Elizabeth Cady Stanton primera feminista, activista de derechos civiles

Elizabeth Cady Stanton

Elizabeth Cady Stanton (1815-1902) – primera feminista, activista de derechos civiles y defensora de los derechos de la mujer.

Elizabeth Cady Stanton fue una figura influyente en el movimiento de derechos civiles del siglo XIX. Stanton abogó por el fin de la esclavitud y la igualdad de derechos para las mujeres y los estadounidenses negros.Elizabeth Cady Stanton

Después de la guerra civil estadounidense, Stanton se centró cada vez más en el tema del sufragio femenino y los asuntos feministas.

Era una firme defensora del movimiento de la Templanza y también criticaba al cristianismo organizado por relegar el papel de la mujer.

Escribió influyentes panfletos y libros, entre ellos: Declaración de Sentimientos y Resoluciones (1848) Una Petición para el Sufragio Universal (1866) Historia del Sufragio de la Mujer (1881-1922) La Biblia de la Mujer (1895-1898) Es considerada por muchos como una de las fundadoras clave del movimiento por los derechos de la mujer en los Estados Unidos.

Primeros años Elizabeth Cady Stanton

Elizabeth nació en Nueva York el 12 de noviembre de 1815. Su padre, Daniel Cady, era un abogado prominente y llegó a ser juez del Tribunal Supremo de Nueva York.

Elizabeth obtuvo una amplia exposición a la biblioteca de derecho de su padre y compartió su interés en la ley.

A diferencia de muchas niñas de su edad, Isabel recibió una educación amplia, lo que le permitió comprender los prejuicios que discriminaban a las mujeres y a los negros. Completó su educación en el Seminario Femenino de Troy en Nueva York.

El activismo temprano

A pesar de que ya tenía puntos de vista feministas y abolicionistas, su primer activismo político fue dentro del movimiento de la Templanza. Fue aquí donde conoció a Henry Brewster Stanton, periodista y abolicionista activo.

Se casaron en 1840 y juntos tuvieron seis hijos. Su matrimonio fue duradero, a pesar de que no estaban de acuerdo en la cuestión del sufragio femenino.

Su matrimonio con Henry llevó a Elizabeth a los principales círculos intelectuales y abolicionistas de Boston. Vino a conocer a destacados activistas contra la esclavitud, como Frederick Douglass, Louisa May Alcott y Ralph Waldo Emerson.

En 1847, los Stanton se mudaron de Boston a Seneca Falls en Nueva York. Aquí Stanton tenía menos compañía intelectual y, durante un tiempo, se sintió insatisfecha con su papel dominante de madre y criando a sus hijos.

Sin embargo, motivada por las cuestiones políticas de la igualdad, utilizó su dinamismo y energía para organizar a mujeres de ideas afines en un nuevo grupo de derechos de la mujer.

El movimiento por los derechos de las mujeres

En 1848, Elizabeth se unió a Lucretia Mott y a otras 300 mujeres para organizar la primera convención de los derechos de la mujer en Seneca Falls.

Fue en esta conferencia que Elizabeth redactó y publicó su”Declaración de Sentimientos” que declaraba la igualdad esencial de mujeres y hombres. Basándose en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, pidió el sufragio universal de las mujeres y la extensión de la igualdad de derechos.

“Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre ellos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para asegurar estos derechos se instituyen gobiernos, que derivan sus justos poderes del consentimiento de los gobernados”. Declaración de Sentimientos (1848)

Esta conferencia de 1848, es vista como un evento muy significativo en la creación del movimiento moderno de los derechos de la mujer en América.

Elizabeth Cady Stanton se convirtió en una de las principales figuras y portavoz del movimiento y su actividad la puso en contacto con mujeres similares, como Susan B. Anthony. Stanton a menudo escribía discursos para Susan B. Anthony, y compartieron una estrecha amistad durante más de 50 años.

Después de la guerra civil, Stanton se sintió desilusionado por muchos en el movimiento de derechos civiles que estaban dispuestos a promover el sufragio universal para los hombres blancos y negros – en precedencia sobre los derechos de las mujeres.

A Stanton le pareció inaceptable que los derechos de los hombres negros se produjeran a expensas de la supresión del apoyo al sufragio femenino. Después de este punto, aunque Stanton sigue siendo un defensor de los derechos civiles, Stanton se centró cada vez más en los asuntos de la mujer.

En 1866, con otras sufragistas, redactó la”Petición por el sufragio universal”, que exigía que la votación se realizara sin tener en cuenta el sexo o la raza. Fue presentado al Congreso de los Estados Unidos por Thaddeus Stevens, un congresista republicano.

Sin embargo, las enmiendas 14 y 15 se aprobaron sin indicar que las mujeres tendrían derecho a voto. Sin embargo, el documento proporcionó una plataforma importante para el movimiento por los derechos de las mujeres en las próximas décadas.

Las abajo firmantes, Mujeres de los Estados Unidos, solicitan respetuosamente una enmienda de la Constitución que prohíba a los distintos Estados privar de derechos a cualquiera de sus ciudadanos por motivos de sexo.

Al hacer nuestra petición de sufragio, queremos llamar su atención sobre el hecho de que representamos a quince millones de personas -la mitad de la población total del país-, ciudadanos americanos inteligentes, virtuosos y nativos; y sin embargo, estamos fuera de la palidez del reconocimiento político.

En 1869, Anthony y Stanton fundaron la National Woman Suffrage Association (NWSA). Esto causó una división en el movimiento por los derechos de las mujeres porque la NWSA se opuso a la 15ª enmienda a menos que incluyera una mención de los derechos de las mujeres.

Stanton también quería una campaña más amplia a favor de otros derechos de la mujer, como la ley de igualdad de género para el divorcio, el apoyo a la anticoncepción y la igualdad de derechos para las mujeres en la sociedad.

Estas demandas eran bastante radicales para la época, pero la inspiración de Stanton fue capaz de incluirlas en la agenda de la NWSA. En su elocuente discurso, Soledad del Ser, Stanton también habló más sobre su visión de que las mujeres sean más independientes de los hombres.

“Por mucho que las mujeres prefieran inclinarse, ser protegidas y apoyadas, y por mucho que los hombres deseen que lo hagan, deben hacer el viaje de la vida solas, y por seguridad en una emergencia deben conocer algo de las leyes de la navegación.”

Soledad de sí mismo (1892) – (Discurso completo)

Opiniones religiosas

Por un corto tiempo, Elizabeth fue influenciada por el predicador de avivamiento Charle, Grandison Finney – sus terribles advertencias de condenación eterna asustaron a la joven Elizabeth, pero su familia la animó a ignorar esta filosofía de avivamiento y más tarde se volvió contra el cristianismo organizado, prefiriendo una fe más razonada en la ética general.

“Me he esforzado por disipar estas supersticiones religiosas de la mente de las mujeres, y basar su fe en la ciencia y la razón, donde encontré por fin esa paz y consuelo que nunca pude encontrar en la Biblia y la iglesia.”

“The Degraded Status of Woman in the Bible”, Free Thought Magazine 14: 540, septiembre de 1896.

La visión de Stanton sobre la religión era bastante radical para una sociedad fuertemente cristiana. Criticó a las principales religiones organizadas por apoyar la relegación del papel de la mujer en la sociedad.

En 1895, publicó por primera vez”La Biblia de la mujer”, que trataba de mostrar la justificación de la igualdad de la mujer y criticaba la visión de la religión sobre la mujer. Esto creó otra división con la organización más conservadora del sufragio femenino estadounidense.

Sin embargo, contra las objeciones de Stanton, los dos grupos se fusionaron en 1890, con Stanton como primer presidente.

Cuando el tiempo lo permitía, Stanton viajó por todo el mundo, especialmente al Reino Unido y a Europa, entrando en contacto con sufragistas británicas como Emily Pankhurst. En 1888 ayudó a fundar el Consejo Internacional de Mujeres.

Siguió siendo una activa defensora hasta su muerte, por insuficiencia cardíaca, en 1902, en su casa de Nueva York.
Legado de Elizabeth Cady Stanton

Stanton fue un activista muy influyente de los derechos civiles en el siglo XIX. En muchos sentidos, ella fue la figura más prominente en el nacimiento del movimiento por los derechos de las mujeres.

Después de su muerte, sus puntos de vista poco ortodoxos sobre la religión y las cuestiones de género más amplias hicieron que muchas mujeres conservadoras restaran importancia a su papel y promovieran a Susan B. Anthony como la fundadora principal del movimiento por los derechos de la mujer.

La mayor contribución de Stanton fue quizás su clara y fuerte presentación del caso de los derechos de las mujeres.

Sus escritos, como la Declaración de Sentimientos y Resoluciones, que apoyan el sufragio femenino, fueron muy claros e influyentes.
Otras observaciones

“Ahora, en vista de todo este despojo de la mitad del pueblo de este país, de su degradación social y religiosa, en vista de las leyes injustas antes mencionadas, y porque las mujeres se sienten agraviadas, oprimidas y privadas fraudulentamente de sus derechos más sagrados, insistimos en que deben ser admitidas de inmediato a todos los derechos y privilegios que les pertenecen como ciudadanas de estos Estados Unidos.

Al entrar en la gran obra que tenemos ante nosotros, anticipamos una gran cantidad de ideas falsas, tergiversaciones y ridiculizaciones; pero utilizaremos todos los instrumentos que estén a nuestro alcance para lograr nuestro objetivo.

Contrataremos agentes, circularemos panfletos, solicitaremos a las legislaturas estatales y nacionales, y nos esforzaremos por alistar al púlpito y a la prensa en nuestro nombre. Esperamos que esta Convención sea seguida por una serie de Convenciones que abarquen todo el país”.

Te Puede Interesar:

Shirley Chisholm La Primera Mujer Negra en servir en el Congreso

Mary Wollstonecraft Filósofa y feminista británica

Harry Dean Stanton La leyenda del indomable (1967)

Eva Peron Biografía | La Primera Dama de Argentina

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]