Celia Cruz aclamada como la reina de la salsa

Biografía de Celia Cruz

Celia Cruz, nació el 21 de octubre de 1925 en La Habana, Cuba; murió de cáncer cerebral el 16 de julio de 2003 en Fort Lee, NJ. Cantante.

La cantante de origen cubano Celia Cruz ha sido aclamada como la reina de la salsa, la rumba y la música latina, y un símbolo inadvertido del espíritu de exilio de la comunidad cubano-americana.Celia Cruz

Cruz, que huyó de la isla caribeña en 1960, se convirtió en un cantante de fama mundial con una presencia escénica enérgica y extravagante que hizo que el público se pusiera de pie. “Cruz es sin duda la figura femenina más conocida e influyente en la historia de la música afrocubana”, declaró Leila Cobo, de Billboard.

Aunque a veces evasiva sobre su edad, fuentes noticiosas informaron que Cruz tenía 77 años cuando murió en 2003, lo que sitúa su fecha de nacimiento en el 21 de octubre de 1925.

Creció en un hogar encabezado por su padre, un fogonero ferroviario. La familia era de ascendencia afrocubana, descendientes de los africanos que fueron llevados a la fuerza a la isla para trabajar en sus vastos campos azucareros en los siglos pasados, y eventualmente creció hasta incluir a 14 niños, algunos de ellos primos de Cruz.

Como la segunda hija mayor, a menudo tenía que acostar a los más pequeños y cantarles para que se durmieran.

En su adolescencia, Cruz entró y ganó el primer premio en un concurso de radio, “La hora del té”, cantando una canción de tango.

Comenzó a participar en otros concursos de aficionados, y aunque su madre era alentadora, su padre desaprobaba fuertemente sus ambiciones de convertirse en cantante en la fuerte escena salsera de Cuba.

Este estilo musical fusionaba elementos de la música tradicional española con los ritmos africanos que provenían de la antigua población esclava de la isla, y ejemplificaba rasgos de carácter nacional de exuberancia y predilección por la melancolía romántica.

El padre de Cruz esperaba que ella se convirtiera en maestra, así que para aplacarlo, Cruz entró en la escuela de maestros local por un tiempo, pero renunció cuando su carrera de cantante comenzó a despegar en serio.

De 1947 a 1950 estudió teoría musical, voz y piano en el Conservatorio Nacional de Música de La Habana.

El descanso de Cruz llegó cuando La Sonora Matancera, una popular banda cubana, la contrató como vocalista principal en 1950.

Al principio lo pasó mal, porque las cantantes femeninas eran una rareza relativa en la música cubana y reemplazó a una cantante por un seguidor popular.

Los fanáticos de Irate incluso escribieron a la estación de radio que transmitía las presentaciones de La Sonora Matancera, pero como Cruz le dijo a Cobo en Billboard, ella no se preocupó. “No podría importarme menos.

Este era mi trabajo, el trabajo de mis sueños y el trabajo que me alimentaba”. Incluso un ejecutivo de una compañía discográfica americana que firmó la banda estaba inquieto con la propuesta de un tema de rumba con una cantante femenina, por lo que el líder de la banda, Rogelio Martínez, prometió pagarle a Cruz de su propio bolsillo por la sesión si el disco no se ponía al día, pero la canción fue un éxito.

Tanto La Sonora Matancera como Cruz se convirtieron en estrellas en Cuba. A lo largo de la década de 1950, tocaron regularmente en el famoso club nocturno Tropicana de La Habana, aparecieron en películas y realizaron extensas giras por toda América Latina.

Estos años embriagadores terminaron en 1959 cuando el líder comunista Fidel Castro tomó el poder y Cuba se convirtió en un estado socialista.

Un año y medio después, Cruz estaba con La Sonora Matancera en una gira mexicana cuando desertaron en masa el 15 de julio de 1960. La banda se estableció en los Estados Unidos, y Cruz pronto se convirtió en ciudadano naturalizado.

Castro estaba furioso porque uno de los actos musicales más populares de su país había hecho tal declaración pública en contra de su régimen, y prometió que nunca más se le concedería la entrada a Cuba.

Cruz trató de regresar cuando su madre murió en 1962, pero no pudo obtener permiso del gobierno. Ese mismo año, se casó con Pedro Knight, trompetista de La Sonora Matancera, quien se convertiría en su manager y director musical durante gran parte de su carrera.

Al principio, Cruz era relativamente desconocida en Estados Unidos fuera de la comunidad cubana del exilio, pero eso cambió cuando se unió a la Orquesta Tito Puente a mediados de la década de 1960.

El popular percusionista y director de orquesta de Puerto Rico tenía un gran número de seguidores en toda América Latina, y como protagonista, Cruz se convirtió de nuevo en un foco dinámico para el acto.

Cruz grabó varios discos con Puente, incluyendo Cuba Y Puerto Rico Son en 1966. Pero fue su presencia escénica lo que la hizo una figura tan convincente en la música latina. Tenía una voz fuerte y ronca que podía resistir a una sección rítmica muy trabajadora, y era una bailarina incansable, narradora de cuentos y promotora de público.

Los aficionados adoraban sus brillantes trajes de escenario, a menudo cosidos a partir de metros de tela y adornados con lentejuelas, plumas o encajes. Se dice que nunca usó el mismo dos veces. Los tacones altos y las pelucas altas sólo añadían atractivo al diminuto cantante.

Su grito característico, “¡Azúcar!” (¡Azúcar!), vino de una experiencia gastronómica en un restaurante de Miami, cuando su camarero cubano le preguntó si tomaba azúcar en su café.

Como recordó en la entrevista de Billboard con Cobo, “dije,’Chico, eres cubano. ¿Cómo puedes siquiera preguntar eso? “¡Con azúcar! Y esa noche, durante mi show, siempre hablo durante el show para que los trompetistas puedan descansar la boca, le conté la historia al público y se rieron. Y un día, en vez de contar la historia, simplemente bajé las escaleras y grité:’¡Azúcar!'”.

En la década de 1970, el sonido de la salsa había llegado a una nueva generación de latinoamericanos, con un resurgimiento del orgullo étnico y el interés por la música de la época de sus padres.

Cruz incluso apareció en el Carnegie Hall para un montaje en 1973 de Hommy-A Latin Opera, la adaptación en español de la exitosa ópera rock de The Who, Tommy. Durante varios años, fue contratada por el sello Fania, una potencia de la salsa copropietaria del trombonista Willie Colón, con quien grabó una aclamada obra de 1974, Celia y Willie.

Actuó regularmente con la Fania All-Stars, incluyendo un concierto en 1976 en el Yankee Stadium en el Bronx que fue grabado y lanzado como un álbum doble. La cantante también se presentaba anualmente en un festival de salsa de la ciudad de Nueva York que se celebraba en el Madison Square Garden.

Cruz vivía en el área de la ciudad de Nueva York, pero también era una estrella en Miami y actuaba allí con frecuencia.

Para los cubano-americanos, parecía simbolizar la trayectoria de su gran comunidad de exiliados centrada en el sur de la Florida, muchos de los cuales, al igual que ella, habían huido del régimen de Castro y luego lograron el éxito personal y profesional en su patria adoptiva.

La mayoría eran enemigos declarados de Castro y afirmaron, como también lo había hecho Cruz, que nunca volverían a Cuba a menos que se convirtiera en una democracia.

A lo largo de los años, Cruz trabajó con una lista de artistas que demostraron su atractivo crossover, aunque nunca cantó en otra cosa que no fuera su lengua materna, el español.

Grabó o colaboró con la estrella brasileña Caetano Veloso, la cantante de R&B Patti LaBelle, Wyclef Jean de los Fugees, el productor Emilio Estefan, el tenor Luciano Pavarotti, e incluso el ex cantante de Talking Heads David Byrne.

En la película de 1992 Los Reyes del Mambo, fue elegida como dueña de un club nocturno, y también apareció en 1995 en La Familia Pérez.

Sus premios incluyeron un Grammy al mejor álbum latino tropical de 1989 por Ritmo en el corazón, una colaboración con el conguero Ray Barretto, y se llevó tres premios Grammy latinos consecutivos cuando se establecieron los honores en el año 2000, incluyendo el mejor álbum de salsa de 2002 por La Negra Tiene Tumbao, que dio lugar a un exitoso sencillo del mismo nombre.

Cruz no se ralentizó por la edad, y aún así hizo giras intensas y grabó hasta los setenta años de edad. “Mi vida es cantar”, le dijo a Mario Tarradell, reportero de Knight-Ridder/Tribune News Service, en 2002.

“No planeo retirarme. Planeo morir en un escenario. Puedo tener dolor de cabeza. Pero cuando llega el momento de cantar y subo al escenario, ya no hay dolor de cabeza. Mientras haga lo que quiero hacer, me siento bien”.

Su último álbum fue Regalo de Alma, grabado a principios de 2003 cuando ya sufría de cáncer. Murió el 16 de julio de 2003, en su casa en Fort Lee, Nueva Jersey. Ella había solicitado que su funeral incluyera dos proyecciones públicas, una en la ciudad de Nueva York y otra en Miami; miles de personas asistieron a cada una de ellas.

“Para los casi dos millones de cubanos que viven fuera de la isla”, señaló Ojito en el New York Times, “Cruz era un ícono…. Ella encarnaba lo que los cubanos ven como algunas de sus mejores cualidades: fuertes lazos familiares, una ética de trabajo impecable y una alegría de vivir, incluso frente a la calamidad”.

Te Puede Interesar:

Arthur Ashe el primer jugador en competir en el tenis al más alto nivel

Elizabeth Blackwell Activista de los derechos de la mujer

Tennessee Williams Dramaturgo y Escritor de Ficción

Ida Bell Wells Barnett, la cruzada contra los linchamientos en E.U.

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]