Cómo reiniciar tu Xbox One

30/06/2022

Como propietario de una Xbox One, quieres asegurarte de que tu consola está en buen estado de funcionamiento y que puede manejar todos los juegos que quieres jugar.

Así que hazte un favor: tómate el tiempo necesario para conocer los posibles problemas de tu Xbox One y cómo se pueden solucionar. Esto no solo ayudará a prevenir fallos de funcionamiento, sino que también puede ahorrarte dinero a largo plazo.

En este artículo hablaremos de algunos problemas comunes de las consolas Xbox One junto con las formas en que puedes solucionarlos tú mismo u obtener ayuda de los agentes de soporte de Microsoft (si es necesario).

Contenido
  1. Acerca de Xbox One
  2. ¿Por qué se traba el Xbox One?
  3. Errores de actualización del sistema
  4. Puede que tengas demasiados juegos y aplicaciones instalados.
  5. Cómo reiniciar tu Xbox One
    1. La diferencia entre restablecimiento, restablecimiento completo y restablecimiento de fábrica
    2. ¿Necesita realizar un restablecimiento de fábrica?
    3. Cómo restablecer de fábrica Xbox One
    4. Restaurar Xbox One a la configuración de fábrica
  6. Restablecer la consola
  7. Cómo reiniciar tu Xbox One con una unidad USB
    1. En tu Xbox One:
    2. Conecte su unidad flash USB a un puerto USB en la Xbox One.
  8. Problemas con el disco duro
  9. Problemas de instalación
  10. Fallos de la controladora
  11. Tu Xbox puede estar teniendo problemas con la caché del sistema, que es el almacenamiento temporal.
    1. Para borrar este almacenamiento temporal, mantén pulsado el botón de encendido durante 10 segundos hasta que se apague por completo (no te preocupes, no se borrará ningún dato).
  12. Puede que tengas un problema con el disco duro.
  13. Reinicios aleatorios
    1. Qué lo causa:
    2. Este problema puede ocurrir cada pocos días o semanas, es completamente aleatorio.* ¿Qué hago si ocurre?
  14. Congelación o tartamudeo del Xbox One
  15. La refrigeración de tu Xbox One puede no ser la adecuada.
  16. Tu consola Xbox puede necesitar una actualización.
  17. Si tienes problemas con la congelación de tu Xbox One, hay varias soluciones que puedes probar y que podrían resolver el problema.
  18. Lo que necesitas para actualizar la memoria de tu Xbox One.
  19. Cómo actualizar la memoria de tu Xbox One.
  20. Debes entender la Xbox One que has comprado y cómo mantenerla.
  21. Cómo poner el viejo disco duro en la carcasa y hacer una copia de seguridad de los datos de la Xbox One.
  22. Actualizar la memoria de tu Xbox One es fácil con unas pocas herramientas y software.
  23. Conclusion
  24. Te Puede Interesar:

Acerca de Xbox One

Xbox One es una consola de videojuegos, un sistema de entretenimiento doméstico, un dispositivo multimedia y mucho más. Salió a la venta en noviembre de 2013 en Norteamérica y parte de Europa.

La Xbox One es la sucesora de la Xbox 360 y la tercera consola de la serie Xbox. Las consolas suelen venderse en tiendas minoristas como Best Buy o GameStop, pero también pueden comprarse en línea directamente en el sitio web de Microsoft u otros sitios web como Amazon

La Xbox One tiene muchas características que la diferencian de otras videoconsolas como la PlayStation 4 o la Nintendo Switch. Por ejemplo: Cuenta con WiFi integrado que permite acceder a los contenidos multimedia almacenados en el ordenador a través de redes WiFi (incluyendo películas en streaming).

También puede conectar hasta 8 mandos de forma inalámbrica para no tener que preocuparse por la pérdida de batería cuando se juega a juegos multijugador con amigos. Además, con el sensor Kinect integrado en cada consola, no es necesario un hardware aparte: ¡sólo tienes que encender tu televisor y empezar a jugar!

Foto Pixabay

restablecer de Fabrica tu Xbox One

¿Por qué se traba el Xbox One?

Si tienes problemas de congelación en tu Xbox One, puede ser una experiencia frustrante. La buena noticia es que hay varias cosas que puedes probar para solucionar el problema, y una de ellas puede estar justo delante de ti.

Errores de actualización del sistema

Las actualizaciones del sistema de Xbox One son esenciales para mantener tu consola al día. Las actualizaciones del sistema son necesarias para muchas funciones, entre ellas:

  1. Multijugador en Xbox Live
  2. DVR de juegos y estudio de carga
  3. Transmisión de juegos a través de Twitch, Mixer y YouTube Gaming

Las actualizaciones del sistema pueden descargarse automáticamente al encender la consola Xbox One, o manualmente desde el sitio web de Xbox Live. También puedes descargar una actualización del sistema desde el panel de control de tu consola yendo a Configuración > Todos los ajustes, y luego Sistema > Información y actualizaciones de la consola.

Puede que tengas demasiados juegos y aplicaciones instalados.

  1. Puede que tengas demasiados juegos y aplicaciones instalados.
  2. Borra algunos de los juegos y aplicaciones para liberar espacio.
  3. Mueve los juegos y las aplicaciones a un disco duro externo (si tienes uno).
  4. Mueve los juegos y aplicaciones a otra consola Xbox One que tenga más espacio de almacenamiento, si tienes una.

Cómo reiniciar tu Xbox One

Si su Xbox One está funcionando, intente restaurarlo a la configuración de fábrica

Hay algunas razones por las que quizás desee restablecer una Xbox One a la configuración de fábrica. Si el sistema está funcionando, al limpiar la pizarra puede volver a funcionar correctamente. Este es un tipo de solución de último recurso.

un restablecimiento completo de fábrica hará que pierda todos sus datos, y tendrá que descargar juegos y aplicaciones que haya comprado nuevamente, aunque este es un proceso bastante fácil.

La diferencia entre restablecimiento, restablecimiento completo y restablecimiento de fábrica

Antes de restablecer de fábrica su Xbox One, asegúrese de conocer los diferentes tipos de restablecimientos a los que se puede someter su consola:

Cuando apagas tu Xbox One normalmente, entra en un modo de bajo consumo, así que cuando lo vuelves a encender, eso es solo un reinicio regular o un reinicio suave. La consola nunca se apaga del todo.

Cuando tu Xbox One se apaga por completo y se vuelve a encender, eso se llama un restablecimiento completo. Es similar a lo que sucede cuando apaga una computadora y no se pierden datos.

Cuando los cambios que se han realizado en una Xbox One después de salir de la fábrica se invierten y la consola vuelve a un estado similar al de la primera vez que se envió, esto se denomina restablecimiento de fábrica.

Este proceso restaura la configuración de fábrica y elimina permanentemente todos tus juegos, datos guardados y otras configuraciones.

¿Necesita realizar un restablecimiento de fábrica?

Antes de restablecer totalmente una Xbox One, intente primero arreglos menos severos . Por ejemplo, si el sistema no responde, mantenga presionado el botón de encendido durante al menos 10 segundos.

Esto realizará un restablecimiento completo, que soluciona muchos problemas sin borrar realmente todos los datos de su sistema.

Si su Xbox One tiene un funcionamiento tan grave que no puede acceder al menú de configuración, o si no está enviando video a su televisor, desplácese hasta el final de este artículo para obtener instrucciones sobre cómo realizar un restablecimiento de fábrica con una Unidad flash USB .

La otra razón para restablecer de fábrica una Xbox One es eliminar toda su información personal, su gamertag y las aplicaciones y juegos descargados antes de intercambiar o vender una consola antigua.

Esto evita que alguien más tenga acceso a tus cosas.

No puede borrar Xbox One de forma remota en caso de que lo haya vendido o haya sido robado; sin embargo, puedes evitar que alguien acceda a tus cosas cambiando la contraseña de la cuenta de Microsoft que está vinculada a tu gamertag.

Cómo restablecer de fábrica Xbox One

Instrucciones básicas para restablecer de fábrica una Xbox One:

Presione el botón de inicio , o presione el botón d hacia la izquierda hasta que se abra el menú de inicio principal.

Seleccione el icono de engranaje para abrir el menú de configuració.

Vaya a Sistema Información de la consola .

Vaya a Restablecer consola Restablecer y elimine todo para un restablecimiento completo de fábrica.

El sistema se reiniciará inmediatamente después de seleccionar el método de reinicio. No hay mensaje de confirmación, así que proceda con cuidado.

La Xbox One se someterá a un restablecimiento completo, y el proceso se automatizará después de este punto. Deje el sistema solo, y la Xbox One se reiniciará y reiniciará por completo.

Para obtener instrucciones más detalladas sobre cómo restablecer una Xbox One, incluidos los pasos individuales y las pulsaciones de los botones, siga leyendo.

Restaurar Xbox One a la configuración de fábrica

El primer paso para reiniciar una Xbox One es abrir el menú principal. Esto se puede lograr de una de dos maneras:

Presiona el botón de inicio en tu control de Xbox One. Este es el botón iluminado con una estilizada que se ubica centralmente en la parte frontal del controlador, cerca de la parte superior.

Alternativamente, puede presionar el parachoques izquierdo hasta llegar a la pestaña de inicio, y luego presionar hacia la izquierda en el d-pad.

Abra el menú de configuración de Xbox One

El siguiente paso es abrir el menú de configuración.

Presione hacia abajo el d-pad hasta llegar al icono de engranaje .

Pulse el botón A para seleccionar el icono de engranaje .

Con todos los ajustes resaltados, presione el botón A nuevamente para abrir el menú de ajustes .

Acceda a la pantalla de información de la consola

El siguiente paso es acceder a la pantalla de información de la consola.

Presione hacia abajo el d-pad hasta que llegue a Sistema .

Presione el botón A para abrir el sistema de menú secundario.

Con la información de la consola resaltada, vuelva a presionar el botón A.

Restablecer la consola

Presione el d-pad hacia abajo para seleccionar la consola de reinicio .

Presione el botón A para seleccionar esta opción y avanzar al paso final.

Decidir el tipo de reinicio a realizar

Presiona a la izquierda en el d-pad para seleccionar la opción de restablecimiento que deseas.

Si desea dejar los datos de juegos y aplicaciones en su lugar, resalte Restablecer y mantener mis juegos y aplicaciones . A continuación, pulse el botón A.

Esta es la menos completa de las dos opciones, ya que solo restablece el firmware y la configuración de Xbox One sin tocar tus juegos y aplicaciones. Pruebe esto primero, ya que le permite evitar descargar todo de nuevo.

Para restablecer el sistema a los valores predeterminados de fábrica y eliminar todos los datos, resalte restablecer y elimine todo . A continuación, pulse el botón A Seleccione esta opción si está vendiendo la consola.

No hay pantalla de confirmación o aviso. Cuando presiona el botón A con una opción de restablecimiento resaltada, el sistema se restablecerá inmediatamente.

Cómo reiniciar tu Xbox One con una unidad USB

Este método restablece automáticamente la Xbox y elimina todos los datos. No hay opción de retener nada.

Usando una computadora de escritorio o portátil:

Conecte una unidad flash USB a su computadora.

Descarga este archivo desde Microsoft .

Haga clic derecho en el archivo y seleccione extraer todo .

Copie el archivo llamado $ SystemUpdate del archivo zip en la unidad flash.

Retire la unidad flash.

En tu Xbox One:

Desconecte el cable Ethernet si está conectado.

Apaga la Xbox One y desconéctala.

Deje el sistema apagado por al menos 30 segundos.

Vuelva a conectar el sistema a la alimentación.

Conecte su unidad flash USB a un puerto USB en la Xbox One.

Mantenga presionado el botón Vincular y el botón Expulsar , luego presione el botón de Encendido Bind se encuentra en el lado izquierdo de la consola para la Xbox One original y debajo del botón de encendido de la Xbox One S. El botón de expulsióestá al lado de la unidad de disco en la parte frontal de la consola.

Mantenga presionados los botones Vincular Expulsar entre 10 y 15 segundos, o hasta que escuche el sonido de encendido del sistema dos veces seguidas. El proceso ha fallado si no escucha el sonido de encendido o si escucha el sonido de apagado.

Suelte los botones Bind and Eject después de escuchar el segundo sonido de encendido.

Espera a que la consola se reinicie. Retire la unidad USB.

La consola debe someterse a un restablecimiento completo, que puede tardar varios minutos en completarse. Cuando eso termine, debe restaurarse a la configuración de fábrica.

Problemas con el disco duro

  1. Problemas con el disco duro. Si tienes problemas con el disco duro de tu Xbox One, es posible que el propio disco duro esté defectuoso o dañado. También es posible que tu consola tenga un problema con la fuente de alimentación o el cable de datos.
  2. Versiones de firmware incompatibles: Si estás utilizando una versión de Windows 10 más reciente que la que admite tu Xbox One, el sistema operativo no funcionará correctamente. Verás el siguiente mensaje de error: "La versión de firmware actual de tu sistema no coincide con esta consola".

Problemas de instalación

Los problemas de instalación son uno de los fallos más comunes de Xbox One, y pueden variar en gravedad. Los problemas de instalación pueden ser causados por varios factores. Por ejemplo, si tu disco de juego está sucio o rayado, puede que no funcione correctamente cuando intentes instalarlo.

O tal vez estés utilizando un disco de juego antiguo que no es compatible con las nuevas funciones de Madden NFL 19, lo que también podría causar problemas de instalación.

Por suerte, hay varias formas de solucionar este problema. Si tu Xbox One acaba de empezar a tener problemas de instalación tras una actualización reciente o de software, prueba a reiniciar el dispositivo antes de intentar cualquier otra cosa (esto ayudará a garantizar que se hayan instalado todas las actualizaciones necesarias).

Si eso no funciona y el problema continúa después de varios reinicios (o si el error de instalación sigue ocurriendo), intenta reinstalar tu juego desde cero siguiendo estas instrucciones:

Fallos de la controladora

Los fallos de los mandos son una avería común de la Xbox One. Si tu mando no funciona, puedes probar los siguientes pasos para solucionarlo:

  1. Comprueba el nivel de las pilas manteniendo pulsado el botón de guía y presionando X (el botón de guía se encuentra en la parte superior de tu mando).
  2. Asegúrate de que las pilas de tu mando no están agotadas o bajas. Puedes hacerlo sacando una pila cada vez, lo que te permitirá comprobar cada una de ellas individualmente. Si una de ellas parece estar más gastada que otra, sustitúyela por una pila AA nueva y vuelve a probarla.

Tu Xbox puede estar teniendo problemas con la caché del sistema, que es el almacenamiento temporal.

El primer paso para solucionar tu problema es mirar la caché del sistema, que es el almacenamiento temporal de la consola Xbox.

La caché del sistema permite cargar rápidamente el contenido de la actividad anterior en el dispositivo y, por tanto, puede ayudar a resolver problemas relacionados con la velocidad o la capacidad de respuesta de la consola.

Si recientemente has tenido un problema de congelación de un juego y estás experimentando velocidades más lentas de lo habitual al cargar juegos y aplicaciones, esto podría estar causado por un problema con la caché del sistema de la Xbox.

Para borrar este almacenamiento temporal, mantén pulsado el botón de encendido durante 10 segundos hasta que se apague por completo (no te preocupes, no se borrará ningún dato).

Una vez que hayas completado estos pasos, vuelve a encender tu consola de forma normal mientras mantienes pulsado ese mismo botón hasta que se inicie por completo (esto puede tardar unos minutos).

Borrar ambas cachés no afectará a ninguno de tus juegos o aplicaciones, pero puede provocar algunos cambios menores en la configuración, como la resolución de la pantalla o los niveles de volumen.

Sin embargo, esos cambios pueden restablecerse fácilmente después de reiniciar de nuevo yendo a Configuración > Sistema > Configuración de la consola > Pantalla y sonido > Opciones de pantalla > Resolución

Puede que tengas un problema con el disco duro.

  • Asegúrese de que el disco duro está formateado correctamente.
  • Intente sustituir el disco duro.
  • Si tienes una gran biblioteca de juegos y aplicaciones, puede tardar mucho en cargarse en algunos juegos. Es posible que quieras mover tu contenido a un dispositivo de almacenamiento externo (como un disco duro externo).

Reinicios aleatorios

Qué lo causa:

Este problema suele ocurrir cuando la Xbox One está encendida o en modo de espera y no es reconocida por el televisor.

Si has probado todos los pasos de solución de problemas anteriores pero sigues sin conseguir que la consola funcione, comprueba primero que el cable de alimentación está conectado correctamente al televisor y a la Xbox One S. Si eso no resuelve el problema, prueba a desconectar ambos dispositivos durante unos minutos y a volver a conectarlos.* ¿Con qué frecuencia ocurre?

Este problema puede ocurrir cada pocos días o semanas, es completamente aleatorio.* ¿Qué hago si ocurre?

La mejor manera de solucionar este problema es simplemente reiniciando la consola pulsando en su panel frontal hasta que suenen dos pitidos con cinco segundos de diferencia (esto se indicará con una luz blanca en lugar de verde).

Una vez que escuche dos pitidos al presionar el panel frontal, presione el botón A rápidamente dos veces (debería escuchar dos pitidos más) antes de soltar el botón A; después de soltar el botón A presione el botón B una vez y luego el botón C dos veces (debería escuchar dos pitidos más), luego suelte el botón C.

Finalmente presione el botón A rápidamente una vez más así como el botón X una vez seguido por el botón Y una vez más y por último el botón B una vez más, lo que debería desencadenar tres pitidos cortos adicionales indicando el éxito.

Congelación o tartamudeo del Xbox One

Congelación o tartamudeo. Esta es la avería más común de la Xbox One, y puede ocurrir por una variedad de razones. La consola puede congelarse después de instalar una actualización o un juego, lo que se soluciona fácilmente reiniciando el sistema.

Si este problema persiste, prueba a limpiar el disco duro con un paño suave y una solución como el alcohol de quemar (un proceso que algunos llaman "mantenimiento del disco"). Si esto tampoco funciona, puedes ponerte en contacto con el servicio de atención al cliente de Microsoft, ya que podrán ayudarte a averiguar qué es lo que está fallando en tu consola.

La refrigeración de tu Xbox One puede no ser la adecuada.

Si tu Xbox One se congela, lo primero que debes comprobar es si se está sobrecalentando. Asegúrate de que:

  • Las rejillas de ventilación estén libres de polvo, ya que esto puede impedir el flujo de aire y provocar un sobrecalentamiento.
  • La consola no está en un espacio cerrado, como un armario o un centro de entretenimiento.
  • No está cerca de otros dispositivos que produzcan calor (como una lámpara o un televisor) que puedan afectar a la temperatura de la consola.

Si estas cosas no parecen ser la causa de los problemas de tu consola, entonces podría ser el momento de reemplazar algunas piezas.

Tu consola Xbox puede necesitar una actualización.

Si has tenido problemas de congelación de tu Xbox, prueba a comprobar si hay actualizaciones.

  • En tu consola Xbox, ve a la pantalla de inicio y, a continuación, selecciona Configuración > Todos los ajustes > Sistema > Información y actualizaciones de la consola (o simplemente di "Buscar actualizaciones" para utilizar los comandos de voz).
  • Si hay una actualización disponible, selecciona Actualizar ahora.
  • Sigue las instrucciones en pantalla que aparezcan hasta que la actualización se haya completado y tu consola se reinicie automáticamente una vez más

Si tienes problemas con la congelación de tu Xbox One, hay varias soluciones que puedes probar y que podrían resolver el problema.

Si tienes problemas con la congelación de tu Xbox One, hay varias soluciones que puedes probar y que podrían resolver el problema.

Intenta instalar la última actualización del sistema: Si tu consola no está actualizada, podría estar causando problemas.

Los últimos juegos requieren mucha memoria y capacidad de procesamiento de tu sistema, así que asegúrate de actualizarlo regularmente o intenta eliminar algunos juegos y aplicaciones de tu consola si ya no funcionan correctamente.

Quita algunos juegos y aplicaciones: Si te estás quedando sin espacio en el disco duro, esto también puede causar problemas. Es posible que necesites más espacio o quizás sólo menos aplicaciones instaladas en general, así que intenta eliminar algunas cosas de la Xbox One hasta que las cosas empiecen a funcionar mejor.

Reemplaza el disco duro: Si nada más funciona, entonces es hora de que nosotros, en XBOX ONE FREEZE NOT WORKING HARDWARE FIXES LTD (UK) LIMITED, nos ocupemos de ello por ti.

Lo que necesitas para actualizar la memoria de tu Xbox One.

Puedes utilizar un disco duro para aumentar el almacenamiento de tu consola. Si estás usando un disco duro de 500 GB, deberías poder añadir al menos otros 2 TB.

Una unidad flash USB es otra opción para ampliar las capacidades de almacenamiento de tu Xbox One. Las unidades flash vienen en tamaños que van desde 8 GB a 128 GB, por lo que es fácil encontrar una que se ajuste a tus necesidades. Sólo tienes que asegurarte de que la unidad flash es compatible con USB 3.0 y tiene su propia fuente de alimentación (a través de un adaptador de CA o un puerto USB).

Cómo actualizar la memoria de tu Xbox One.

  • En primer lugar, tendrás que abrir tu Xbox One.
  • A continuación, tendrás que quitar los tornillos de cada lado con un destornillador Phillips. A continuación, levantarás la cubierta y desconectarás todos los cables conectados debajo de ella.
  • Después, retira los tornillos que sujetan el disco duro y deslízalo fuera de su ranura para sustituirlo por uno nuevo. Puedes utilizar una unidad flash USB en su lugar si quieres, aunque esto puede ser más lento que utilizar un disco duro real porque no requieren tanta energía como los discos duros normales (y suelen ser más baratos).

Debes entender la Xbox One que has comprado y cómo mantenerla.

Aunque tu Xbox One sea nueva, no es un producto que quieras usar durante el resto de su vida y luego tirar. Tienes que vigilar el sistema y entender cómo funciona para sacarle el máximo partido.

Cómo poner el viejo disco duro en la carcasa y hacer una copia de seguridad de los datos de la Xbox One.

  1. Haz una copia de seguridad de los datos de tu Xbox One.
  2. Coloca el disco duro antiguo en la caja que recibiste de Microsoft y vuelve a colocarlo en tu Xbox One.
  3. Pon el nuevo disco duro en su caja y colócalo en tu Xbox One.
  4. Conecta la carcasa a un puerto USB de tu consola conectando un extremo a un puerto USB vacío en cualquier lado de tu consola, y luego conectando el otro extremo al puerto en la parte trasera de la carcasa. Oirás un tono cuando el dispositivo esté conectado correctamente a la consola; espera hasta que esto ocurra antes de proceder al siguiente paso.
  5. Enciende la consola pulsando el botón de disparo izquierdo mientras mantienes pulsado el botón de disparo derecho (en el mando) o el botón de encendido (en la consola).

Actualizar la memoria de tu Xbox One es fácil con unas pocas herramientas y software.

Si quieres actualizar el disco duro de tu Xbox One, el proceso es bastante sencillo. Necesitarás algunas herramientas y software. En primer lugar, necesitarás un nuevo disco duro (o varios).

Puedes encontrarlos en cualquier tienda de electrónica por unos 100 dólares cada uno. Asegúrate de que es compatible con tu modelo de Xbox One antes de comprarlo.

A continuación, hazte con un destornillador: también necesitarás espacio en el escritorio de tu ordenador para colocar todos estos archivos.

Por último, hazte con un disco duro externo en el que quepan todos esos nuevos juegos tuyos (y quizá también algunas películas). Debe ser compatible con USB 3 y tener un tamaño mínimo de 500 GB para que no se llene demasiado rápido.

Ahora ya sabes cómo actualizar la memoria de tu Xbox One y hacerla funcionar más rápido. Si quieres saber más sobre cómo actualizar tu Xbox One, consulta nuestros otros artículos sobre cómo hacerlo aquí en nuestro blog. Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender lo fácil que es actualizar la memoria de tu Xbox One para que puedas jugar a los juegos con el mejor rendimiento posible.

Conclusion

Hay muchos tipos de fallos en la Xbox One, y estos son los más comunes que puedes encontrar si tu consola no funciona correctamente.

Si tienes una, sería conveniente que estuvieras atento a cualquiera de estos problemas para poder identificarlos rápidamente antes de que empeoren o incluso causen daños en otras partes del sistema.

Si tu Xbox One se congela, puede que sea el momento de probar algunas de las soluciones anteriores. Con suerte, una de ellas resolverá tu problema y hará que tu sistema vuelva a funcionar.

Si no es así, entonces puedes considerar contactar con el Soporte de Xbox directamente por teléfono o chat para que puedan ayudar a solucionar este problema contigo personalmente.

Te Puede Interesar:

¿Qué es un modo de escena?

-Cómo limpiar tu cámara digital

_Cómo aparecer sin conexión en Xbox One

Cómo hacer una tarjeta de San Valentín en línea

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo reiniciar tu Xbox One puedes visitar la categoría Tecnología.

Go up

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo con ello. Puedes también dar clic en “Aceptar”, para consentir Más