las arterias del pecho) o segmentos de venas (tomadas de las piernas).

El procedimiento se realiza después de abrir el tórax en el esternón, ya sea en un corazón que late o en un corazón detenido con circulación extracorpórea.

El número de derivaciones realizadas durante el procedimiento (derivación simple, doble, triple, etc…) depende del número de arterias afectadas y del número de estenosis.

La duración media de la cirugía es de una hora por cada bypass. Los bypass se realizan generalmente cuando el daño a las arterias coronarias es grave.

«La elección entre la cirugía de bypass o la colocación de un stent es el resultado de una discusión entre cardiólogos y cirujanos y tiene en cuenta muchos parámetros, incluyendo el número, la ubicación y la gravedad del daño arterial coronario, la función cardíaca y otras condiciones que el paciente pueda tener», dijo el Dr. Zores.

– Enfermedad cardíaca isquémica tritroncular

«El músculo cardíaco es irrigado por tres arterias: una arteria coronaria derecha y dos arterias coronarias «izquierdas» (la arteria interventricular anterior y la arteria circunfleja) que se originan en una sola arteria (el tronco común)», explica el Dr. Zores. Por lo tanto, una lesión coronaria tritrullar es una lesión significativa en las tres arterias coronarias simultáneamente.

Causas

«La enfermedad coronaria, responsable de la cardiopatía isquémica, es en casi todos los casos secundaria a la aterosclerosis, es decir, la invasión de las paredes arteriales por el colesterol, los azúcares, las plaquetas, los macrófagos, la cal, el fibrinógeno, etc.» resume el Dr. Zores.

Los factores de riesgo de la aterosclerosis son bien conocidos. Algunos no son modificables:

  • Una predisposición genética: tener un padre que ha tenido un ataque al corazón antes de los 55-60 años aumenta el riesgo de tener un ataque al corazón.
  • El sexo masculino: los hombres están más afectados
  • Edad: El riesgo de enfermedad coronaria aumenta con la edad.
  • Otros factores pueden manejarse y deben controlarse:
  • Hipercolesterolemia (exceso de colesterol en la sangre)
  • Diabetes
  • Obesidad
  • La presión arterial alta
  • Fumar
  • El estilo de vida sedentario
  • Estrés

«Varios de estos factores de riesgo son, en mayor o menor medida según el individuo, consecuencia de una dieta desequilibrada demasiado rica en grasas, azúcares y proteínas», explica el Dr. Zores.

Síntomas

La enfermedad cardíaca isquémica puede expresarse de diferentes maneras:

La forma más aguda es la oclusión de una arteria coronaria, que es responsable de detener la oxigenación cardíaca y por lo tanto la necrosis del músculo cardíaco.

Es el infarto de miocardio. Los síntomas suelen ser un dolor en el centro del pecho, del tipo vicio, apretón o presión intensa, que puede irradiarse hacia el brazo izquierdo y/o la mandíbula, a veces asociado con falta de aliento, palpitaciones o molestias, que se produce de forma repentina y no se detiene.

Un dolor que dure más de 20 minutos debería llamar al 15.

Si las arterias no están ocluidas sino que se estrechan, la disminución del suministro de sangre sólo es sintomática cuando se hace un esfuerzo. El dolor en el pecho es similar al de un ataque cardíaco, pero sólo aparece durante el esfuerzo (actividad física, digestión, frío) y desaparece cuando se detiene el esfuerzo.

Es una angina de pecho o angina de estrés. Una consulta rápida con un médico es imperativa.

La disminución de la oxigenación de las células del corazón lleva a una disminución de la capacidad de contracción del miocardio.

La capacidad de bombeo del corazón se ve afectada, y la sangre circula de forma menos eficiente por el cuerpo.

Esto se llama insuficiencia cardíaca. Los síntomas habituales se agrupan bajo el acrónimo EPOF: Falta de aliento con poco esfuerzo, rápido aumento de peso, edema en las pantorrillas y luego en las piernas o incluso en los muslos, fatiga inusual. 

Finalmente, debido a la falta de oxígeno, las células del corazón se someten más fácilmente a los trastornos del ritmo.

La manifestación de la enfermedad cardíaca isquémica puede ser, por lo tanto, un grave trastorno del ritmo cardíaco, responsable de la muerte súbita .

Diagnóstico

«Los diagnósticos de angina de pecho e infarto pueden sospecharse tan pronto como se cuestiona al paciente si el cuadro es típico», explica el Dr. Zores. «Sin embargo, normalmente se necesitan pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico y orientar la gestión», añade. 

El electrocardiograma (ECG) por sí solo confirma el diagnóstico de un infarto. No siempre es normal en el caso de la cardiopatía isquémica crónica, pero rara vez es suficiente para confirmar la existencia de la isquemia fuera del contexto del infarto.

El ultrasonido cardíaco permite que el análisis de la contracción cardíaca revele una disminución de la capacidad de contracción del corazón, evocando la insuficiencia cardíaca, y/o las paredes del corazón cuya contracción se reduce debido a la isquemia. No obstante, el examen puede ser normal si la isquemia sólo existe durante el ejercicio.

La prueba de esfuerzo (test de estrés) es un ECG registrado continuamente mientras el paciente hace un esfuerzo físico.

El objetivo es desencadenar la isquemia durante el esfuerzo físico, lo que provocará dolor y cambios en el patrón del ECG.

La escintigrafía miocárdica de esfuerzo o estrés consiste en la inyección de un producto débilmente radiactivo que se fijará en las partes del corazón que están oxigenadas.

Si el trazador no se une, implica que la red arterial está enferma. El examen se realiza primero después de una prueba de esfuerzo, luego se realiza una segunda adquisición unas horas más tarde, en reposo.

La comparación de las imágenes en esfuerzo y en reposo permite confirmar la existencia de isquemia o necrosis, y especificar el lugar y la extensión, lo que la simple prueba de esfuerzo no puede hacer.

Según el mismo principio, la ecocardiografía de esfuerzo o de esfuerzo es un ecocardiograma realizado simultáneamente con un esfuerzo o la inyección de un producto que estimula el corazón para imitar un esfuerzo.

El análisis del movimiento de las paredes y la intensidad de las contracciones permite entonces sospechar la existencia de una isquemia, para especificar la ubicación y la extensión de la misma.

La angiografía coronaria es el examen de referencia para analizar la anatomía de las arterias coronarias. Permite visualizar el alcance y la extensión de los estrechamientos y oclusiones. El posible tratamiento de estas oclusiones puede considerarse durante el mismo examen.

La resonancia magnética cardíaca permite un análisis fino de la contracción cardíaca y la visualización de las secuelas del infarto. La búsqueda de la isquemia también es posible.

El escáner coronario permite estudiar la anatomía coronaria de la misma manera que la angiografía coronaria, pero de una forma menos invasiva; pero obviamente no se puede llevar a cabo ningún tratamiento de revascularización durante el escáner.

Umbral de transfusión

Los glóbulos rojos transportan el oxígeno. La anemia es la falta de glóbulos rojos y se diagnostica midiendo el nivel de hemoglobina en la sangre. Cuanto más grave sea la anemia y cuanto más rápido se asiente, mayor será la falta de oxígeno a nivel celular.

La transfusión de sangre proporciona nuevos glóbulos rojos para asegurar el transporte de oxígeno.

Los niveles de hemoglobina a los que se recomienda la transfusión en pacientes con cardiopatía isquémica son muy variables y dependen de la tasa de aparición de la anemia (aguda o crónica), la naturaleza de la cardiopatía isquémica (infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, etc.) y el episodio de atención (cirugía, reanimación, etc.).

Prevención

«La prevención de la enfermedad cardíaca isquémica es en realidad la prevención de la enfermedad coronaria. Esta prevención se basa en el control y la limitación de los factores de riesgo» explica el Dr. Zores :

  • No se puede fumar. Cuando se trata de una enfermedad coronaria, no hay tal cosa como un «pequeño cigarrillo». Un cigarrillo al día conlleva un riesgo de ataque al corazón casi similar al de medio paquete.
  • Actividad física regular: al menos 30 minutos de actividad física moderada (un nivel de intensidad que le permita hablar pero no silbar o cantar) 5 días a la semana.
  • Coma una dieta equilibrada evitando el exceso de grasas saturadas, azúcar y sal.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad
  • Tratar, con medicación si es necesario, cualquier presión arterial alta, colesterol alto o diabetes que pueda estar presente.

Tratamientos

«El tratamiento de un infarto de miocardio es una emergencia absoluta», insiste el Dr. Zores. Consiste en abrir la arteria durante una angiografía coronaria con un balón (angioplastia) y colocar un stent.

Cuanto más tarde se retrase la revascularización, mayores serán los efectos secundarios en la contracción cardíaca.

Más allá de seis horas de isquemia, las posibilidades de recuperación del músculo cardíaco se consideran infinitesimales. Aparte del infarto de miocardio, se discute la revascularización coronaria.

Los últimos estudios subrayan que el tratamiento farmacológico es predominante y que la revascularización, que aporta escasos beneficios en la mayoría de los casos, debe reservarse a los pacientes más graves (angina de pecho grave, insuficiencia cardíaca, daños comunes en el tronco).

Esta revascularización se basa en una o más angioplastias o en uno o más bypasses. Esta es una discusión de especialistas».

El tratamiento crónico de la cardiopatía isquémica es farmacológico:

  • La aspirina en dosis bajas ayuda a diluir la sangre y a reducir el riesgo de formación de trombos que ocluyen las arterias.
  • Las estatinas frenan la formación de placas ateromatosas y por lo tanto permiten una mejor circulación de la sangre.
  • Los tratamientos anti-isquémicos permiten controlar la intensidad de la angina o incluso hacerla desaparecer. Estos son beta-bloqueantes, bloqueadores del canal de calcio o derivados del nitrato.
  • Los inhibidores de la enzima convertidora (inhibidores de la ECA) pueden retardar el declive de la función cardíaca secundaria a la isquemia.

«Cualquier diabetes o presión arterial alta también será tratada, por supuesto», añade el Dr. Zores. Continuó: «El manejo no farmacológico es esencial para reducir el riesgo de infarto de miocardio recurrente o para retardar la progresión de la enfermedad coronaria». :

  • Dejar de fumar es esencial
  • Es esencial la actividad física regular y apropiada.
  • Es esencial una dieta equilibrada con un consumo reducido de azúcar y grasa.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Cáncer oral : edad, síntomas, supervivencia

Cáncer de vejiga: síntomas, etapas y pronóstico

Lo que necesitas saber sobre la vitamina D

Esclerodermia: ¿cómo reconocer esta enfermedad autoinmune?