Cómo reducir su riesgo de cáncer

¿Cómo se puede reducir el riesgo de cáncer?

El cáncer mata a 157.000 personas cada año en varios paises.

Cuatro de cada diez cánceres son prevenibles, según el Instituto Nacional del Cáncer. Aquí está la lista de nuevos hábitos a tomar para evitar ser afectado. 

riesgo de cáncer
Foto bongkarn thanyakij en Pexels

¿Quiénes son las personas con mayor riesgo de cáncer?

El cáncer puede afectar a cualquiera, incluso a los niños. «Cada año cerca de 400.000 personas se ven afectadas por el cáncer y cerca de 157.000 mueren a causa de él.

Todo el mundo es probable que desarrolle cáncer y puede verse afectado por la enfermedad. La gran mayoría de los cánceres afectan a los adultos.

Sin embargo, la enfermedad afecta aproximadamente a 2.500 niños y adolescentes cada año. Eso es alrededor del 1% de todos los cánceres detectados por año», confirma Julie Gaillot, jefa del departamento de prevención del Instituto Nacional del Cáncer.

El riesgo de verse afectado depende en gran medida de los hábitos del estilo de vida (los llamados factores «internos» vinculados a los estilos de vida), pero también de los lugares de vida y de trabajo (los llamados factores «externos» vinculados al medio ambiente).

Sin embargo, algunas personas pueden tener más riesgo que otras, especialmente aquellas que ya han desarrollado cáncer y aquellas cuya familia cercana ya ha tenido cáncer. Esto se debe a que hay genes de predisposición al cáncer.

El 60% de las personas con cáncer son mayores de 65 años de edad

«Aunque los cánceres pueden aparecer a cualquier edad, se vuelven más comunes a medida que envejecemos.

Esto se debe a la acumulación de ataques a las células y, probablemente, a una menor eficiencia de los mecanismos de reparación del ADN.

En promedio, el 60% de las personas con cáncer son mayores de 65 años. El cáncer de mama, por ejemplo, se desarrolla con mayor frecuencia alrededor de los 60 años. Casi el 80% de los cánceres de mama se desarrollan después de los 50 años», continúa Julie Gaillot.

Consejos para reducir los riesgos

Según el Instituto Nacional del Cáncer, el 40% de los cánceres son el resultado de la exposición a factores de riesgo relacionados con nuestros estilos de vida y comportamientos; por lo tanto, cuatro de cada diez cánceres son prevenibles. 

«El tabaco es, con mucho, el principal factor de riesgo de cáncer que se puede prevenir, responsable del 20% de los cánceres diagnosticados», dice Julie Gaillot.

Para reducir el riesgo de desarrollar un cáncer, se aconseja por tanto no fumar: «El número anual de muertes relacionadas con el tabaco se estima en 78.000, 47.000 de las cuales son debidas al cáncer.

Dejar de fumar siempre es beneficioso para la salud, independientemente de la cantidad consumida y la duración del consumo. Cuanto antes se detenga, más rápido reducirá el riesgo de cáncer, especialmente de pulmón. «

También se recomienda evitar el alcohol, que es responsable de 28.000 nuevos casos de cáncer en Francia cada año y de 16.000 muertes. «Consumirlo aumenta enormemente el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, en particular los aerodigestivos.

Para reducir eficazmente este riesgo, se recomienda limitar no sólo la cantidad de alcohol que se bebe en cada ocasión de consumo, sino también la frecuencia de tales ocasiones».

Se recomienda que las personas que decidan beber alcohol no excedan de dos vasos al día con al menos dos días a la semana sin consumir.

Además, muchos estudios han puesto de relieve la influencia de los factores nutricionales en el riesgo de desarrollar cáncer, aunque todavía hay incertidumbres sobre la función exacta de algunos de ellos.

Si no hay alimentos anticancerígenos, una dieta equilibrada y diversificada, centrada en la fibra, la fruta y la verdura, puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

El Instituto Nacional del Cáncer recomienda limitar las carnes rojas (menos de 500 g por semana), las carnes frías y la sal.

Pero también preferir los alimentos de baja densidad energética como la fruta y la verdura a los alimentos demasiado ricos en grasa, azúcar y/o sal, comer al menos cinco frutas y verduras al día, y favorecer los alimentos integrales.

También es aconsejable moverse más. «La actividad física diaria reduce el riesgo de desarrollar muchas enfermedades crónicas, en particular el cáncer.

También es una forma de limitar el aumento de peso, otro factor de riesgo para el cáncer». Estar físicamente activo no significa necesariamente hacer deporte.

La actividad física en su sentido más amplio incluye todos los movimientos realizados en la vida cotidiana, los que requiere la práctica profesional, los de la vida diaria (jardinería, tareas domésticas, etc.), los relacionados con los viajes (caminatas, ciclismo, etc.) o el ocio (caminar, jugar, etc.).

También es mejor protegerse de los rayos UV evitando la exposición al sol entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde; buscando la sombra; saliendo a cubierto; reaplicando frecuentemente crema solar de alta protección anti-UVA y UVB; vigilando la piel; evitando los rayos UV artificiales.

Consejos para prevenir la recurrencia del cáncer

«Las consultas de seguimiento durante y después de la fase de tratamiento con su médico y el equipo del hospital brindan la oportunidad de revisar ciertas medidas preventivas.

De hecho, se pueden evitar ciertos factores de riesgo de recurrencia o de desarrollo de otro cáncer», dice Julie Gaillot.

Dejar de fumar siempre es bueno para el pronóstico de su cáncer, sin importar dónde se encuentre.

Reduce los efectos secundarios de las terapias, el riesgo de reincidencia o de nuevos cánceres, así como otras enfermedades graves: infarto de miocardio, insuficiencia respiratoria…

Dejar de fumar también permite respirar mejor, recuperar más energía y una mejor calidad de vida.

Continúa teniendo un bajo consumo de alcohol. Y practicar una actividad física regular y adaptada a sus posibilidades, aunque no sea supervisada, como por ejemplo caminar, que mejora su estado general durante y después del cáncer.

«Los beneficios de la actividad física junto con los de una dieta variada y equilibrada son factores que deben tenerse en cuenta para mejorar la salud a largo plazo», concluye Julie Gaillot.

Prevención del cáncer infantil

El Instituto también explica que es posible ayudar a su hijo a limitar el riesgo de desarrollar cáncer en la edad adulta:

  • Llevar un estilo de vida saludable durante y después del embarazo
  • Al no fumar en su presencia
  • Ofreciéndoles una dieta equilibrada y controlando su aumento de peso;
  • Animándoles a hacer al menos una hora de actividad física al día;
  • Protegiéndolos del sol (crema, sombrero, camiseta, gafas)…

«Los cánceres infantiles son, en el estado actual del conocimiento científico, desafortunadamente imposibles de prevenir.

El Instituto Nacional del Cáncer, junto con el Ministerio encargado de la investigación y las asociaciones de padres de niños afectados por la enfermedad, trabaja para desarrollar la investigación en oncología pediátrica», añade Julie Gaillot.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Repollo rojo

¿Cómo cuidas tu hígado?

Dónde encontrar colágeno en los alimentos

10 remedios naturales para aliviar los problemas de la dentición