Cromo – Beneficios, origen, virtudes, fuentes de alimentación, dosis

Cromo

Este oligoelemento de la familia de los metales tiene un papel fisiológico importante en el buen funcionamiento del cuerpo. Descubramos las muchas funciones de este mineral poco conocido…

El cromo, simbolizado por el Cr en la tabla periódica de alimentos, forma parte de los metales de transición.

Beneficios del Cromo
Photo by Rusiru Bhagya from Pexels

El nombre cromo viene del latín chroma que significa «color», porque los compuestos de cromo son muy coloridos.

Aunque el cromo se ha utilizado durante miles de años, no fue hasta 1790 que fue aislado y estudiado por Nicolás Louis Vauquelin. Luego, los científicos tardarían casi siglos en interesarse por los efectos de este oligoelemento en el cuerpo.

En 1955, los doctores Mertz y Schwarz descubrieron que el cromo forma parte del GTF (Factor de Tolerancia a la Glucosa), es decir, de los diversos factores de potenciación de la insulina.

Así es como se destaca el papel del cromo en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre.

Sólo se almacenan cantidades muy pequeñas de cromo en el cuerpo humano. De hecho, sólo 6 mg en total se encuentran en la piel, los riñones y el cerebro.

Hay dos tipos de cromo, el cromo 3 (Cr3+), también conocido como picolinato de cromo, y el cromo 6, que es particularmente oxidante y tóxico para los seres humanos.

Fuentes de alimentación

El cromo está presente en casi todos los alimentos, pero en cantidades muy pequeñas. Sin embargo, algunos alimentos contienen más cromo.

Los alimentos más ricos en cromo son..: levadura de cerveza (128 µg/100g), mariscos y especialmente mejillones (128 µg/100g) y ostras (57 µg/100g), semillas oleaginosas como las nueces de Brasil (100 µg/100g).

Igualmente los hígados de animales como el hígado de ternera y el hígado de aves de corral, yema de huevo, ajo seco (60 µg/100g), productos de grano entero, patatas y ciertas frutas y verduras como el brócoli (18,3 µg/100g) o los plátanos (1 µg/100g).

Beneficios y virtudes del Cromo

La acción del cromo sobre el metabolismo de los carbohidratos como cofactor de la insulina, por un lado, y sobre el metabolismo de los lípidos, por otro, le da al cromo varias indicaciones terapéuticas.

Regulador de la glucosa en sangre

El cromo tiene la capacidad de unirse a la insulina, facilitar su transporte a los receptores y promover su unión.

Dado que la insulina es una hormona hipoglucémica, es decir, la que reduce los niveles de azúcar en la sangre tras una dieta, el cromo es, por tanto, esencial para normalizar los niveles de glucosa en la sangre y prevenir la diabetes de tipo 21 .

Estimula el metabolismo…

La resistencia a la insulina acentúa la tendencia a acumular grasa, ya que esta hormona promueve la lipogénesis (construcción de tejido graso).

Por otro lado, el cromo tiende a aumentar la masa magra, es decir, el músculo, que es el principal consumidor de calorías. Cuanto más músculo tienes, más alto es tu metabolismo y más calorías quemas, incluso en reposo.

Reducir los antojos

Al facilitar la unión de la insulina a los receptores y aumentar su eficiencia, el cromo permite un mejor uso de la glucosa en la sangre por parte de las células del cuerpo.

Por lo tanto, tiende a frenar los intempestivos antojos de azúcar, que causan antojos y aumento de peso.

Prevenir las enfermedades cardiovasculares

El cromo limita la lipogénesis (la producción de tejido graso), reduce el colesterol total y aumenta el colesterol «bueno» (colesterol HDL).

Por lo tanto, es probable que una deficiencia de cromo aumente las grasas malas en la sangre, que son responsables de la formación de placas de ateroma en los vasos sanguíneos.

Estas famosas placas son responsables de la obstrucción de las arterias, la principal causa de enfermedades cardiovasculares y accidentes vasculares.

Dosis del Cromo

La Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria de Francia (ANSES) recomienda una ingesta diaria de entre 25 y 70 µg de cromo según el grupo de edad, siendo las exigencias más altas para las mujeres embarazadas y lactantes y las más bajas para los niños pequeños.

La deficiencia de cromo se manifiesta por antojos de azúcar y a veces por signos de hipoglucemia. Para evitar estos síntomas, sería eficaz un suplemento de unos 25 µg de cromo al día.

Para regular los niveles de glucosa en sangre en la diabetes de aparición temprana o en la prediabetes, puede ser necesaria una dosis más alta (100 a 200 µg de cromo).

Efectos secundarios y contraindicaciones del Cromo

Los suplementos de cromo no se recomiendan para las personas con problemas hepáticos o insuficiencia renal.

Cabe señalar también que la vitamina C aumenta la tasa de absorción de cromo, mientras que el zinc la disminuye.


No hay riesgo de sobredosis de cromo en la dieta, por lo que no hay que respetar la dosis máxima.

Por otro lado, cierto cromo industrial podría ser cancerígeno, por lo que es preferible no superar la dosis de 120 µg por día.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Ácido Hialurónico – Beneficios, Advertencia, Peligro, Efectos Secundarios

Krill (Aceite) – Beneficios, Posología, Virtudes, Origen

Vitamina B12 : Propiedades y Beneficios

Griffonia, las semillas del bienestar mental