Fiebre del heno : definición, síntomas, prevención y tratamiento

Fiebre del heno 

La exposición al polen es lo que causa la fiebre del heno. Ciertos medicamentos (antihistamínicos…) pueden aliviar esta rinitis alérgica estacional. Como tratamiento básico, se puede ofrecer la desensibilización. 

Fiebre del heno
Foto Polina Tankilevitch en Pexels

Resumen

La fiebre del heno es lo mismo que la rinitis alérgica estacional. La rinitis alérgica es una inflamación de la membrana mucosa nasal (tejido que recubre el interior de la nariz) causada por alérgenos (sustancias que causan reacciones alérgicas).

El polen está presente en ciertas épocas del año (primavera, verano y otoño). La fiebre del heno no es permanente, por eso se llama rinitis estacional. La rinitis alérgica permanente (o perenne) es causada por alérgenos distintos al polen y por lo tanto no se llama fiebre del heno. Hay un factor hereditario.

La rinitis alérgica puede causar síntomas muy embarazosos que pueden afectar la calidad de vida. Es un problema de salud común y creciente en los países desarrollados.

Causa(s)

La fiebre del heno es causada por la exposición:

  • polen de árboles (roble, arce, abedul…);
  • de los pastos (plátano…);
  • de plantas herbáceas (pasto negro, ambrosía…).

Síntoma(s)

La rinitis alérgica estacional puede ser la responsable:

  • una secreción nasal clara (rinorrea);
  • de una obstrucción nasal (nariz tapada);
  • una sensación de picor (prurito) en la nariz, que lleva a estornudar repetidamente;
  • a veces, un edema (aumento de volumen) de los párpados.

Otras manifestaciones, como la tos, el dolor de garganta, la obstrucción de los oídos y las alteraciones del olfato y el gusto pueden estar presentes.

Trastornos de la fiebre del heno

La fiebre del heno puede ir acompañada de conjuntivitis (inflamación de los ojos), lo que da como resultado unos ojos rojos y con picor que «lloran». Otras condiciones alérgicas como el asma pueden coexistir.

En los niños, a veces se asocia una otitis media crónica llamada otitis media serosa o seromucosa.

Síntomas en formas graves

En las formas severas, distinguimos:

  • una fatiga;
  • dolores de cabeza;
  • dificultad para concentrarse…

Consejo de prevención

La prevención de la fiebre del heno se basa en medidas para limitar el contacto con los alérgenos implicados, a saber, los pólenes.

  • Airee la casa preferentemente por la mañana temprano (la cantidad de polen en el aire es menor).
  • Instale filtros o telas de polen en las ventanas y puertas de la casa para evitar el paso del alérgeno.
  • Lávese el pelo por la noche para evitar que el polen ataque a la almohada por la noche y deje la ropa que ha usado durante el día fuera de la habitación.
  • Consulte los boletines de la Red Nacional de Vigilancia Aerobiológica (NAMN) para conocer la distribución del polen en su ciudad y tomar los tratamientos adecuados en el momento oportuno.
  • Evite permanecer en el exterior durante los períodos de polinización.
  • Use una máscara cuando haga jardinería y, si es posible, no corte el césped usted mismo.
  • No seque su ropa afuera para evitar que el polen se deposite en ella.
  • En el coche, suba las ventanillas cerradas para reducir la infiltración de polen en el interior del vehículo e instale filtros de polen.
  • Prefieren unas vacaciones en las montañas en lugar de en el campo porque el aire es más fresco y el polen es menos abundante. La costa también es una buena alternativa.

Examen(es)

Es importante describir a su médico las circunstancias en las que aparecen los síntomas de la rinitis.

Sospechan de la fiebre del heno.

Para confirmar el diagnóstico y encontrar la sustancia responsable de la alergia (alérgeno), se suelen realizar pruebas adicionales:

  • pruebas cutáneas;
  • análisis de sangre (IgE, ensayos de eosinófilos).

Tratamiento(s)

El primer paso en el tratamiento de la fiebre del heno es eliminar el contacto con el alérgeno responsable siempre que sea posible. Se deben aplicar medidas preventivas.

Tratamiento medicado de la fiebre del heno

La medicación es a menudo necesaria:

  • antihistamínicos orales prescritos durante el período de polen;
  • Gotas nasales u oculares a base de corticoides o antidepresivos de mastocitos para las manifestaciones nasales u oculares;
  • Esteroides orales para un tratamiento corto…
  • Los lavados nasales con solución salina o con agua de mar pueden ayudar a mejorar la respiración nasal.

Desensibilización

La desensibilización o inmunoterapia (es decir, la exposición al alergeno en cuestión en dosis progresivas, ya sea por vía oral o por inyección, que da lugar a la tolerancia del individuo al alergeno) suele ser eficaz, pero la duración de este tratamiento se prolonga durante varios años. Se utiliza cuando los medicamentos no son eficaces o cuando no se puede eliminar el alergeno.

Las curas termales pueden tener un efecto beneficioso.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Fortalecer tus músculos y huesos con tai chi

Proteger tu piel de la contaminación

4 razones para tu nariz seca y tapada

Enfermedad del hígado graso