Síndrome de intestino irritable : las mejores soluciones naturales

Cómo curar el síndrome del intestino irritable de forma natural

El síndrome de intestino irritable, también conocido como síndrome de intestino irritable (o colopatía funcional), se caracteriza por episodios de estreñimiento que se alternan con episodios de diarrea.

intestino irritable
Photo by Andrea Piacquadio from Pexels

Se manifiesta de forma diferente en cada paciente y sus orígenes son todavía difíciles de discernir.

Por eso a veces es complicado tratarlo. Aunque algunos medicamentos pueden aliviar los síntomas, los métodos naturales también han demostrado su eficacia.

Síndrome del intestino irritable (SII): Un trastorno difícil de identificar

Los síntomas del síndrome de intestino irritable (SII) son múltiples y a menudo interrumpen la calidad de la vida diaria.

Dolores abdominales, molestias, hinchazón, trastornos del tránsito (diarrea o estreñimiento, a veces alternados)… si estos síntomas han durado más de seis meses y le incapacitan al menos tres días al mes, es probable que padezca el síndrome del intestino irritable (SII).

Intestino irritable, aún causas misteriosas

«Al menos el 5% de la población francesa, y sobre todo las mujeres, están concernidas», dice el profesor Jean-Marc Sabaté, gastroenterólogo del hospital Louis-Mourier de Colombes (92).

Las causas del SII siguen siendo un misterio. Sólo sabemos que en un 15 a 20% de los casos, el SII aparece después de una gastroenteritis grave (más de cinco días) y más a menudo en personas con un perfil de ansiedad.

Pero se están explorando otras hipótesis: hipersensibilidad digestiva, cambios en la flora intestinal (todas las bacterias del intestino), anormalidades en el control del dolor…

El estrés agrava los síntomas. Estudios serios han demostrado el valor de la hipnosis en pacientes con SII. «Después de dos o tres sesiones, se observa una mejora de la sensibilidad digestiva visceral, de manera bastante prolongada», explica el Pr Sabaté.

¿Ciertos alimentos agravan el síndrome de intestino irritable?

Los pacientes suelen acusar a ciertos alimentos como verduras crudas (tomates, pepinos), col o apio... » Pero nunca hemos tenido la prueba científica de que un alimento desencadene la enfermedad.

Por eso recomendamos a los pacientes que no excluyan demasiados alimentos y que coman lo que les gusta y no se preocupen», explica el Prof. Sabaté.

Se sabe, sin embargo, que los alimentos ricos en fibra pueden agravar la hinchazón y el dolor en las personas con SII.

Ciertos alimentos son particularmente señalados. Este es el caso del gluten y la lactosa: agravan los síntomas en algunos pacientes. Las pruebas ayudarán a distinguir entre la intolerancia al gluten o a la lactosa y el síndrome de intestino irritable.

Azúcares industriales, cuya fructosa y edulcorantes acentúan la hinchazón y el gas. Por lo tanto, es mejor limitar su consumo.

Los medicamentos tienen una eficacia limitada en el tratamiento del dolor.

Por ahora, los antiespasmódicos ayudan a controlar el dolor durante las convulsiones.

Pueden indicarse laxantes suaves para el estreñimiento y, en caso de diarrea, lentos de tránsito, según las necesidades. Más raramente, se prescriben algunos antidepresivos.

Pero entonces, ¿qué deberíamos pensar de los probióticos?

Estas bacterias o levaduras que pueden ejercer un efecto beneficioso para la salud después de la ingestión parecen prometedoras. «Los estudios realizados en humanos con ciertas cepas se han asociado con una reducción de los síntomas.

Pero los probióticos no son, por el momento, más efectivos que los tratamientos disponibles», dice el Prof. Sabaté.

Además, la fitoterapia o la meditación ayudaría a combatir el dolor abdominal relacionado con este síndrome. 

Realice un auto-masaje del vientre para calmar el dolor.

El dolor en la parte baja del abdomen suele estar relacionado con una fermentación excesiva que causa hinchazón en el colon.

«Un auto-masaje del vientre aumenta la motilidad del colon y ayuda a la progresión de estos gases dolorosos, pero también a la progresión de las heces», señala la Dra. Martine Cotinat, gastroenteróloga.

Debe seguir el camino del colon, con un movimiento suave presionando con suficiente fuerza, por ejemplo con dos pulgares o tres dedos de una mano, planos. De pie o tumbado, intenta relajar el estómago.

Comienza desde el bajo vientre a la derecha, sube con los dedos hasta debajo de las costillas y luego haz un movimiento transversal hacia la parte inferior de las costillas a la izquierda, baja por el lado izquierdo hasta el bajo vientre.

Tan pronto como duele, haces este movimiento al menos cuatro o cinco veces. Para hacerlo más cómodo, es posible utilizar unas pocas gotas de aceite vegetal, posiblemente con un aceite esencial.

Opte por el aceite esencial de menta

¿Cuáles son sus beneficios? 

«El aceite esencial de menta tiene propiedades antiespasmódicas, relaja los músculos del intestino y del colon, y reduce el dolor. Además, es antiinflamatorio y mejora la digestión», explica la farmacéutica Fabienne Millet.

Su uso está reconocido por la Organización Mundial de la Salud. En 2014, una revisión de estudios también confirmó su eficacia superior a la de un placebo para aliviar el dolor abdominal y todos los síntomas. 

  • El aceite esencial de menta es efectivo alrededor de 200 a 250 mg por día, o 2 gotas diluidas en una cucharadita de aceite vegetal, tres veces al día durante las comidas.
  • Mejor aún, cápsulas de recubrimiento entérico, preparadas por el farmacéutico, que liberan su contenido en el intestino. Tómelo de uno a cuatro días en caso de espasmos dolorosos.

«El aceite esencial de menta es eficaz, pero debe utilizarse con la opinión de un especialista porque, en dosis altas, puede promover la acidez estomacal», dice la Dra. Martine Cotinat. Entonces es mejor usarlo diluido al 10 o 15%, en el masaje.

Osteopatía para aliviar las molestias digestivas

¿Cuáles son sus beneficios?

Al restaurar la armonía entre el colon y sus órganos vecinos, la osteopatía puede aliviar la colopatía funcional. Los masajes viscerales que ofrece pueden aliviar los trastornos intestinales funcionales y mejorar los trastornos biliares.

La osteopatía se basa en el principio de que todo proviene de la circulación: mediante gestos suaves, presión y ligeros giros, el practicante afloja los puntos de unión y tensión, de modo que los fluidos, en particular la sangre, circulan mejor.

La mejora es rápida. Cuente con una o dos sesiones para aliviar el dolor, espaciadas de tres semanas a un mes.

Una sesión cuesta entre 50 y 100 euros (no se reembolsa si el practicante no es médico). Para encontrar un profesional de confianza, consulte el Registre des ostéopathes de France.

Los probióticos, como un tratamiento en profundidad, para restaurar la flora intestinal.

En la gran mayoría de los pacientes con dolor de colon, hay un desequilibrio en la flora intestinal, con demasiadas o muy pocas bacterias presentes.

Por lo tanto, los probióticos presentes en ciertos alimentos, como el yogur, pueden ser beneficiosos. 

«Estos microorganismos vivos pueden ayudar a restaurar el equilibrio y aliviar todos los síntomas.

Pero cuidado, en algunos casos pueden aumentar la gravedad de la hinchazón o el dolor. En estos casos, hay que encontrar otra solución», dice el Dr. Cotinat. Siempre consulte a un profesional de la salud antes de incluirlos en su dieta. 

Dos productos han sido objeto de estudios clínicos que demuestran su eficacia en el dolor abdominal y las molestias digestivas: Ibsium (Lesaffre) y Lactibiane Reference (Pilèje).

«Deben utilizarse todos los días como tratamiento de un mes, luego como tratamiento de mantenimiento, por ejemplo una cápsula dos veces por semana, porque los probióticos no restauran la flora de forma permanente», dice el gastroenterólogo.

Si no hay mejora después de 10 o 15 días, no dude en probar otro producto con cepas diferentes, ya que los resultados son muy variables.

Practicar la hipnosis, para luchar contra el estrés y limitar la aparición de síntomas.

¿Cuáles son los beneficios de esta técnica? 

El estrés, la intensidad y la aparición de los síntomas están estrechamente relacionados. «Cuanto más tratas el estrés, más evitas las dietas demasiado estrictas.

Muchos métodos ayudan (meditación, yoga, qi gong…), pero la hipnosis es el más estudiado científicamente», dice el Dr. Cotinat.

El informe del Inserm sobre la eficacia de la hipnosis, publicado en 2015, confirma su interés en reducir los síntomas del síndrome del intestino irritable.

¿A qué ritmo debemos practicar? 

Se requiere un mínimo de tres sesiones. El hipnoterapeuta trabaja para liberar y aflojar las tensiones del cuerpo, especialmente en el abdomen, a través de ejercicios de respiración y visualización.

También muestra ejercicios de autohipnosis, para ser usados solos.

Una sesión cuesta entre 50 y 150 euros (no se reembolsa si el profesional no es médico).

Cada vez más médicos, especialmente gastroenterólogos, están siendo entrenados en esta técnica. Para encontrar un profesional de confianza, consulte el directorio de la Unión Nacional de Hipnoterapeutas.

La sofrología para domar el dolor

¿Cómo puede ser útil la sofrología? 

Esta técnica de relajación permite a quienes la practican regularmente controlar gradualmente el dolor asociado a esta patología crónica.

Su eficacia aún no ha sido científicamente demostrada, pero la experiencia sobre el terreno demuestra su interés, según los expertos.

También actúa contra el estrés, ayuda a mejorar la autoestima y puede ayudar a regular la motilidad intestinal en casos de estreñimiento. 

¿A qué ritmo debemos practicar? 

Lo ideal es dedicarle unos minutos todos los días. Es mejor empezar con un profesional.

Los ejercicios de respiración no son para todos. Permita un mínimo de cinco sesiones para empezar a manejar bien la enfermedad con esta técnica.  Una sesión, sola, cuesta entre 40 y 65 euros, un poco menos en un grupo.

Ciertos reflejos alimenticios también ayudan a aliviar naturalmente el dolor asociado con el síndrome de intestino irritable: 

  • Favorecen las fibras solubles (que se encuentran en las naranjas, los pomelos, las zanahorias, las patatas, etc.). 
  • Limitar las grasas que aumentarían la hipersensibilidad del tracto digestivo.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Escarlatina: ¿qué es?

Tratar una afta

Síndrome de fatiga crónica

Bebidas Probióticas que puedes hacer en casa : Tips y Consejos