Hillary Clinton primera dama de Estados Unidos

Biografía de Hillary Clinton

Funcionaria del gobierno, activista, primera dama de Estados Unidos, activista por los derechos de las mujeres (1947-).

Cuando Hillary Clinton fue elegida al Senado de Estados Unidos en 2001, se convirtió en la primera  dama estadounidense en ganar un escaño en un cargo público.Hillary Clinton

Más tarde se convirtió en la 67ª secretaría de Estado de Estados Unidos en 2009, cargo que ocupará hasta 2013.

En 2016, se convirtió en la primera mujer en la historia de Estados Unidos en ser la candidata presidencial de un partido político importante.

¿Quién es Hillary Clinton?

Hillary Clinton nació el 26 de octubre de 1947 en Chicago, Illinois, y se licenció en Derecho en la Universidad de Yale. Se casó con su colega Bill Clinton, graduado de la facultad de derecho, en 1975. Más tarde se desempeñó como primera dama de 1993 a 2001, y luego como senadora de los EE.UU. de 2001 a 2009. A principios de 2007, Clinton anunció sus planes de postularse para la presidencia. Durante las primarias demócratas de 2008, concedió la nominación cuando se hizo evidente que Barack Obama tenía la mayoría del voto de los delegados. Después de ganar las elecciones nacionales, Obama nombró a Clinton como secretario de Estado. Fue juramentada como parte de su gabinete en enero de 2009 y sirvió hasta 2013. En la primavera de 2015, anunció sus planes de presentarse nuevamente a la presidencia de Estados Unidos. En 2016, se convirtió en la primera mujer en la historia de Estados Unidos en ser la candidata presidencial de un partido político importante. Después de una campaña polarizadora contra el candidato republicano Donald Trump, Clinton fue derrotado en las elecciones generales de noviembre.

Hija
Hillary y Bill Clinton tienen una hija, Chelsea Victoria, que nació el 27 de febrero de 1980.

Libros
Entre los muchos libros que Clinton ha escrito, algunos de los más notables incluyen: Se necesita un pueblo: Y otras lecciones que los niños nos enseñan (1996), Historia viva (2003), Elecciones difíciles (2014) y Qué pasó (2017).

Vida Temprana
Hillary Diane Clinton nació el 26 de octubre de 1947 en Chicago, Illinois. Se crió en Park Ridge, Illinois, un pintoresco suburbio situado a 15 millas al noroeste del centro de Chicago.

Hillary Rodham era la hija mayor de Hugh Rodham, un próspero dueño de una tienda de telas, y Dorothy Emma Howell Rodham; tiene dos hermanos menores, Hugh Jr. (nacido en 1950) y Anthony (nacido en 1954).

Como mujer joven, Hillary participó activamente en grupos de jóvenes republicanos y hizo campaña a favor del candidato presidencial republicano Barry Goldwater en 1964. Fue inspirada a trabajar en el servicio público después de escuchar un discurso en Chicago del Reverendo Martin Luther King Jr. y se convirtió en demócrata en 1968.

Educación y Carrera Temprana
Rodham asistió al Wellesley College, donde participó activamente en la política estudiantil y fue elegida presidenta de la clase superior antes de graduarse en 1969. Luego asistió a la Facultad de Derecho de Yale, donde conoció a Bill Clinton. Graduada con honores en 1973, se matriculó en el Yale Child Study Center, donde tomó cursos sobre niños y medicina y completó un año de estudios de postgrado.

Clinton trabajó en varios trabajos durante sus veranos como estudiante universitaria. En 1971, vino por primera vez a Washington, D.C. para trabajar en el subcomité de trabajadores migrantes del senador Walter Mondale. En el verano de 1972, trabajó en los estados occidentales para la campaña del candidato presidencial demócrata George McGovern.

En la primavera de 1974, Rodham se convirtió en miembro del personal de investigación del juicio político presidencial, asesorando al Comité Judicial de la Cámara de Representantes durante el escándalo de Watergate.

(El asesor jurídico principal Jerry Zeifman más tarde afirmaría que despidió a Clinton del comité por lo que él consideró un comportamiento profesional poco ético relacionado con el debido proceso legal de Nixon). Estas acusaciones han sido contradichas por otros medios de comunicación que niegan la autoridad de Zeifman sobre el joven abogado en este momento, sin ningún comentario de la propia Clinton.

Después de que el presidente Richard M. Nixon renunciara en agosto, se convirtió en miembro del cuerpo docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Arkansas en Fayetteville, donde también enseñaba su novio y compañero de clase de la Facultad de Derecho de Yale, Bill Clinton.

Matrimonio con Bill Clinton
Hillary Rodham se casó con Bill Clinton el 11 de octubre de 1975, en su casa de Fayetteville. Antes de que le propusiera matrimonio, Clinton había comprado en secreto una pequeña casa que ella había comentado que le gustaba. Cuando él le propuso matrimonio y ella aceptó, reveló que la casa era de ellos. Su hija, Chelsea Victoria, nació el 27 de febrero de 1980.

En 1976, Hillary trabajó en la exitosa campaña presidencial de Jimmy Carter, mientras que su esposo Bill fue elegido fiscal general. Bill Clinton fue elegido gobernador en 1978 a la edad de 32 años, perdió la reelección en 1980, pero volvió a ganar en 1982, 1984, 1986 (cuando el mandato se amplió de dos a cuatro años) y 1990.

Hillary se unió al bufete de abogados Rose Law Firm en Little Rock y, en 1977, fue nombrada presidenta a tiempo parcial de la Corporación de Servicios Legales por el presidente Carter. Como primera dama del estado durante una docena de años (1979-1981, 1983-1992), presidió el Comité de Estándares Educativos de Arkansas, fue cofundadora de Arkansas Advocates for Children and Families y participó en las juntas del Arkansas Children’s Hospital, los Servicios Legales de Arkansas y el Fondo de Defensa de los Niños. También fue miembro de las juntas directivas de TCBY y Wal-Mart.

En 1988 y 1991, The National Law Journal la nombró una de las 100 abogadas más poderosas de Estados Unidos.
Primera Dama
Durante la campaña presidencial de Bill Clinton en 1992, Hillary surgió como un socio dinámico y valioso de su esposo, y como presidenta la nombró para dirigir el Grupo de Trabajo sobre la Reforma Nacional de Salud (1993). La controvertida comisión produjo un plan complicado que nunca llegó al piso de ninguna de las dos casas. Fue abandonada en septiembre de 1994.

Durante este período, ella y su esposo invirtieron en el proyecto inmobiliario Whitewater. El banco del proyecto, Morgan Guaranty Savings and Loan, fracasó, lo que le costó al gobierno federal 73 millones de dólares. Posteriormente, Whitewater fue objeto de audiencias en el Congreso y de una investigación independiente por parte de un abogado.

En 1998, la Casa Blanca se vio envuelta en el escándalo sexual de Mónica Lewinsky. Aunque ella apoyaba públicamente a su esposo, la Sra. Clinton supuestamente consideró dejar su matrimonio. Fue impugnado, pero el Senado de los Estados Unidos no lo condenó y permaneció en el cargo.

Victoria en el Senado y candidatura presidencial
En 1999, Clinton decidió que buscaría un escaño en el Senado de Estados Unidos en Nueva York, ocupado por Daniel Patrick Moynihan, que se retiraba después de cuatro mandatos. A pesar de los problemas iniciales y las acusaciones de vender alfombras, Clinton venció al popular republicano Rick Lazio por un margen sorprendentemente amplio: 55 por ciento a 43 por ciento. Clinton se convirtió en la primera esposa de un presidente en buscar y ganar un cargo público y en la primera mujer elegida al Senado de Estados Unidos desde Nueva York. Ganó fácilmente la reelección en noviembre de 2006.

A principios de 2007, Clinton anunció sus planes de luchar por otra primicia: ser la primera mujer presidenta. Durante las primarias demócratas de 2008, la senadora Clinton concedió la nominación cuando se hizo evidente que el candidato Barack Obama tenía la mayoría del voto de los delegados. Cuando Clinton suspendió su campaña, pronunció un discurso ante sus partidarios. “Aunque esta vez no hemos podido romper el techo de cristal más alto y duro, gracias a ti tiene 18 millones de grietas”, dijo, “y la luz está brillando como nunca antes, llenándonos a todos de la esperanza y el conocimiento seguro de que el camino será un poco más fácil la próxima vez, y vamos a seguir trabajando para que así sea, hoy quédate conmigo y defiéndeme, todavía tenemos mucho que hacer juntos, hemos hecho historia, y vamos a hacer un poco más”.

Secretario de Estado de los Estados Unidos
Poco después de ganar las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Obama nominó a Hillary Clinton como secretaria de Estado. Aceptó la nominación y fue aprobada oficialmente como la 67ª Secretaria de Estado de Estados Unidos por el Senado el 21 de enero de 2009.

Durante su mandato, Clinton utilizó su posición para hacer de los derechos de la mujer y los derechos humanos un tema central de las iniciativas de Estados Unidos. Se convirtió en una de las secretarias de Estado más viajeras de la historia de Estados Unidos y promovió el uso de los medios sociales para transmitir las posiciones del país. También dirigió los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos en relación con la Primavera Árabe y la intervención militar en Libia.

El Departamento de Estado, bajo el liderazgo de Clinton, fue investigado después de un ataque mortal contra un puesto diplomático de Estados Unidos en Bengasi, Libia, que mató al embajador estadounidense Christopher Stevens y a otros tres el 11 de septiembre de 2012. Un panel independiente emitió un informe sobre el ataque de Bengasi, que encontró “fracasos sistemáticos y deficiencias de liderazgo y gestión” en el Departamento de Estado.

Cuestiones de salud
Clinton, que dijo que asumió la responsabilidad de la seguridad en el puesto avanzado de Bengasi, tenía previsto testificar sobre el ataque ante el Congreso en diciembre de 2012. Sin embargo, canceló su testimonio programado, citando un virus estomacal y, más tarde, una conmoción cerebral que sufrió después de un desmayo (cuya causa fue luego reportada como deshidratación). Algunos miembros del Congreso cuestionaron el momento en que Clinton contrajo la enfermedad, entre ellos el representante Allen West, quien declaró que creía que la secretaria de Estado estaba sufriendo de “un caso de gripe de Bengasi” el día en que estaba programada para testificar.

El 30 de diciembre de 2012, Clinton fue hospitalizada con un coágulo de sangre relacionado con la conmoción cerebral que había sufrido a principios de mes. Fue dada de alta de un hospital de Nueva York el 2 de enero de 2013, después de recibir tratamiento, y pronto se recuperó y volvió a trabajar.

Testimonio de Bengasi y renuncia
Clinton testificó sobre el ataque de Bengasi el 23 de enero de 2013. Al hablar con los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, ella defendió sus acciones al tiempo que asumió toda la responsabilidad por el incidente, en el que murieron cuatro ciudadanos estadounidenses. “Como he dicho muchas veces desde el 11 de septiembre, asumo la responsabilidad, y nadie está más comprometido en hacerlo bien”, dijo a la Cámara. Agregó: “Estoy decidida a dejar el Departamento de Estado y nuestro país más seguros, más fuertes y más seguros”.

Desde que asumió el cargo en 2009, Clinton declaró repetidamente a lo largo de los años que sólo estaba interesada en servir un mandato como secretaria de Estado. Renunció oficialmente a su cargo el 1 de febrero de 2013.

En mayo de 2014, se creó el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre Bengasi, presidido por el representante Trey Gowdy de Carolina del Sur, para investigar el ataque de Bengasi. Clinton testificó ante el comité el 22 de octubre de 2015 en una audiencia de casi 11 horas. El Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre Bengasi emitió su informe final el 28 de junio de 2016. El informe de poco más de 800 páginas no encontró nuevas evidencias de irregularidades por parte de Clinton, pero criticó a “agencias gubernamentales como el Departamento de Defensa, la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Estado – y los funcionarios que las dirigieron – por no comprender los graves riesgos de seguridad en la ciudad libia, y especialmente por mantener puestos avanzados en Bengasi que no podían proteger”, según The New York Times.

Los demócratas del comité emitieron su propio informe de minoría de 339 páginas que criticaba a los republicanos por”una de las investigaciones congresionales más largas y partidistas de la historia”, que llevó dos años completar y costó”$7 millones en fondos de los contribuyentes”.

“Hemos sido obstaculizados en nuestro trabajo por la continua obsesión republicana con teorías de conspiración que no tienen base en la realidad”, señala el informe de la minoría. “En lugar de rechazar estas teorías de conspiración en ausencia de pruebas -o ante hechos concretos-, los republicanos del Select Committee las adoptaron y las convirtieron en una cruzada política”.

Suegra y abuela
En 2010, la hija de Clinton, Chelsea, se casó con el ex banquero de inversiones de Goldman Sachs y actual gerente de fondos de cobertura, Marc Mezvinksy.

El 26 de septiembre de 2014, Clinton se convirtió en abuela por primera vez cuando su hija Chelsea dio a luz a Charlotte Clinton Mezvinsky. Chelsea dio a luz a su segundo hijo Aidan Clinton Mezvinsky el 18 de junio de 2016.

Candidatura para la Presidencia de la UE en 2016
En junio de 2014, Clinton publicó Hard Choices, un libro de memorias publicado por Simon & Schuster, que se convirtió en el número uno de la lista de Best Seller del New York Times. Al año siguiente, a principios de marzo de 2015, Clinton se enfrentó a controversias y críticas cuando se reveló que había utilizado su dirección de correo electrónico personal para manejar asuntos oficiales del gobierno durante su mandato como secretaria de Estado. En una conferencia de prensa celebrada en las Naciones Unidas, hablando inicialmente sobre la igualdad de género y la situación política en Irán, Clinton declaró que había utilizado su correo electrónico personal para su conveniencia, según lo permite el protocolo del Departamento de Estado. Más tarde entregó toda la correspondencia gubernamental a la administración de Obama, al tiempo que borraba los mensajes que podían ser interpretados como personales.
Después de muchas especulaciones y suposiciones sobre si Clinton se postularía para la presidencia de Estados Unidos, sus planes se hicieron oficiales en la primavera de 2015. El 12 de abril, el presidente de la campaña de Clinton, John D. Podesta, anunció por correo electrónico que la ex secretaria de Estado entraba en la carrera por la nominación presidencial demócrata para las elecciones de 2016. Inmediatamente después, la propia Clinton anunció que se postulaba a la presidencia.

Temas de la campaña
En el sitio de su campaña, Clinton aborda una amplia variedad de temas en los que cree, entre ellos: la reducción de la deuda estudiantil, la reforma de la justicia penal, la reforma de la financiación de campañas, la mejora de la cobertura de salud y los costos de la Ley de Atención Asequible (también conocida como Obamacare), y los derechos de la mujer.

Sin embargo, también es conocida por cambiar sus posturas en varios temas candentes como el matrimonio de homosexuales (ahora lo apoya) y los acuerdos comerciales (por ejemplo, ahora está en contra de la Asociación Transpacífica). En cuanto al medio ambiente, Clinton tiene un plan para combatir el cambio climático, pero ha sido cuestionada por activistas medioambientales por apoyar el fracking. También apoya la pena de muerte, pero afirma que debería aplicarse en casos excepcionales.

Escándalo de correo electrónico
En mayo de 2016, el Departamento de Estado emitió una declaración sobre el escándalo del correo electrónico de Clinton, en el que utilizó exclusivamente un servidor privado mientras servía como secretaria de Estado. El departamento la criticó por no pedir permiso para usar el servidor y también declaró que no lo habría aprobado si lo hubiera hecho.

El informe de 79 páginas, junto con una investigación separada del FBI y otros asuntos legales que involucran su cuenta de correo electrónico privada, ha exacerbado la controvertida reputación política de Clinton y ha sido forraje para los funcionarios republicanos.

Después de un año de investigación del FBI sobre las prácticas de correo electrónico de Clinton mientras era secretaria de Estado, el director del FBI, James B. Comey, anunció el 5 de julio de 2016 que la agencia no recomendaría cargos criminales contra Clinton. “Nuestro juicio es que ningún fiscal razonable llevaría un caso así”, dijo Comey en una conferencia de prensa. Agregó: “Aunque no encontramos pruebas claras de que la secretaria Clinton o sus colegas tuvieran la intención de violar las leyes que rigen el manejo de la información clasificada, hay pruebas de que fueron extremadamente descuidados en el manejo de información muy delicada y altamente clasificada”.

Al día siguiente, la Procuradora General Loretta Lynch emitió una declaración diciendo que aceptaría la recomendación del FBI y que Clinton no sería acusada en el caso. “A última hora de la tarde, me reuní con el director del FBI, James Comey, y con fiscales y agentes de carrera que llevaron a cabo la investigación sobre el uso de un sistema personal de correo electrónico por parte de la secretaria Hillary Clinton durante su mandato como secretaria de Estado”, escribió Lynch en la declaración. “Recibí y acepté su recomendación unánime de que la investigación completa, de un año de duración, sea cerrada y que no se presenten cargos contra ninguna persona dentro del alcance de la investigación.”

Los problemas de correo electrónico de Clinton resurgieron el 28 de octubre de 2016, cuando Comey reveló en una carta al Congreso que mientras investigaba al ex congresista Anthony Weiner por los mensajes de texto que había enviado a una niña de 15 años, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley habían encontrado mensajes de correo electrónico que parecían “pertinentes” para la investigación cerrada del uso de un servidor de correo electrónico personal por parte de Clinton. Los correos electrónicos fueron enviados por Huma Abedin, la esposa de Weiner y la principal ayudante de Clinton, al servidor personal de Clinton, pero el contenido de los correos electrónicos era desconocido. La fecha de la carta de Comey, sólo 11 días antes de las elecciones, no tenía precedentes y los críticos pidieron al FBI que divulgara más información. Un grupo bipartidista de casi cien ex fiscales federales y funcionarios del Departamento de Justicia también firmaron una carta criticando a Comey. “No podemos recordar un caso anterior en el que un alto funcionario del Departamento de Justicia (republicano o demócrata) haya emitido, en vísperas de una elección importante, una declaración pública en la que la mera divulgación de información pueda afectar el resultado de la elección, pero el funcionario reconoce que la información que se va a examinar puede no ser significativa o nueva”, dice la carta.

El 6 de noviembre, apenas dos días antes de las elecciones, Comey escribió otra carta al Congreso afirmando que Clinton no debería enfrentar cargos criminales después de una revisión de los nuevos correos electrónicos. “Basándonos en nuestra revisión, no hemos cambiado las conclusiones que expresamos en julio”, escribió Comey en la carta.

Nominado pionero
El 6 de junio de 2016, Clinton fue aclamada como la presunta candidata presidencial del Partido Demócrata y la primera mujer en los 240 años de historia de Estados Unidos “que encabeza la lista de candidatos presidenciales de un importante partido político estadounidense”, según Associated Press. La evaluación se basó en que Clinton obtuvo el apoyo de una combinación de delegados comprometidos y superdelegados necesarios para ganar la nominación.

El 7 de junio, la noche de la última primaria del Super Martes, Clinton pronunció un discurso desde el Astillero Naval de Brooklyn, reconociendo el logro histórico. Hacía ocho años que no concedía su derrota a Barack Obama en la carrera presidencial de 2008.

“La victoria de esta noche no se trata de una sola persona”, dijo Clinton a una multitud de partidarios. “Pertenece a generaciones de mujeres y hombres que lucharon, se sacrificaron e hicieron posible este momento. En nuestro país, comenzó aquí mismo, en Nueva York, en un lugar llamado Seneca Falls, en 1848, donde un pequeño pero decidido grupo de mujeres y hombres se unieron con la idea de que las mujeres merecían igualdad de derechos y lo expresaron en algo llamado la Declaración de Sentimientos, y fue la primera vez en la historia de la humanidad que ocurrió ese tipo de declaración. Así que todos debemos mucho a los que vinieron antes y esta noche les pertenece a todos”.

Clinton también reconoció el impacto de la campaña de su oponente demócrata Bernie Sanders: “Quiero felicitar al Senador Sanders por la extraordinaria campaña que ha llevado a cabo. Ha entusiasmado a millones de votantes, especialmente a los jóvenes. Y que no haya ningún error: El senador Sanders, su campaña y el vigoroso debate que hemos tenido -sobre cómo aumentar los ingresos, reducir la desigualdad, aumentar la movilidad- han sido muy buenos para el Partido Demócrata y para Estados Unidos”.

También se dirigió a la campaña del candidato presidencial republicano Donald Trump, a quien calificó de “temperamentalmente incapaz de ser Presidente y Comandante en Jefe”. “No sólo está tratando de construir un muro entre Estados Unidos y México; está tratando de separar a los estadounidenses entre sí”, dijo. “Cuando dice:’Hagamos a América grande de nuevo’, eso es el código para’Llevemos a América hacia atrás'”. Volver a una época en la que la oportunidad y la dignidad estaban reservadas para algunos, no para todos”.

Clinton personalizó su retórica cuando habló de su madre Dorothy, “la mayor influencia en su vida”, que murió en 2011: “El sábado pasado habría cumplido 97 años. Ella nació el 4 de junio de 1919 y algunos de ustedes pueden conocer el significado de esa fecha. El mismo día en que nació mi madre en Chicago, el Congreso aprobaba la 19ª enmienda a la Constitución. Esa enmienda finalmente dio a las mujeres el derecho al voto. Ojalá mi madre estuviera aquí esta noche… Ojalá viera a su hija convertirse en la candidata del partido demócrata”.

El 12 de julio de 2016, apenas dos semanas antes de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia, Bernie Sanders respaldó a Clinton en un mitin en Portsmouth, New Hampshire. “Esta campaña no es realmente sobre Hillary Clinton, o Donald Trump o Bernie Sanders, o cualquier otro candidato que buscó la presidencia”, dijo Sanders a la multitud. Esta campaña trata de las necesidades del pueblo estadounidense y de abordar las gravísimas crisis a las que nos enfrentamos…”. Y no hay duda en mi mente de que, a medida que nos acercamos a noviembre, Hillary Clinton es, de lejos, la mejor candidata para hacerlo”.

Y añadió: “Tengo la intención de hacer todo lo posible para que sea la próxima presidenta de los Estados Unidos”.

Clinton reconoció la contribución de Sanders y sus partidarios a la carrera presidencial y al proceso político. “La senadora Sanders ha sacado a la gente de la línea de banda y la ha metido en el proceso político”, dijo. “Ha dado energía e inspirado a una generación de jóvenes que se preocupan profundamente por nuestro país. A todos los que están aquí y a todos los que cruzan el país que pusieron su corazón y su alma en la campaña del Senador Sanders: Gracias.”

“Estamos uniendo fuerzas para derrotar a Donald Trump”, añadió. “No puedo evitar decir cuánto más agradable va a ser esta elección cuando estemos del mismo lado. ¿Sabes una cosa? Somos más fuertes juntos”.

El 22 de julio de 2016, Clinton anunció por mensaje de texto a sus partidarios que había elegido a Tim Kaine, senador de Virginia y ex gobernador y alcalde de Virginia, como su compañero de fórmula para la vicepresidencia. También tuiteó el anuncio.
Fuga de correo electrónico de DNC
En julio de 2016, en vísperas de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia, Wikileaks publicó más de diecinueve mil correos electrónicos del DNC que revelaban cómo los funcionarios parecían favorecer a Clinton sobre Sanders y trataban de socavar su campaña.

La filtración también mostró la amarga tensión entre la presidenta del DNC, Debbie Wasserman Schultz, y el gerente de campaña de Sanders, Jeff Weaver, la colusión entre el DNC y los medios de comunicación, y las maneras en que los funcionarios persuaden a los donantes de mucho dinero.

Como resultado de la filtración, Wasserman Schultz anunció que no hablaría en la convención y renunciaría a la presidencia del DNC.

Durante este tiempo, una investigación del FBI estaba en marcha para descubrir quién era el responsable de las filtraciones, aunque los servicios de inteligencia ya apuntaban a que Rusia estaba detrás de los ciberataques.

Momento histórico: Hillary Clinton acepta la candidatura demócrata a la presidencia
La publicación de los correos electrónicos de Wikileaks durante la Convención Nacional Demócrata fue un golpe para lo que los funcionarios del Partido esperaban que fuera el momento de unificar y dinamizar su base de partidarios. El escándalo revitalizó la ira de los partidarios de Bernie Sanders, muchos de los cuales sintieron que el DNC había amañado las elecciones para Clinton desde el principio. Sin embargo, incluso en medio de las protestas, Clinton recibió una serie de apoyos de aliados políticos, delegados, celebridades y ciudadanos comunes en una serie de discursos en la convención, entre ellos Barack y Michelle Obama, las actrices Meryl Streep y Elizabeth Banks y el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg. Después de ser presentada por su hija Chelsea, Clinton utilizó la última noche del DNC para aceptar oficialmente la nominación presidencial de su partido, un logro histórico para las mujeres en Estados Unidos, y luego delinear aspectos de su plataforma y visión nacional.

Respaldos de periódicos históricos
En septiembre de 2016, la República de Arizona hizo un anuncio sorprendente: estaba apoyando a un demócrata por primera vez en la historia de su publicación. La decisión del consejo editorial de apoyar a Clinton se explicó de la siguiente manera:

“Desde que’La República de Arizona’ comenzó a publicarse en 1890, nunca hemos apoyado a un demócrata sobre un republicano para presidente. Nunca. Esto refleja una profunda apreciación filosófica por los ideales conservadores y los principios republicanos.

Este año es diferente.

El candidato republicano de 2016 no es conservador y no está calificado.

Por eso, por primera vez en nuestra historia, la República de Arizona apoyará a un demócrata para presidente”.

El anuncio sin precedentes del periódico se produjo después de la decisión similar de The Cincinnati Enquirer y The Dallas Morning News de romper con sus raíces republicanas de larga data al apoyar a Clinton por encima de Trump.

Malestar electoral y concesión
A medida que llegaban los resultados, el camino de Clinton hacia la victoria se desvanecía. A última hora de la tarde, su derrota se hizo evidente cuando Trump obtuvo la mayoría necesaria de votos electorales. Rompiendo con la tradición política, se negó a dar un discurso de concesión cuando se convocó la carrera, pero llamó por teléfono al ex aprendiz Donald Trump para que cediera.

A la tarde siguiente, Clinton pronunció un emotivo discurso de concesión en el que felicitó a Donald Trump y dijo que “se ofreció a trabajar con él en nombre de nuestro país”.

“Nuestra campaña nunca fue sobre una persona, ni siquiera sobre una elección”, dijo Clinton a sus partidarios. “Era sobre el país que amamos y la construcción de una América esperanzada, inclusiva y de gran corazón. Hemos visto que nuestra nación está más profundamente dividida de lo que pensábamos. Pero sigo creyendo en América, y siempre lo haré. Y si lo hacen, entonces debemos aceptar este resultado y luego mirar hacia el futuro. Donald Trump será nuestro presidente. Le debemos una mente abierta y la oportunidad de liderar. Nuestra democracia constitucional consagra la transferencia pacífica del poder”.

Mientras continuaba, reconoció su dolorosa derrota y alentó a sus partidarios a seguir participando en la democracia estadounidense. “Esta pérdida duele, pero por favor nunca deje de creer que luchar por lo que es correcto vale la pena”, dijo.

Clinton también se refirió al hecho de no llegar a ser la primera mujer presidenta de Estados Unidos: “Sé que aún no hemos roto el techo de cristal más alto y duro, pero algún día, alguien lo hará, y espero que antes de lo que pensamos ahora.”

“Necesitamos que continúes con estas luchas ahora y por el resto de tu vida y a todas las mujeres y especialmente a las jóvenes que ponen su fe en esta campaña y en mí, quiero que sepas que nada me ha enorgullecido más que ser tu campeona”, dijo. “Y a todas las niñas que están viendo esto, nunca duden que son valiosas y poderosas y que merecen todas las oportunidades y oportunidades del mundo para perseguir y alcanzar sus propios sueños.”

Clinton concluyó su discurso citando las Escrituras bíblicas. “Las Escrituras nos dicen que no nos cansemos de hacer el bien, porque a buen tiempo segaremos. Amigos míos, tengamos fe los unos en los otros, no nos cansemos ni nos desanimemos, porque hay más estaciones por venir y más trabajo por hacer”.

A pesar de que Trump ganó los votos electorales, Clinton ganó el voto popular por casi tres millones de votos más. Aparte de la victoria de Obama en las elecciones presidenciales de 2008, Clinton tiene actualmente el récord de ganar más votos que cualquier otro candidato presidencial en la historia de Estados Unidos.

Rusia descubierta detrás de las filtraciones de correo electrónico
Durante meses antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, más de una docena de agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron unilateralmente que Rusia estaba detrás de los ataques por correo electrónico que se le hicieron a Wikileaks. En diciembre de 2016, la CIA, el FBI y la Agencia Nacional de Inteligencia concluyeron públicamente que Rusia, y específicamente el propio Vladimir Putin, estaban detrás de los ciberataques al DNC y de la cuenta de correo electrónico personal del presidente de la campaña de Clinton, John Podesta. Las tres agencias afirmaron que Rusia no sólo estaba tratando de socavar las elecciones presidenciales de Estados Unidos, sino que también estaba tratando de dañar la campaña de Clinton y de inclinar la balanza a favor de su oponente republicano Donald Trump.

Poco después de que estas evaluaciones salieran a la luz, Clinton habló sobre el impacto de Rusia en su campaña en un evento privado. Ella culpó tanto a los hacks de correo electrónico de Rusia, así como al director del FBI James Comey, quien emitió una carta en relación con una investigación sobre su servidor de correo electrónico pocos días antes de las elecciones.

Sobre Putin, dijo ella: “El propio Vladimir Putin dirigió los ciberataques encubiertos contra nuestro sistema electoral, contra nuestra democracia, aparentemente porque tiene una queja personal contra mí”, declaró Clinton en The New York Times. (La “queja” a la que se refiere se remonta a sus declaraciones contra las injustas elecciones parlamentarias de Putin en 2011, cuando era secretaria de Estado).

Y añadió: “Putin me culpó públicamente por el derramamiento de indignación de su propio pueblo. Y esa es la línea directa entre lo que dijo entonces y lo que hizo en esta elección”.

Clinton también dio luz a las cuestiones más importantes y urgentes que están en juego. “Esto no es sólo un ataque contra mí y mi campaña…. Esto es un ataque contra nuestro país. Estamos más allá de las preocupaciones políticas normales. Se trata de la integridad de nuestra democracia y la seguridad de nuestra nación”.

Campaña Post-2016
Después de tomarse el tiempo necesario para salir de la campaña, Clinton volvió a aparecer en mayo de 2017 para cofundar la organización de acción política”Adelante Juntos”. En septiembre publicó What Happened, un intento de racionalizar los muchos factores que contribuyeron a su derrota electoral.

Clinton siguió criticando a Donald Trump en los medios sociales, y por lo general se ganó una reprimenda o una respuesta burlona del bando del presidente. En enero de 2018, se rió de los Grammy en un segmento en el que leyó de Fuego y Furia, un libro que reveló el caos entre bastidores dentro de la campaña de Trump y la Casa Blanca.

No todas las noticias fueron positivas; poco antes de los Grammy, apareció un informe de que un asesor principal de la campaña presidencial de Clinton en 2008 había sido acusado de acosar sexualmente en repetidas ocasiones a un subordinado. Según el informe, Clinton estaba al tanto de las acusaciones pero no despidió al asesor, sino que optó por descontar su sueldo y enviarlo a terapia.

La ex primera dama continuó apareciendo en los eventos, opinando sobre el estado de la política y su papel en ella. En la Universidad de Rutgers, en marzo, le preguntaron cómo se sentía cuando algunos medios de comunicación le decían que “saliera del escenario público y se callara”.

“Me sorprendió mucho cómo la gente me decía eso – ya sabes, la mayoría de la gente en la prensa, por la razón que fuera – la mayoría, ‘Vete, vete, vete'”, respondió ella. “Y uno de los jóvenes que trabaja para mí volvió a investigar un poco. Nunca le dijeron eso a ningún hombre que no fuera elegido. Eso me impresionó un poco”.

En julio, una columnista del New York Post especuló que Clinton estaba planeando postularse de nuevo para la presidencia en 2020, basándose en la “urgencia” de sus correos electrónicos a los partidarios políticos y en los continuos esfuerzos de recaudación de fondos de sus súper PAC. El rumor fue suficiente para alejar a Fox News’ Fox and Friends de cubrir el rescate de un equipo de fútbol atrapado en una cueva inundada en Tailandia para abordar el tema.

Te Puede Interesar:

Frederick Douglass un eminente líder de los derechos humanos

Paul Ryan Asumió el cargo de presidente de la Cámara en 2015

Edgar Hoover tenía puntos de vista anticomunistas

Gabby Douglas ganó medallas de oro para los Estados Unidos

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]