La convulsión epiléptica.

La crisis epiléptica

La epilepsia es una enfermedad neurológica que provoca una actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Afecta principalmente a los niños, los adolescentes y los ancianos en diversos grados. Las causas son en algunos casos genéticas, pero en la mayoría de los casos no se identifican.

convulsión epiléptica
Foto Pixabay

Definición de Epilepsia

La epilepsia se caracteriza por un aumento repentino de la actividad eléctrica en el cerebro, lo que causa una interrupción temporal de la comunicación entre las neuronas.

Normalmente es de corta duración. Pueden ocurrir en un área específica del cerebro o en el cerebro en su conjunto.

Estos impulsos nerviosos anormales pueden medirse durante un electroencefalograma (EEG), un examen que registra la actividad cerebral.

El ataque epiléptico: entender todo en 2 min.

Contrariamente a la creencia popular, los ataques epilépticos no siempre van acompañados de movimientos bruscos o convulsiones.

Pueden ser menos espectaculares. Se manifiestan por sensaciones inusuales (como alucinaciones olfativas o auditivas, etc.) con o sin pérdida de conciencia, y por diversas manifestaciones, como la mirada fija o gestos repetitivos involuntarios.

Hecho importante: las convulsiones tienen que ocurrir de nuevo para que sea epilepsia. Así que, haber tenido un ataque en tu vida no significa que tengas epilepsia. 

Se necesitan al menos dos para ser diagnosticado con epilepsia.

Una crisis epiléptica puede producirse en varias circunstancias: una lesión en la cabeza, meningitis, un derrame cerebral, una sobredosis de drogas, abstinencia de drogas, etc.

No es raro que los niños pequeños tengan convulsiones durante un brote de fiebre.

Estas se llaman convulsiones febriles y generalmente se detienen alrededor de los 5 o 6 años de edad. Esta no es una forma de epilepsia. Cuando se producen tales convulsiones, sigue siendo importante ver a un médico.

Causas

En alrededor del 60% de los casos, los médicos no pueden determinar la causa exacta de las convulsiones.

Se supone que alrededor del 10% al 15% de todos los casos tienen un componente hereditario, ya que la epilepsia parece ser más común en algunas familias.

Los investigadores han relacionado ciertos tipos de epilepsia con el mal funcionamiento de varios genes. Para la mayoría de las personas con epilepsia, los genes son sólo una parte de la causa de la epilepsia.

Algunos genes pueden hacer que una persona sea más sensible a las condiciones ambientales que desencadenan las convulsiones.

En raras ocasiones, la epilepsia puede ser causada por un tumor cerebral, las secuelas de un derrame cerebral u otro traumatismo en el cerebro.

Esto se debe a que se puede formar una cicatriz en la corteza cerebral, por ejemplo, y afectar la actividad de las neuronas.

Es importante señalar que pueden transcurrir varios años entre el accidente y la aparición de la epilepsia. Y recuerde que para que se produzca la epilepsia, las convulsiones deben ocurrir repetidamente, no sólo una vez.

El derrame cerebral es la principal causa de epilepsia en adultos mayores de 35 años.

Enfermedades infecciosas. Las enfermedades infecciosas, como la meningitis, el SIDA y la encefalitis viral, pueden causar epilepsia.

Lesión prenatal. Antes de nacer, los bebés son susceptibles de sufrir daños cerebrales que pueden ser causados por varios factores, como la infección en la madre, la mala nutrición o el suministro deficiente de oxígeno.

Estas lesiones cerebrales pueden llevar a la epilepsia o a la parálisis cerebral.

Trastornos del desarrollo. La epilepsia a veces puede estar asociada con trastornos del desarrollo como el autismo y la neurofibromatosis.

¿Quién está herido?

En América del Norte, alrededor de 1 de cada 100 personas sufren de epilepsia.

Entre las enfermedades neurológicas, es la más común, después de la migraña. Hasta el 10% de la población mundial puede tener una sola convulsión en algún momento de su vida.

Aunque puede ocurrir a cualquier edad, la epilepsia suele aparecer durante la infancia o la adolescencia, o después de los 65 años.

En los ancianos, el aumento de la incidencia de problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares aumenta el riesgo.

Tipos de crisis

Hay dos tipos principales de ataques epilépticos:

  • Convulsiones parciales, limitadas a un área específica del cerebro; el paciente puede estar consciente durante la convulsión (convulsión parcial simple) o la conciencia puede estar afectada (convulsión parcial compleja). En este último caso, el paciente no suele recordar las convulsiones.
  • convulsiones generalizadas, que se extienden a todas las áreas del cerebro. El paciente pierde la conciencia durante la convulsión.

A veces una convulsión, al principio parcial, se extiende a todo el cerebro y así se generaliza. El tipo de sensación que se siente durante una convulsión le da al médico una indicación de dónde proviene (lóbulo frontal, lóbulo temporal, etc.).

Las convulsiones pueden ser causadas por:

  • Idiopático. Eso significa que no hay causa aparente.
  • Sintomático. Eso significa que el doctor conoce la causa. También puede sospechar una causa, pero no identificarla.

Hay tres descripciones de las convulsiones, dependiendo de la parte del cerebro donde comenzó la actividad epiléptica:

Crisis parciales

Se limitan a una pequeña área del cerebro.

Crisis parciales simples (antes llamadas «crisis focales»). Estas convulsiones suelen durar unos minutos. Durante una simple convulsión parcial, el individuo permanece consciente.

Los síntomas dependen del área del cerebro afectada. La persona puede experimentar hormigueo, una tensión incontrolable en una parte del cuerpo, alucinaciones de olor, vista o gusto, o una emoción inexplicable.

Los síntomas de las convulsiones parciales simples pueden confundirse con otros trastornos neurológicos, como la migraña, la narcolepsia o las enfermedades mentales.

Se necesitan exámenes y pruebas exhaustivos para distinguir la epilepsia de otros trastornos.

Convulsiones parciales complejas (antes llamadas «crisis psicomotoras»). Durante una convulsión parcial compleja, el individuo está en un estado de conciencia alterado.

No responde a los estímulos y su mirada está fija. Pueden tener automatismos, es decir, pueden realizar acciones repetitivas involuntarias como tirar de la ropa, chasquear los dientes, etc.

Una vez que la convulsión termine, tendrá poco o ningún recuerdo de lo que pasó. Puede estar confundido o quedarse dormido.

Crisis generalizadas

Este tipo de ataque involucra a todo el cerebro.

Ausencias generalizadas. Esto es lo que una vez se llamó el «pequeño mal». Los primeros ataques de este tipo de epilepsia suelen producirse durante la infancia, entre los 5 y los 10 años.

Duran unos segundos y pueden ir acompañados de un breve aleteo de los párpados. La persona pierde el contacto con su entorno, pero conserva el tono muscular. Más del 90% de los niños con convulsiones epilépticas entran en remisión a los 12 años.

Convulsiones tónico-clónicas. Solían llamarse «grand mal». Estos son los tipos de convulsiones que se asocian generalmente con la epilepsia debido a su espectacular apariencia.

La convulsión suele durar menos de 2 minutos. Son convulsiones generalizadas que ocurren en 2 fases: tónica y luego clónica. –
Durante la fase tónica, la persona puede tener un grito y luego desmayarse.

Después, el cuerpo se endurece y la mandíbula se aprieta.

Esta fase suele durar menos de 30 segundos. Luego, en la fase clónica, la persona entra en convulsiones (sacudidas musculares incontrolables y espasmódicas).

La respiración, que se bloquea al principio de la convulsión, puede volverse muy irregular. Esto suele durar menos de un minuto.
Una vez que la convulsión termina, los músculos se relajan, incluyendo los de la vejiga y los intestinos.

Después, la persona puede estar confundida, desorientada, tener dolores de cabeza y querer dormir. Estos efectos pueden durar desde 20 minutos hasta varias horas. Los dolores musculares a veces persisten durante unos días.

Convulsiones mioclónicas. Más raramente, se manifiestan por sacudidas repentinas de los brazos y las piernas.

Este tipo de convulsión dura de uno a unos pocos segundos, dependiendo de si se trata de un solo temblor o de una serie de temblores. Por lo general no causan confusión.

Convulsiones atónicas. Durante estos ataques poco comunes, la persona se desploma repentinamente debido a una pérdida repentina de tono muscular. Después de unos segundos, la persona recupera la conciencia.

Él o ella es capaz de levantarse y caminar.

Posibles consecuencias

Las convulsiones pueden provocar lesiones físicas si la persona pierde el control de sus movimientos.

Los individuos con epilepsia también pueden sufrir importantes repercusiones psicológicas causadas por la imprevisibilidad de las convulsiones, los prejuicios, las reacciones adversas a los medicamentos, etc.

Las crisis prolongadas o las que no terminan en un retorno a la normalidad deben ser tratadas con urgencia. Pueden causar importantes secuelas neurológicas a cualquier edad.

Durante una convulsión prolongada, ciertas áreas del cerebro carecen de oxígeno.

Además, puede producirse un daño a las neuronas debido a la liberación de sustancias excitantes y catecolaminas asociadas con el estrés agudo.

Algunas convulsiones pueden ser incluso mortales. El fenómeno es raro y desconocido. Se llama «muerte súbita e inesperada en la epilepsia» (SUDEP).

Se cree que una convulsión puede alterar los latidos del corazón o dejar de respirar. Se cree que el riesgo es mayor en las personas con epilepsia cuyos ataques no se tratan bien.

Tener una crisis en ciertos momentos puede ser peligroso para uno mismo o para los demás.

Caída. Si te caes durante una convulsión, podrías lesionarte la cabeza o romperte un hueso.

Ahogándose. Si usted tiene epilepsia, tiene de 15 a 19 veces más probabilidades de ahogarse al nadar o en la bañera que el resto de la población debido al riesgo de sufrir un ataque en el agua.

Accidentes de coche. Una convulsión que resulte en la pérdida de la conciencia o el control puede ser peligrosa si está conduciendo un auto. Algunos países imponen restricciones a la concesión de licencias relacionadas con su capacidad para controlar sus incautaciones.

Problemas de salud emocional.

Las personas con epilepsia tienen más probabilidades de tener problemas psicológicos, en particular depresión, ansiedad y, en algunos casos, comportamiento suicida.

Los problemas pueden ser el resultado de dificultades relacionadas con la propia enfermedad, así como de los efectos secundarios de la medicación.

Una mujer con epilepsia que esté planeando un embarazo debe tomar precauciones especiales.

Debería consultar a un médico al menos 3 meses antes de la concepción.

Por ejemplo, el médico puede ajustar la medicación debido al riesgo de defectos de nacimiento de ciertos medicamentos antiepilépticos.

Además, muchos medicamentos antiepilépticos no se metabolizan de la misma manera durante el embarazo, por lo que la dosis puede cambiar. Cabe señalar que las propias convulsiones pueden poner en peligro al feto al privarlo temporalmente de oxígeno.

Consideraciones prácticas

En general, si la persona está bien cuidada, puede llevar una vida normal con ciertas restricciones. Por ejemplo, al comienzo del tratamiento se puede prohibir la conducción y el uso de equipo técnico o maquinaria en el curso del empleo.

Si la persona con epilepsia no ha tenido un ataque durante cierto tiempo, el médico puede reevaluar su situación y expedir un certificado médico que ponga fin a estas prohibiciones.

Epilepsia Canadá recuerda a los epilépticos que los epilépticos tienen menos convulsiones cuando llevan una vida activa. «Esto significa que se les debe animar a buscar trabajo», dice el sitio web.

Evolución a largo plazo

La epilepsia puede durar toda la vida, pero algunas personas con epilepsia eventualmente dejarán de tener convulsiones. Los expertos estiman que alrededor del 60% de las personas no tratadas no tienen más convulsiones durante 24 meses después de su primera convulsión.

El hecho de haber tenido las primeras convulsiones a una edad temprana parece promover la remisión. Alrededor del 70% entra en remisión durante 5 años (sin convulsiones durante 5 años).

Entre el 20 y el 30 por ciento desarrollan epilepsia crónica (epilepsia a largo plazo).

Para el 70% u 80% de las personas con enfermedades persistentes, la medicación tiene éxito en la eliminación de las convulsiones.

Investigadores británicos han informado que la muerte es 11 veces más común en personas con epilepsia que en el resto de la población.

Los autores agregaron que el riesgo es aún mayor si una persona con epilepsia también tiene una enfermedad mental.

Los suicidios, los accidentes y las agresiones representaron el 16% de las muertes tempranas; a la mayoría se le había diagnosticado un trastorno mental.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Gingivitis : síntomas, causas y tratamiento

Fibrosis quística : síntomas, causas y tratamiento

Estreñimiento crónico u ocasional

¿Dónde encontrar la Arginina en la comida?