Cómo prevenir la enfermedad de Alzheimer

La prevención de ciertos factores de riesgo puede reducir el peligro de la enfermedad de Alzheimer: un estilo de vida saludable, el deporte, una dieta sana, etc. Averigua cómo poner todas las armas de tu lado.

Alzheimer
Foto Andrea Piacquadio en Pexels

Prevención cardiovascular

Los factores cardiovasculares son factores de riesgo para la demencia en los ancianos. 

Por ello, los diabéticos y las antiguas víctimas de accidentes cerebrovasculares tienen el doble de probabilidades de desarrollar esa enfermedad. 

Así pues, la detección y el tratamiento de factores de riesgo como el colesterol, la hipertensión, la diabetes o el tabaquismo son útiles contra las enfermedades cardiovasculares, pero también contra la demencia vascular y la enfermedad de Alzheimer.

Otra similitud con las enfermedades cardiovasculares es que varios estudios sugieren la existencia de una respuesta inflamatoria durante la enfermedad de Alzheimer. 

Se ha observado que los pacientes reumáticos que han tomado grandes cantidades de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) tienen un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. 

Cabe señalar, sin embargo, que estos datos retrospectivos (obtenidos mediante entrevistas post hoc) no fueron confirmados por estudios prospectivos (seguimiento de dos grupos, uno de los cuales tomaría AINES y el otro no). 

Nutrición

La higiene de los alimentos también podría tener un papel.

Varios estudios epidemiológicos han demostrado que las concentraciones plasmáticas demasiado bajas de omega-3 son un factor de riesgo para varios tipos de demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer.

Por lo tanto, es aconsejable evitar las deficiencias de los ácidos grasos omega-3, en particular el α ácido linolénico (ALA) y el potencial protector de estos lípidos, que se supone que son capaces de modular la inflamación del cerebro.

Además, otros estudios han señalado el interés de una dieta mediterránea (o cretense) rica en frutas y verduras frescas, pan, cereales, pescado, frutos secos, aceite de oliva y cantidades menores de carne roja y ácidos grasos saturados. 

Lucha contra el estrés oxidativo

Se cree que los radicales libres producidos por el metabolismo celular pueden estar involucrados en la enfermedad de Alzheimer.

El uso de sustancias antioxidantes durante el curso de la enfermedad es una vía que se está explorando.

Pero se esperan los resultados, en particular en lo que respecta al interés del omega-3, el Ginkgo biloba y la asociación de la vitamina E y el selenio. 

Mantenerse activo 

Mantener una actividad cerebral de por vida (lectura, juegos de mesa, radio y televisión).

Actividad física (ocio, deportes…) y una amplia red social también podría proteger contra la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

Es tanto la intensidad como la variedad de actividades intelectuales lo que estaría en el origen de un efecto protector. 

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

¿Cómo se limpia la orina de gato de los textiles?

Beneficios del Calcio

Beneficios del ácido fólico

¿Qué es el selenio?