Cómo hacer fertilizantes orgánicos

Fertilizantes orgánicos

La agricultura sostenible y amigable con el medio ambiente está ganando cada vez más importancia en el mundo. Una parte esencial de este enfoque es el uso de fertilizantes orgánicos, que son una alternativa respetuosa con el entorno y eficaz para mejorar la calidad del suelo y aumentar el rendimiento de los cultivos. En este artículo, exploraremos en detalle cómo hacer fertilizantes orgánicos de manera sencilla y efectiva.

Los fertilizantes orgánicos son compuestos naturales que enriquecen el suelo con nutrientes esenciales, como nitrógeno, fósforo y potasio. A diferencia de los fertilizantes químicos, los orgánicos no contienen productos químicos sintéticos dañinos ni contribuyen a la contaminación del suelo y el agua.

Índice

Cómo hacer fertilizantes orgánicos

Uno de los métodos más comunes para crear fertilizantes orgánicos es el compostaje. El compostaje implica la descomposición de materia orgánica, como restos de cocina, hojas, recortes de césped y estiércol, para crear un valioso abono orgánico rico en nutrientes. En este artículo, aprenderás cómo comenzar tu propio proceso de compostaje y cuáles son los materiales ideales para ello.

Además del compostaje, también exploraremos otras fuentes de fertilizantes orgánicos, como el estiércol, el guano, el humus y otros materiales orgánicos ricos en nutrientes. Te proporcionaremos recetas y consejos para elaborar tus propios fertilizantes de forma económica y efectiva.

El conocimiento sobre cómo hacer fertilizantes orgánicos es esencial para los jardineros y agricultores comprometidos con la salud del suelo y la sostenibilidad ambiental. Sigue leyendo para descubrir cómo puedes contribuir a un mundo más verde y próspero a través de la producción de tus propios fertilizantes orgánicos.

¿Cómo usarlos, por qué razones? Descubre nuestros consejos!

Estiércol, abono, tierra... Estos fertilizantes orgánicos son parte de la vida diaria de los jardineros, aficionados o no. ¿Y si fuera el momento de averiguar más sobre ellos?

¿Qué son los fertilizantes orgánicos?

Los fertilizantes orgánicos están hechos de desechos animales o vegetales que contienen nitrógeno. En algunos casos, también pueden contener fosfato. 

Pueden estar hechos de harina de carne, sangre seca, excrementos de aves o relleno de lana. También hay gamas de fertilizantes hechos exclusivamente con insumos marinos como algas, algas marinas o huesos de pescado.

Fertilizantes orgánicos de origen animal

Algunos fertilizantes orgánicos son de origen animal. Dependiendo de los elementos utilizados en su composición, tienen diferentes contribuciones que es muy importante conocer, a fin de utilizarlas de la manera más adecuada. 

El cuerno aplastado

El cuerno triturado se utiliza a menudo en la composición de los fertilizantes orgánicos. Es rico en nitrógeno. 

Es un muy buen fertilizante de fondo que es adecuado tanto para los jardines vegetales como para los ornamentales.

El guano

El guano es excremento de pájaro. Estos excrementos son ricos en nitrógeno, fósforo, potasio y oligoelementos, lo que lo convierte en un fertilizante orgánico muy completo. 

Se usa en el jardín de vegetales así como en el jardín ornamental. También puede utilizarse como fertilizante de fondo y para el mantenimiento en primavera y otoño.

Sangre seca

Es un fertilizante natural de nitrógeno, que actúa más rápido que otros fertilizantes orgánicos. También es adecuado para jardines vegetales y ornamentales. 

Se utiliza principalmente en la primavera, al comienzo del crecimiento de la planta.

También hay fertilizantes orgánicos de origen animal a base de hueso o polvo de pescado. 

Abonos orgánicos de origen vegetal.

Los principales fertilizantes orgánicos de origen vegetal son bien conocidos por los jardineros. Son abonos verdes, como el estiércol de ortiga, el estiércol de consuelda o las algas. 

El abono verde reduce significativamente el crecimiento de las malas hierbas. Por lo tanto, evita el uso de herbicidas, especialmente en las tierras de cultivo. 

En combinación con la rotación de cultivos, el abono verde puede utilizarse tanto en jardines vegetales como ornamentales. 

El estiércol de ortiga es fácil de hacer uno mismo. Sólo hay que poner 1 kg de hojas de ortiga a macerar durante 2 semanas en 10 litros de agua. 

Cuando no hay más burbujas en la superficie, significa que el estiércol líquido está listo. 

¿Qué hay del estiércol? 

El estiércol es uno de los fertilizantes orgánicos. Se compone de dejecta de animales y su cama usada (generalmente de paja). 

Tiene la característica de ser tanto un fertilizante como una enmienda orgánica. 

El estiércol libera lentamente nutrientes clave como el nitrógeno, el fósforo, el potasio, el magnesio y los oligoelementos en el suelo. 

Es un excelente fertilizante de fondo, a menudo utilizado principalmente en el huerto. 

El estiércol es adecuado para la agricultura orgánica, pero también para la horticultura. Puede ser fresca o compuesta. 

¿Cómo actúan?

Estos son fertilizantes muy ricos en nutrientes. Cuando se incorporan al suelo, el nitrógeno en ellos cambia a nitrato. 

La acción de los fertilizantes orgánicos es equivalente a la de los fertilizantes químicos. Esto permite tanto nutrir y desarrollar las raíces de las plantas como proteger el medio ambiente utilizando métodos más naturales que los que ofrece la industria química.

Los fertilizantes orgánicos son de acción más lenta que los minerales. Por lo tanto, son fertilizantes de fondo, más que fertilizantes de mantenimiento. 

Estos fertilizantes orgánicos han aparecido bastante recientemente y, en general, son ligeramente más caros que otros fertilizantes.

Es importante seguir las dosis recomendadas y el momento adecuado para incorporar el fertilizante en el cultivo. También es muy importante considerar la época del año y las necesidades de los cultivos.

20 Tips de cómo hacer fertilizantes orgánicos

aquí te proporciono 20 consejos sobre cómo hacer fertilizantes orgánicos, con un enfoque en SEO:

  1. Compostaje esencial: El compostaje es una técnica clave para producir fertilizantes orgánicos. Comienza recolectando restos de cocina, hojas y recortes de césped.
  2. Mezcla de materiales: Combina materiales ricos en carbono (hojas secas) y nitrógeno (restos de cocina) para equilibrar la relación carbono/nitrógeno.
  3. Aireación: Asegúrate de girar o mover el compost regularmente para proporcionar oxígeno a los microorganismos descomponedores.
  4. Humedad adecuada: Mantén el compost húmedo pero no empapado. La humedad es esencial para la descomposición.
  5. Estiércol como acelerador: Agregar estiércol al compost puede acelerar el proceso de descomposición y enriquecerlo.
  6. Guano de murciélago: El guano de murciélago es un potente fertilizante orgánico rico en nutrientes, especialmente fósforo.
  7. Utiliza restos de pescado: Los restos de pescado son una excelente fuente de nitrógeno para tu compost.
  8. Cáscaras de huevo trituradas: Añade cáscaras de huevo trituradas al compost para aportar calcio a tus plantas.
  9. Recicla café usado: El café usado es rico en nitrógeno y un buen aditivo para tu compost.
  10. Utiliza ceniza de madera: La ceniza de madera, en cantidades moderadas, aporta potasio y ayuda a elevar el pH del suelo.
  11. Orina como fertilizante: Diluir la orina con agua (10 partes de agua por 1 de orina) puede ser un fertilizante efectivo debido a su contenido de nitrógeno.
  12. Rotación de cultivos: Practicar la rotación de cultivos en tu jardín ayuda a mantener un equilibrio nutricional en el suelo.
  13. Hierbas dinamizadoras: Algunas hierbas como la ortiga o la consuelda pueden ser usadas para hacer tés de compost ricos en nutrientes.
  14. Uso de lombrices: La lombricultura es una forma eficaz de convertir materia orgánica en compost de alta calidad.
  15. Reciclaje de ceniza de madera: La ceniza de madera de chimeneas o estufas de leña puede ser usada para elevar el pH del suelo y aportar nutrientes.
  16. Restos de poda: Los restos de poda pueden ser triturados y utilizados como mantillo o añadidos al compost.
  17. Recogida de hojas: Recolecta hojas caídas en otoño y utilízalas como cobertura de suelo o en el compost.
  18. Bokashi: El bokashi es un método de fermentación que convierte residuos orgánicos en un precompost enriquecido.
  19. Control de olores: Agrega carbón activado al compost para reducir los olores desagradables.
  20. Prueba y ajusta: Realiza análisis de suelo para conocer las necesidades específicas de tus plantas y ajusta tus fertilizantes orgánicos en consecuencia.

Estos consejos te ayudarán a producir fertilizantes orgánicos efectivos y contribuir a un jardín o huerto sostenible. Asegúrate de seguir las pautas de seguridad y regulaciones locales al utilizar fertilizantes orgánicos.

10 Cosas que no debes poner en un fertilizante orgánico

Aquí tienes una lista de 10 cosas que no debes poner en un fertilizante orgánico para mantener su calidad y beneficios:

  1. Productos químicos sintéticos: Evita a toda costa la inclusión de pesticidas, herbicidas o fertilizantes químicos en tus mezclas orgánicas, ya que contrarrestarían el propósito de la fertilización orgánica.
  2. Plástico: No debes incorporar materiales plásticos en tu fertilizante orgánico, ya que no son biodegradables y pueden contaminar el suelo.
  3. Residuos tóxicos: Cualquier material tóxico, como pinturas, disolventes u otros productos químicos peligrosos, no debe usarse en la fabricación de fertilizantes orgánicos.
  4. Materiales enfermos o plagados: Evita incorporar restos de plantas enfermas o plagadas de insectos o enfermedades, ya que podrían propagar problemas en tu suelo.
  5. Desechos de animales enfermos: Los desechos de animales enfermos pueden contener patógenos dañinos que no deben ser incluidos en fertilizantes orgánicos.
  6. Materiales no compostables: Materiales que no se descomponen fácilmente, como plástico, vidrio o metal, no deben formar parte de tu mezcla.
  7. Exceso de materiales ácidos: Evita incorporar grandes cantidades de materiales muy ácidos, como cítricos en descomposición, ya que pueden alterar el equilibrio del pH en el suelo.
  8. Carbón de madera tratado: El carbón de madera tratado o pintado no es adecuado para fertilizantes orgánicos debido a las sustancias químicas que puede contener.
  9. Productos lácteos y carne: No incluyas productos lácteos ni carne en tu mezcla, ya que pueden atraer plagas y generar olores desagradables.
  10. Materiales genéticamente modificados (OGM): Evita el uso de cultivos transgénicos en tu fertilizante orgánico, ya que estos pueden no cumplir con las normas de cultivo orgánico.

El uso de ingredientes inapropiados en un fertilizante orgánico puede afectar negativamente la calidad del suelo y la salud de las plantas. Es importante mantener la pureza de los materiales orgánicos para garantizar los beneficios de la fertilización orgánica.

Te Puede Interesar:

Moho en la pared causas y tratamientos

Trampa para ratones elija una trampa efectiva

Glicerina para los labios : 5 Asombrosos Beneficios

Cyber Bullying – Tips para Saber si tu Hijo Sufre !!!

Temas Interesantes

AlergiaAndroidAppleBebéBiografíaCasaCocinaCriptomonedasDineroEfectos SecundariosEnfermedadEscuelaEstudiosFacebookGoogleHistoriaHogarInternetIpadiPhoneJuegosLimpiezaMacManchasMedicamentoMexicoMusicaMéxicoNiñosOficinaPCPlantasQué esRedes SocialesRemedios CaserosRopaSaludTecnologíaTerapiaTipsTrabajoVitaminaWifiWindowsXbox

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer fertilizantes orgánicos puedes visitar la categoría Tips.

Fidel Vázquez

Mi formación en Informática y más de 30 años de experiencia en sistemas WEB, SEO, SEM, OSINT y Servicios de Inteligencia para la Extracción y Análisis de Datos, he dedicado mi carrera al mundo digital. Mi convicción inquebrantable es que la paciencia y la dedicación son la clave para alcanzar objetivos significativos en esta vida.

Esto Puede Estimular Tu Cerebro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir