Icaro Significado de la Mitología Griega

Icaro, en la mitología griega, hijo del inventor Dédalo que pereció volando demasiado cerca del Sol con alas de cera.

Un joven llamado Icaro ocupa el centro del escenario en un cuento muy memorable de la mitología griega antigua.Ícaro

Incluso hoy en día, algunas personas relatan esta historia como una advertencia de precaución. El exceso de confianza a veces produce resultados desastrosos!

El Hijo de un Artesano Famoso

Ícaro se hizo muy conocido en las leyendas principalmente por su padre, Dédalo, un maestro artesano y hábil artesano. Nieto de un antiguo líder ateniense, Erecteus, DAEDALUS desarrolló una reputación de constructor ingenioso.

Durante la primera infancia de Ícaro, su familia residía en la ciudad de Atenas, un lugar muy hermoso. Los atenienses disfrutaron de una rica vida cultural.

Magníficos edificios, hermosas obras de arte y una variedad de atractivos productos hechos a mano permitieron a muchas personas en Atenas disfrutar de un estilo de vida cómodo. Dédalo y su familia prosperaron allí.

La vida como exiliados

Dédalo ya había adquirido fama como un hábil inventor, cuando uno de sus sobrinos se unió a su casa. El joven, conocido como “Talos” (o “Perdix”), también era muy prometedor como artesano. Aparentemente poseía más talento que Ícaro.

Al principio, Dédalo se enorgullecía de los logros de su sobrino. Sin embargo, a medida que más gente empezó a apreciar las habilidades de Talos, Dédalo lentamente se puso celoso. Tal vez temía que su sobrino algún día lo superara como inventor. El Dédalo cometió finalmente un terrible acto: empujó al joven desde una gran altura, matándolo. Como resultado de este crimen, Dédalo tuvo que abandonar Atenas y huir al exilio. Su hijo Ícaro lo acompañó.

Un laberinto

La pareja partió en un barco y navegó por las azules aguas del Mar Mediterráneo. Recibieron una invitación para unirse a la corte del Rey Minos de Creta. El gobernante vivía en un espléndido palacio en la hermosa isla de Creta.

El rey Minos dio la bienvenida a Ícaro y a su padre a su reino. Dédalo había adquirido fama como constructor. El rey Minos le pidió que construyera un elaborado laberinto bajo su palacio.

Un “laberinto” es básicamente un laberinto de pasadizos y túneles. La estructura construida por Daedalus era tan compleja que a cualquiera que entrara le resultaría muy difícil encontrar una salida.

Un oscuro secreto

El Rey Minos requirió el laberinto por una razón siniestra. El rey utilizó el laberinto como prisión para el Minotauro, una criatura temible. El MINOTAUR poseía la cabeza de toro y el cuerpo de un hombre. La reina Pasifae de Creta había dado a luz al Minotauro después de que su marido, el rey Minos, ofendiera al dios del mar Poseidón. Atormentado por la culpa y el miedo, el rey Minos quería mantener el Minotauro escondido dentro del laberinto y fuera de la vista del público.

El Minotauro tendría un gran impacto en las vidas de Dédalo e Ícaro. Los acontecimientos se desarrollaron de manera inesperada. El padre y el hijo eventualmente se encontrarían huyendo para salvar sus vidas!

Una historia de amor

A intervalos de siete años, la gente de Creta enviaba a catorce cautivos de Atenas al Laberinto para que el Minotauro comiera. Finalmente, un héroe ateniense llamado Teseo se ofreció voluntario para unirse al grupo de víctimas, con la esperanza de destruir el Minotauro.

Cuando el valiente joven llegó a Creta, la hija del rey Minos, Ariadna, se enamoró locamente de él. Le rogó a Dédalo que le ayudara a encontrar una forma de salvar a Teseo de una muerte segura en el laberinto.

Al Dédalo se le ocurrió una idea ingeniosa. Le dio a ARIADNE UNA BOLA DE CUERDA para que se la diera a Teseo.

Mientras el joven caminaba por el laberinto, desenrolló la cuerda detrás de él. Luchó y mató al Minotauro y logró regresar vivo a través del confuso Laberinto siguiendo el rastro de las cuerdas.

Escapar de una prisión

El Rey Minos sintió que Dédalo había traicionado su confianza. Ordenó a sus guardias que encarcelaran a Dédalo e Ícaro en una alta torre sobre el palacio. Dédalo temía por sus vidas. Ideó un plan para escapar con Ícaro. Quería dejar Creta y viajar a la lejana isla de Sicilia.

Un ingenioso artesano, Dédalo construyó dos juegos de alas, una para él y otra para su hijo. Los hizo con plumas y cera.

Cuando le puso las alas a Ícaro, le ordenó al joven que volara con cuidado a su lado. Le advirtió que el calor derretiría la cera, así que no deben viajar cerca del sol.

Una Historia de Hubris

Los antiguos griegos llamaban “HUBRIS” a la arrogancia tonta o exceso de confianza. Desafortunadamente, Ícaro se convirtió en un modelo para este defecto de carácter.

El padre y el hijo despegaron de la torre y comenzaron a volar sobre el mar hacia Sicilia en sus alas artificiales.

A pesar de la advertencia del Dédalo, Ícaro se elevó cada vez más alto. Aparentemente, creía que sus alas le daban poderes divinos.

La cera se derritió inevitablemente. El tonto Ícaro se precipitó al mar. Se ahogó y nunca llegó a Sicilia.

¿Fue Dédalo real?

Como en tantas leyendas, los hechos de muchas personas, parecen haber sido atribuidos a un solo personaje en el momento en que las historias comienzan a ser escritas.

Es posible que Dédalo fuera un nombre dado por los últimos griegos a los inventores y creadores de las maravillas que les quedaron de la época micénica.

El nombre de Dédalo significaba”ingenioso”. (Sin embargo, algunos de los inventos, como el hacha, habían sido inventados miles de años antes incluso de la era micénica – las hachas de piedra se encuentran en sitios de 100.000 años de antigüedad, en África Oriental).

Sin embargo, Dédalo también es famoso por sus andanzas y sus desgracias. A lo largo de las historias que se cuentan sobre él, su ingenio es a la vez una bendición y una maldición, bien ilustrada por las historias de su encarcelamiento en el laberinto que había diseñado y la huida de Creta con su hijo.

Puede haber una moraleja acerca de pagar eventualmente por tus fechorías, pero su historia también encarna muchos temas que se encuentran en otros mitos y leyendas: estatuas que parecen cobrar vida, vuelos precipitados, asesinatos y, por supuesto, el deseo constante del hombre de poder volar.

¿Qué hay de Ícaro?

A diferencia de su padre, sabemos poco sobre Ícaro. Nació en Creta, siendo su madre una de las sirvientas del rey.

El carácter de Ícaro parece servir sobre todo como una advertencia a los niños, para tomar en cuenta los consejos de los padres y los ancianos o de lo contrario ellos también pueden terminar en un montón de problemas!

¿Cuándo se escribió la historia por primera vez?

Las historias de Dédalo son contadas por Apolodoro, (nacido alrededor de 180 a.C., murió después de 120 a.C.) un erudito, historiador y gramático griego, Ovidio (43 a.C. – 17 d.C.), un poeta romano, Diodoro de Sicilia (siglo I a.C.) un historiador griego, y Pausanias (siglo II d.C.) un viajero y geógrafo griego y Virgilio (70 a.C. – 19 a.C.) un poeta romano.

El mito de Ícaro – Diversas interpretaciones

El carácter didáctico del mito de Ícaro es obvio: la imprudencia e inconsciencia de los jóvenes que ignoran los consejos y experiencias de sus padres, y de sus mayores y mejores en general, puede tener efectos catastróficos en sus vidas.

Además, debe haber medida en todas nuestras vidas. Ni demasiado alto cerca del sol, ni demasiado bajo cerca del mar, aconsejó Dédalo, pero Ícaro no prestó atención y su desmesura le costó la vida.

Marie Delcourt, por otra parte, sostiene que volar simboliza la cúspide de los logros de Daedalus en la adquisición de un nivel tan alto de conocimientos técnicos.

Finalmente, según otra interpretación del mito, el vuelo podría simbolizar la gran velocidad de un velero, también considerado una invención del Dedalo.

Esta interpretación se apoya en una versión diferente del mito, en el que Dédalo e Ícaro escaparon de Creta en velero, y el barco de Ícaro naufragó frente a Samos.

Después de la pérdida de su hijo Ícaro, Dédalo logró llegar a Sicilia.

La historia de Ícaro

En la isla de Creta, durante la época del rey Minos, vivía un hombre llamado Dédalo y su joven hijo Ícaro. Dédalo era un hombre ordinario, excepto por un talento especial: era un inventor de extrañas y maravillosas creaciones mecánicas.

Ahora bien, esto fue hace mucho tiempo, y en esta época antigua no había televisores, ni coches, ni relojes. En lugar de la televisión, la gente aprendió lo que era nuevo en la tierra escuchando los chismes en la posada local.

El lugar de coches, la gente iba de un lugar a otro caminando o, si eran ricos, montando a caballo o en un carruaje. En lugar de relojes, la gente llevaba un registro de la hora con relojes de sol.

Y así, el pequeño pájaro mecánico que cantaba cuando salió el sol -dado por Dédalo a la princesa recién nacida para celebrar su nacimiento- se convirtió en el tema de conversación de todo el mundo en el país.

El rey Minos se acercó a Dédalo para preguntarle si podría inventar algo menos bonito pero más útil, y Dédalo no lo defraudó. Unos meses más tarde presentó los planos de un gigantesco laberinto para mantener prisionero al monstruo mitad hombre y mitad toro, conocido como el Minotauro.

El Rey Minos estaba muy contento. Desafortunadamente, el Rey Minos también era muy codicioso.

Quería que Dédalo trabajara sólo para él, así que hizo que sus Guardias Reales tomaran a Dédalo y a su hijo Ícaro y los encerraran en una cueva en lo alto del mar.

Las únicas entradas a la cueva eran a través del laberinto custodiado por los soldados del Rey (por no hablar del Minotauro) y una entrada con vistas al mar en lo alto de un acantilado.

Al Dédalo no le importó su encarcelamiento al principio. Cualquier cosa que Dédalo necesitara que el Rey Minos le proporcionara sin duda alguna – comida, bebida, herramientas de todas las formas, metales raros, cuero, pergamino e incluso velas para que pudiera trabajar hasta altas horas de la noche.

Dédalo vivió felizmente durante muchos años trabajando en una interminable variedad de maravillosos inventos. Y el joven Ícaro, aunque a veces aburrido, solía ser muy feliz ayudando a su padre y jugando con los juguetes mecánicos que el Dédalo le hacía.

No fue hasta que Ícaro se convirtió en un adolescente que Dédalo comenzó a preguntarse si el estar encerrado era lo mejor para su hijo. Y Ícaro, cansado de la cueva fría y húmeda, comenzó a quejarse de que no tenía esperanza de tener una vida propia.

En su decimosexto cumpleaños, Ícaro se enfureció: “Pero padre, quiero una aventura, ¡quizás incluso conocer a una chica y tener un hijo propio! No puedo pedirle a una esposa que venga a vivir conmigo a esta cueva solitaria sobre el mar. Odio esta cueva. Odio al Rey. ¡Y te odio!”

Por supuesto, Ícaro se disculpó después por haberle dicho cosas tan malas a su padre, pero insistió en que no soportaba más estar encerrado en la cueva.

La próxima vez que el rey Minos lo visitó, Dédalo se le acercó con nerviosismo: “Majestad, seguramente verás que Ícaro se está convirtiendo en un hombre joven. No puedes tenerlo encerrado toda la vida. Por favor, señor, deje que se una a su Guardia Real y busque una vida a su servicio”.

El Rey levantó una ceja y miró pensativo la apertura de la cueva, “Consideraré tu petición. Ahora, por favor, muéstrame tu idea de hombres mecánicos gigantes”.

El Rey no tuvo que pensar mucho en ello. Sabía de inmediato que no quería dejar ir ni a Dédalo ni a Ícaro.

Quién podría saber si Ícaro tendría los talentos de su padre – después de todo Ícaro había visto y aprendido de su padre durante toda su vida.

Bajo ninguna circunstancia quería que otro reino pusiera en sus manos las maravillas mecánicas que Dédalo creó y que algún día Icaro podría producir.

Semanas más tarde, el rey Minos regresó a Dédalo con su respuesta: “Ícaro presta el mayor servicio a nuestro reino al hacerte compañía aquí”.

“Pero señor”, comenzó Dédalo.

“¡Basta!” rugió el rey Minos,”La decisión está tomada. No tendré argumentos”.

Dédalo se volvió hacia Ícaro para explicarle que no había nada que hacer, pero cuando vio la expresión de desesperación en la cara de su hijo, el corazón de Dédalo se rompió y juró que haría todo lo que estuviera en su mano para hacer feliz de nuevo a su hijo.

Pero qué hacer…

El Dédalo se asomó a la entrada de la cueva con vistas al mar, observando cómo las olas se estrellaban contra las rocas y las gaviotas daban vueltas sobre los acantilados. Era primavera y los nidos en los acantilados estaban llenos de huevos y pollos.

Ícaro se acercó junto a su padre y le dijo en voz baja: “Cómo envidio a esos pajaritos, porque pronto sus alas serán fuertes y podrán volar lejos de este desdichado acantilado”.

El Dédalo parpadeó, una sonrisa creciendo lentamente en su cara. Se volvió hacia Ícaro con sus ojos parpadeando: “Pues bien, mi pequeño polluelo, será mejor que comencemos a trabajar para fortalecer tus alas y que puedas estar fuera con los demás”. ”

Primero, Dédalo utilizó tiras de cuero y finas ramitas para formar una escoba y una gran red que hizo colgar a Ícaro hacia los acantilados para barrer las plumas cerca de los nidos de las gaviotas. Durante muchos días Ícaro recogió cuidadosamente todas las plumas que pudo alcanzar.

Mientras Ícaro estaba ocupado con plumas, Dédalo creó tubos delgados de metal ligero que utilizó para formar el marco de dos pares de alas del tamaño de un hombre. Utilizó tiras de cuero para crear un arnés y poleas para que el usuario pudiera aletear e inclinar las alas en varias direcciones. Luego tomó las plumas que Ícaro había recogido y usó cera de vela para empezar a unir las plumas a los marcos de metal ligero.

“¿Dos cuadros?” Ícaro sonrió felizmente a su padre: “¿Tú también vienes?”

Dédalo agarró a su hijo en el hombro y le dijo: “Yo soy, hijo mío. Gracias por recordarme que de todas mis creaciones, tú eres lo más importante para mí. Siento que me haya llevado tanto tiempo liberarnos a los dos”.

Fue un trabajo minucioso recoger las plumas y pegarlas, una a una, a los marcos, pero unas semanas más tarde, cuando las primeras gaviotas jóvenes comenzaron a abandonar sus nidos, Dédalo declaró que las alas estaban completas.

El día que se iban a ir, Dédalo le dio una última lección a Ícaro: “Hijo, recuerda, debes tener cuidado cuando volamos. Vuela demasiado cerca del océano y tus alas se volverán demasiado pesadas con el agua que rocía las olas.

Vuela demasiado cerca del sol y la cera se derretirá y perderás plumas. Sigue mi camino de cerca y estarás bien.”

Ícaro asintió con la cabeza y deslizó excitado sus brazos dentro del arnés. Escuchó distraídamente mientras su padre le explicaba cómo abrir las alas de par en par para captar las corrientes de aire y cómo usar las poleas para conducir.

Con un ansioso abrazo de buena suerte, Dédalo e Ícaro entraron en la entrada de la cueva con vistas al mar, extendieron sus alas tan amplias como podían y saltaron, uno tras otro, sobre el océano.

Como si le hubiera estado esperando, el viento cogió las alas de Ícaro casi inmediatamente y se elevó.

Oh, qué libertad! Ícaro echó la cabeza hacia atrás y se rió cuando las sorprendidas gaviotas se alejaron de él y luego se lanzaron hacia atrás, advirtiéndole con un graznido cuando se dirigía demasiado cerca de los acantilados en los que anidaba.

Dédalo le gritó a su hijo que tuviera cuidado, dejara de jugar con los pájaros y lo siguiera hacia la orilla de una isla en la distancia.

Pero Ícaro se estaba divirtiendo demasiado – estaba cansado de seguir siempre a su padre, siempre escuchando sus interminables conferencias y Ícaro estaba encantado con su repentina libertad.

Vio a las gaviotas elevarse en las corrientes de aire sobre el mar y pensó: “Cuidado, bah. Los pájaros no tienen cuidado, son felices, ¡son libres! Oh, qué gloriosa aventura es esta.

El sol es tan cálido y la brisa me tira de las alas como si incluso el viento estuviera contento de que finalmente me haya soltado.

No puedo creer que me haya perdido esto todos estos años atrapado en esa cueva fría y húmeda”. Y con eso siguió a las gaviotas hacia arriba y hacia arriba y hacia ARRIBA en el cielo.

“¡Nada de Ícaro! Alto”, gritó Dédalo, “La cera se derretirá si se calienta demasiado. No tan alto. ¡No tan alto!”

Pero Ícaro estaba demasiado lejos o demasiado perdido en sus propios pensamientos felices de excitación para escuchar las advertencias de su padre.

Mientras volaba aún más alto empezó a sentir la cera caliente goteando por sus brazos y vio caer plumas como copos de nieve a su alrededor.

Recordando los sermones de su padre, Ícaro se dio cuenta con horror de su error. Comenzó a trabajar las poleas para inclinar sus alas hacia el mar, pero al hacerlo, vio que más plumas se alejaban y comenzó a perder altura más rápidamente de lo que quería.

Trabajando las poleas aún más frenéticamente, Ícaro aleteó las alas tratando de frenar su caída, pero mientras más fuerte aleteaba, más plumas se desprendían del marco de sus alas.

Mientras Dédalo observaba horrorizado, Ícaro se lanzó hacia el mar agitando frenéticamente las poleas con sus brazos. Cuando finalmente cayó al agua, no quedó ni una pluma pegada.

Dédalo aterrizó tan rápido como pudo en la playa cerca de donde Ícaro había caído, pero la única señal de su pobre hijo fueron unas pocas plumas flotando en las olas.

Dédalo se arrugó hasta la arena, con la cara en las manos porque sabía que su hijo estaba muerto. Después de muchos meses, cuando Dédalo comenzó a recuperarse de su dolor, nombró a la isla Icaria en memoria de su hijo.

En la playa donde aterrizó, construyó un templo al dios sol Apolo y dentro de él colgaron las alas que había creado, jurando no volver a volar nunca más.

Te Puede Interesar:

Akbar el Grande Biografía | Vida y Obra ¿ Quien fue ?

Antonio Molina Biografía la Gran Voz

Oliver Cromwell Biografía La revolución a la inglesa – El Lord

Educar a los niños en el hogar: alternativas a la educación en el hogar

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 5]