Inversiones: ¿cómo crear riqueza desde cero?

Construir dinero desde cero

Hoy en día es posible construir una cartera financiera e inmobiliaria sin ninguna inversión inicial. Con la condición de que se respete una regla básica: «trabajo». – 

construir dinero
Foto pixabay

Sí, lo es. La lista de productos de ahorro está demostrando ser actualmente tan larga como compleja de descifrar y las compensaciones que implica tratar de encontrar la inversión más adecuada para la situación de uno no son en absoluto una cuestión sencilla.

Más aún si se tienen en cuenta los bajos tipos de interés que hacen que las libretas de ahorro, en particular, ya no rindan mucho, si no nada, cuando se tiene en cuenta la inflación.

Además, dado que cada perfil de inversor es diferente y que las estrategias de inversión dependen de la riqueza, el apetito de riesgo y la visión más o menos a largo plazo de cada individuo, no existe una inversión «milagrosa» adecuada para todas las situaciones.

Inversiones

Sin embargo, como señala Albert d’Anthoüard, Director de Clientes Privados de inversiones, ahora es posible acumular activos financieros e inmobiliarios de forma lenta pero segura sin ninguna inversión inicial.

Siempre y cuando, insiste, ya no sea necesario pensar en términos de inversiones específicas, sino más bien en términos de una única regla básica: «trabajo».

Partiendo de esta premisa, el experto -a quien le gusta recordar a la gente que «no hay tal cosa como una buena jugada»- señala que es, en términos absolutos, siempre muy recomendable ahorrar un poco de dinero cada mes. «Consumir constantemente es un error», señala. «Si quieres acumular tu riqueza, el corolario es dejar de tener un cerebro de consumidor nato.

Tienes que dejar de consumir todo el tiempo, porque el dinero que no gastas se puede ahorrar.

Excepto que, en opinión de Albert d’Anthoüard, ahorrar por ahorrar, lo que es más, en folletos no tiene sentido. «Es importante ahorrar con objetivos precisos y atenerse a ellos», sostiene. Así que aquí está cómo hacerlo en cada etapa de la vida.

20-30 años: ahorrar para construir un primer nido de ahorros

Para muchos hogares, una de las prioridades al empezar a trabajar -o incluso antes si es posible- es acumular una reserva de fondos para que, unos años más tarde, puedan invertir en bienes raíces y comprar su primera casa.

Para lograrlo, y después de haber evaluado sus gastos incompresibles, puede empezar a invertir entre el 10 y el 30% del dinero en «excedentes» en las libretas de ahorro.

Por su parte, Albert d’Anthoüard aboga por un mayor enfoque en los seguros de vida. «La idea es ahorrar, en una asignación específica para este proyecto y con una seguridad progresiva, a fin de recaudar la suma necesaria para poder pagar al menos los honorarios del notario», subraya.

Costos

Que los costos se estiman, según él, en promedio en Francia, entre 15.000 y 20.000 dólares para una propiedad de 40m2.

Para una póliza de seguro de vida, algunas instituciones ofrecen, por ejemplo, soluciones para invertir a partir de 50 euros al mes. En diez años, invertir 50 euros al mes le permitirá acumular un capital de 6.000 euros, sin contar los intereses y el dinero que genere. Esto no será necesariamente suficiente para una contribución para la compra de una casa.

Pero le permitirá tener un capital para invertir de otra manera. Así, si la compra de una casa parece inasequible o demasiado lejana, también puede apostar por los fondos de inversión inmobiliaria, que suelen ser interesantes a partir de 5.000 dólares, sobre todo porque puede inflar su inversión con un préstamo.

Asimismo, la inversión en una plaza de aparcamiento implica una inversión inicial más baja, del orden de 10.000 a 20.000 dólares. De nuevo, no es necesario tener esta cantidad en efectivo, gracias al apalancamiento de un préstamo.  

Por supuesto, no es sólo la piedra. Las acciones, por ejemplo, funcionan mejor a largo plazo, siempre que se tenga una estrategia clara en mente y se mantenga.

30-50 años: diversificar sus inversiones

Durante este período, los inversores comienzan a ser propietarios de su residencia principal. Puede que hayan empezado a ahorrar para la educación de sus hijos y/o para comprar otra propiedad dentro de unos años. Para Albert d’Anthoüard, «uno no impide al otro. Esta es una importante fase de ahorro-inversión.

Por ejemplo, cuando son pareja, pueden ahorrar el importe correspondiente a los honorarios del notario el doble de rápido. La idea es invertir siempre en bienes raíces tomando un préstamo y traer el menor efectivo posible.

Esto simplemente equivale a tirar el dinero por la ventana.

Dinero que más bien podría invertirse en seguros de vida mediante asignaciones personalizadas para cada proyecto», estima.

¿Cuál es la razón de esto? Porque, según el gestor de clientes privados de Nalo, es importante, si no esencial, aprovechar el «efecto de palanca». Es decir, hacer una inversión a través de un préstamo que, una vez pagado y con los alquileres, rendirá más de lo que cuesta devolver.

Una fase de ahorro-inversión que, según él, es tanto más importante cuanto que las prestaciones sociales del Estado de bienestar están cada vez más sujetas a restricciones presupuestarias. De ahí el interés en anticiparse para preparar el futuro.

Durante este período, también puede ser interesante crear una cartera diversificada (a fin de limitar los riesgos) invirtiendo, por ejemplo, en papel piedra pero también en el mercado de valores.

Todo esto, con el apoyo de su banco o de un administrador de activos aprobado por la Autoridad de los Mercados Financieros. Le ofrecerán, dependiendo de su proyecto y sus ingresos, diferentes paquetes de inversión.

Dependiendo de la situación, también se le pueden sugerir apoyos como el seguro de vida o el nuevo Plan de Ahorro para la Jubilación. Si puede permitírselo, también puede optar por un plan de ahorro en acciones (PEA) que le permitirá crear una cartera de acciones a largo plazo invertidas directamente o a través de fondos.

Cabe señalar, sin embargo, que este tipo de plan no está exento de riesgos y que se trata de una inversión que debe considerarse a largo plazo (durante diez años por lo menos).

50-65 años: reducir los impuestos y prepararse para la jubilación

A partir de los 50 años, una de las principales prioridades de los ahorradores es prepararse para la jubilación reduciendo al máximo sus impuestos. Los sobres como el PER tienen la ventaja de cumplir con esta doble ambición.

Esto se debe a que los pagos realizados son deducibles de su renta imponible hasta un máximo del 10% cada año.

La ventaja de este apoyo es que una vez que se jubile, podrá recuperar sus ahorros ya sea en forma de un capital pagado en uno o más plazos, o en forma de una renta vitalicia.

Sin embargo, hay que tener cuidado porque, según las instituciones financieras por las que se pase, se aplicarán tasas de gestión y de salida más o menos importantes.

Por su parte, Albert d’Anthoüard insiste en la necesidad de seguir ahorrando para su jubilación. A este respecto, aconseja «empezar lo más temprano posible y no despertarse a los 60, aunque nunca es demasiado tarde», insiste.

Sugiere que confíe en un seguro de vida para hacer sus pagos mensuales con el fin de recuperar su inversión (en renta o capital) en el momento de la jubilación.

«Tienes que buscar ofertas que te permitan personalizar tu producto según tus necesidades. Tu vecino no tendrá los mismos problemas de jubilación que tú. Sin embargo, en muchos establecimientos se podría gestionar como él», dice el experto.

A partir de los 65 años: hacer un balance de sus ahorros y reequilibrar sus activos

Una vez que te retires, es hora de hacer un balance. Al igual que el gestor de clientes privados de Nalo, Albert d’Anthoüard insiste en que «es una buena idea hacer un balance de su situación para asegurarse de que se le pague la totalidad de su pensión».

«Tienes que averiguar a qué ingresos tienes derecho. Es una buena idea hacer una verdadera comprobación con un especialista. Porque un tercio de los jubilados no reciben la cantidad adecuada.

Eso es mucho dinero. Por lo tanto, debe comprobar que no se ha olvidado nada y, si es posible, hágalo al menos dos años antes de jubilarse.

Además, continúa, «es necesario hacer un resumen de sus ahorros así como de sus bienes inmuebles. Este es el momento de ver qué es lo mejor para vender o conservar.

En el momento de su reventa, ciertos activos inmobiliarios que se han mantenido durante mucho tiempo pueden estar exentos de impuestos sobre las ganancias de capital realizadas.

Por lo tanto, es importante, en este momento, reequilibrar sus activos con la perspectiva de los próximos 20 años. ¿Seremos capaces de manejarlo dos décadas después?

Obviamente, debe plantearse la cuestión de la dependencia y tomar precauciones de ahorro. También puede ser el momento de revisar el régimen matrimonial para proteger al cónyuge y a los hijos.

Activos

Al final, si desea acumular sus activos sin ninguna inversión inicial (sea cual sea su edad), es preferible seguir siendo «clásico» en su enfoque de inversión y evitar las inversiones arriesgadas o atípicas como las criptodivisas, los diamantes, el vino o los bosques.

Por último, Albert d’Anthoüard recomienda encarecidamente que se eviten los nichos del impuesto sobre bienes inmuebles, lo que nos recuerda que «la inversión es inversión, no reducción de impuestos», ya que el Estado utiliza la fiscalidad para «redirigir los ahorros».

Además, según un informe presentado recientemente al gobierno, una inversión en Pinel no es rentable en la mitad de los casos estudiados.

De ahí la importancia de prestar una cuidadosa atención a todos los parámetros antes de dar el salto, como explicamos en nuestra guía sobre el tema.

Albert d’Anthoüard también insiste en la necesidad de invertir siempre «a través de un enfoque de edad». La idea, concluye, «es establecer una estrategia a corto o largo plazo y desplegarla de acuerdo con los activos, el perfil y los plazos del proyecto».

Otras Opciones:

Igualmente puedes buscar grandes promociones en libros digitales o libros de medio uso en las tiendas en línea de  Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay.

En estas tiendas puedes encontrar libros digitales que te pueden ayudar a buscar la riqueza de manera más facil.

Igualmente puedes buscar en las apps de Google Play o en App Store apps de criptomonedas para poder entender este gran mercado de dinero.

Te Puede Interesar:

Ahorrar Dinero de Manera Rapida y Efectiva – Consejos y Tips

Invierte en Oro a Por Medio de la Criptografía

15 Tips Para Ahorrar Gasolina al Instante