James Madison El cuarto presidente de Estados Unidos

Biografía de James Madison

El cuarto presidente de Estados Unidos, James Madison, creía en un gobierno federal robusto pero equilibrado y es conocido como el “Padre de la Constitución”.

Nacido el 16 de marzo de 1751 en Port Conway, Virginia, James Madison escribió los primeros borradores de la Constitución de Estados Unidos, co-escribió los Documentos Federalistas y patrocinó la Carta de Derechos.James Madison

Estableció el Partido Demócrata-Republicano con el presidente Thomas Jefferson, y se convirtió en presidente en 1808.

Madison inició la guerra de 1812, y sirvió dos períodos en la Casa Blanca con la primera dama Dolley Madison. Murió el 28 de junio de 1836 en la finca de Montpelier en Orange County, Virginia.

James Madison (1751-1836) fue uno de los padres fundadores de los Estados Unidos y el cuarto presidente estadounidense, que ocupó el cargo de 1809 a 1817.

Defensora de un gobierno federal fuerte, la Madison, nacida en Virginia, compuso los primeros borradores de la Constitución de Estados Unidos y la Carta de Derechos y se ganó el apodo de “Padre de la Constitución”.

En 1792, Madison y Thomas Jefferson (1743-1826) fundaron el Partido Demócrata Republicano, que ha sido llamado el primer partido político de oposición de Estados Unidos. Cuando Jefferson se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos, Madison se desempeñó como su secretario de Estado.

En este papel, supervisó la Compra de Louisiana de los franceses en 1803. Durante su presidencia, Madison condujo a Estados Unidos a la controvertida guerra de 1812 (1812-15) contra Gran Bretaña. Después de dos períodos en la Casa Blanca, Madison se retiró a su plantación de Virginia, Montpelier, con su esposa Dolley (1768-1849).

Primeros años

James Madison nació el 16 de marzo de 1751 en Port Conway, Virginia, de James Madison Sr. y Nellie Conway Madison.

El mayor de 12 hijos, Madison, fue criado en la plantación familiar de Montpelier, en el Condado de Orange, Virginia. A los 18 años, Madison dejó Montpelier para asistir al College of New Jersey (ahora Princeton University).

Vida Temprana

Uno de los padres fundadores de Estados Unidos, James Madison ayudó a construir la Constitución de Estados Unidos a finales del siglo XVIII.

También creó la base de la Carta de Derechos, actuó como secretario de Estado del presidente Thomas Jefferson y ocupó el cargo de presidente durante dos períodos.

Nacida en 1751, Madison creció en Orange County, Virginia. Era el mayor de 12 hijos, siete de los cuales vivieron hasta la edad adulta.

Su padre, James, era un sembrador exitoso y poseía más de 3,000 acres de tierra y docenas de esclavos. También era una figura influyente en los asuntos del condado.

En 1762, Madison fue enviada a un internado dirigido por Donald Robertson en King and Queen County, Virginia.

Regresó a la finca de su padre en Orange County, Virginia, llamada Montpelier, cinco años después. Su padre lo hizo quedarse en casa y recibir clases particulares porque estaba preocupado por la salud de Madison.

Experimentaría ataques de mala salud a lo largo de su vida. Después de dos años, Madison finalmente fue a la universidad en 1769, matriculándose en el College of New Jersey-ahora conocido como Princeton University.

Allí, Madison estudió latín, griego, ciencias y filosofía entre otras materias. Graduado en 1771, se quedó un poco más para continuar sus estudios con el presidente de la escuela, el reverendo John Witherspoon.

Tiempos Revolucionarios

Al regresar a Virginia en 1772, Madison pronto se vio atrapado en las tensiones entre los colonos y las autoridades británicas.

Fue elegido miembro del Comité de Seguridad del Condado de Orange en diciembre de 1774, y se unió a la milicia de Virginia como coronel al año siguiente. Escribiendo a su amigo universitario William Bradford, Madison sintió que”Hay algo a la mano que aumentará enormemente la historia del mundo”.

La sabia Madison era más escritora que luchadora. Y puso sus talentos a buen uso en 1776 en la Convención de Virginia, como representante del Condado de Orange.

Alrededor de esa época, conoció a Thomas Jefferson, y la pareja pronto comenzó lo que se convertiría en una amistad de por vida.

Cuando Madison recibió un nombramiento para servir en el comité encargado de redactar la constitución de Virginia, trabajó con George Mason en el borrador. Una de sus contribuciones especiales fue la reelaboración del lenguaje sobre la libertad religiosa.

En 1777, Madison perdió su candidatura para un escaño en la Asamblea de Virginia, pero más tarde fue nombrado miembro del Consejo del Gobernador.

Fue un firme partidario de la alianza franco-estadounidense durante la revolución, y se ocupó únicamente de gran parte de la correspondencia del consejo con Francia. En 1780, fue a Filadelfia para servir como uno de los delegados de Virginia al Congreso Continental.

En 1783, Madison regresó a Virginia y a la legislatura estatal. Allí, se convirtió en un defensor de la separación de la iglesia y el estado y ayudó a conseguir el Estatuto de Libertad Religiosa de Virginia, una versión revisada de un documento escrito por Jefferson en 1777, aprobado en 1786. Al año siguiente, Madison se enfrentó a una composición de gobierno aún más desafiante: la Constitución de Estados Unidos.

Padre de la Constitución

En 1787, Madison representó a Virginia en la Convención de la Constitución. Era un federalista de corazón, por lo que hizo campaña a favor de un gobierno central fuerte.

En el Plan de Virginia, expresó sus ideas sobre la formación de un gobierno federal de tres partes, compuesto por los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Pensó que era importante que esta nueva estructura tuviera un sistema de pesos y contrapesos, para evitar el abuso de poder por parte de un solo grupo.

Aunque muchas de las ideas de Madison fueron incluidas en la Constitución, el documento mismo enfrentó cierta oposición en su Virginia natal y en otras colonias.

Luego se unió a Alexander Hamilton y John Jay en un esfuerzo especial para lograr la ratificación de la Constitución, y los tres hombres escribieron una serie de cartas persuasivas que fueron publicadas en los periódicos de Nueva York, conocidos colectivamente como The Federalist papers.

De vuelta en Virginia, Madison logró superar a opositores a la Constitución como Patrick Henry para asegurar la ratificación del documento.

Ratificación de la Constitución y de la Carta de Derechos
Una vez que la nueva constitución fue redactada, necesitaba ser ratificada por nueve de los 13 estados.

Este no fue un proceso fácil, ya que muchos estados sintieron que la Constitución le daba demasiado poder al gobierno federal.

Los partidarios de la Constitución eran conocidos como federalistas, mientras que los críticos eran llamados anti-federalistas.

Madison desempeñó un papel importante en el proceso de ratificación y escribió varios ensayos en los que esbozaba su apoyo a la Constitución.

Sus escritos, junto con los escritos de otros defensores, fueron publicados anónimamente bajo el título “El federalista”, una serie de 85 ensayos producidos entre 1787 y 1788.

Después de un extenso debate, la Constitución de Estados Unidos fue firmada por los miembros de la Convención Constitucional en septiembre de 1787. El documento fue ratificado por los estados en 1788 y el nuevo gobierno entró en funciones al año siguiente.

Madison fue elegido para la recién formada Cámara de Representantes de los Estados Unidos, donde sirvió desde 1789 hasta 1797.

En el Congreso, trabajó en la redacción de la Carta de Derechos, un grupo de 10 enmiendas a la Constitución que detallaban los derechos fundamentales (como la libertad de expresión y de religión) de los ciudadanos estadounidenses. La Carta de Derechos fue ratificada por los estados en 1791.

Congresista y estadista

En 1789, Madison ganó un escaño en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, un cuerpo legislativo que él había ayudado a imaginar.

Se convirtió en una fuerza instrumental detrás de la Carta de Derechos, presentando sus enmiendas sugeridas a la Constitución al Congreso en junio de 1789.

Madison quería asegurar que los estadounidenses tuvieran libertad de expresión, estuvieran protegidos contra “registros e incautaciones irrazonables” y recibieran “un juicio rápido y público” si se enfrentaban a cargos, entre otras recomendaciones. Una versión revisada de su propuesta fue adoptada en septiembre, después de mucho debate.

Aunque inicialmente apoyaba al presidente George Washington y a su administración, Madison pronto se encontró en desacuerdo con Washington por cuestiones financieras.

Se opuso a las políticas del Secretario del Tesoro Alexander Hamilton, creyendo que estos planes llenaban los bolsillos de los ricos norteños, y que eran perjudiciales para otros.

Él y Jefferson hicieron campaña contra la creación de un banco federal central, calificándolo de inconstitucional. Sin embargo, la medida fue aprobada en 1791.

Por esa época, los viejos amigos abandonaron el Partido Federalista y crearon su entidad política, el Partido Demócrata-Republicano.

Finalmente, cansado de las batallas políticas, Madison regresó a Virginia en 1797 con su esposa Dolley. La pareja se conoció en Filadelfia en 1794 y se casó ese mismo año.

Ella tuvo un hijo llamado Payne de su primer matrimonio, que Madison crió como suyo, y la pareja se retiró a Montpelier. (Madison heredaría oficialmente la propiedad después de la muerte de su padre en 1801.) Pero Madison no permaneció fuera del gobierno por mucho tiempo.

En 1801, Madison se unió a la administración de su viejo amigo, Thomas Jefferson, sirviendo como secretario de Estado del Presidente Jefferson.

Apoyó los esfuerzos de Jefferson para expandir las fronteras de la nación con la Compra de Louisiana, y las exploraciones de estas nuevas tierras por Meriwether Lewis y William Clark.

Uno de los mayores desafíos de Madison se produjo en alta mar, con los barcos de EE.UU. bajo ataque. Gran Bretaña y Francia volvieron a estar en guerra, y los barcos americanos quedaron atrapados en el medio.

Buques de guerra de ambos bandos detenían e incautaban rutinariamente barcos americanos para evitar que los americanos comerciaran con el enemigo. Y los tripulantes estadounidenses se vieron obligados a servir para estas potencias extranjeras en pugna.

Después del fracaso de los esfuerzos diplomáticos, Madison hizo campaña a favor de la Ley de Embargo de 1807, que prohibía a los buques estadounidenses viajar a puertos extranjeros y detenía las exportaciones de Estados Unidos.

Esta medida, enormemente impopular, resultó ser un desastre económico para los comerciantes estadounidenses.

Presidente de los Estados Unidos

Con la candidatura demócrata-republicana, Madison ganó las elecciones presidenciales de 1808 por un amplio margen. Derrotó al federalista Charles C. Pinckney y al republicano independiente George Clinton, obteniendo casi el 70 por ciento de los votos electorales. Fue una victoria notable, teniendo en cuenta la mala opinión pública de la Ley de Embargo de 1807.

Uno de los retos del primer mandato de Madison fue el aumento de las tensiones entre Estados Unidos y Gran Bretaña.

Ya había habido problemas entre los dos países sobre la incautación de barcos y tripulaciones estadounidenses. La Ley de Embargo fue derogada en 1809, y una nueva ley redujo el embargo comercial a dos países: Gran Bretaña y Francia.

Esta nueva ley, conocida como Non-Intercourse Act, no hizo nada para mejorar la situación. Los mercaderes estadounidenses hicieron caso omiso del acto y comerciaron con estas naciones de todos modos. Como resultado, las naves y tripulaciones americanas todavía eran presa de los depredadores.

En el Congreso, un grupo de políticos vocales comenzó a pedir una guerra contra los británicos. Estos hombres, a veces conocidos como “War Hawks”, incluían a Henry Clay de Kentucky y John Calhoun de Carolina del Sur.

Mientras Madison se preocupaba de que la nación no pudiera pelear efectivamente una guerra con Gran Bretaña, él entendía que muchos ciudadanos estadounidenses no tolerarían estos ataques continuos a los barcos estadounidenses por mucho más tiempo.

Los Estados Unidos declararon la guerra a Gran Bretaña en junio de 1812. Mientras su propio partido apoyaba esta medida, Madison se enfrentó a la oposición de los federalistas, que apodaron el conflicto “La Guerra del Sr. Madison”.

En los primeros días de la guerra, era evidente que las fuerzas británicas superaban a la Marina de los Estados Unidos.

Madison todavía se las arregló para ganar las elecciones presidenciales unos meses después, derrotando al alcalde de Nueva York, DeWitt Clinton.

La Guerra de 1812, como ahora se conoce, se prolongó hasta el segundo mandato de Madison.

El conflicto dio un giro sombrío en 1814, cuando las fuerzas británicas invadieron Maryland. Mientras se dirigían a Washington, Madison y su gobierno tuvieron que huir de la capital.

Los soldados británicos quemaron muchos edificios oficiales una vez que llegaron a Washington en agosto. La Casa Blanca y el edificio del Capitolio estaban entre las estructuras destruidas.

Al mes siguiente, las tropas estadounidenses pudieron detener otra invasión británica en el norte. Y Andrew Jackson, aunque sus soldados fueron superados en número, logró una impresionante victoria sobre los británicos en la Batalla de Nueva Orleáns en 1815.

Ambas partes acordaron poner fin al conflicto ese mismo año, con la firma del Tratado de Gante.

Años Finales

Dejando la oficina en 1817, Madison y Dolley se retiraron una vez más a Montpelier. Madison se mantuvo ocupado dirigiendo la plantación y sirviendo en una junta especial para crear la Universidad de Virginia, con la ayuda de Thomas Jefferson.

La escuela abrió sus puertas en 1825, con Jefferson como su rector. Al año siguiente, después de la muerte de Jefferson, Madison asumió el liderazgo de la universidad.

En 1829, Madison regresó brevemente a la vida pública, sirviendo como delegado a la Convención Constitucional del estado. También participó activamente en la Sociedad Americana de Colonización, que había cofundado en 1816 con Robert Finley, Andrew Jackson y James Monroe.

Esta organización tenía como objetivo devolver a los esclavos liberados a África. En 1833, Madison se convirtió en el presidente de la sociedad.

Madison murió el 28 de junio de 1836 en la finca de Montpelier. Después de su muerte, su mensaje de 1834, “Consejos para mi país”, fue publicado. Había pedido específicamente que la nota no se hiciera pública hasta después de su fallecimiento.

En parte de su último comentario político, escribió: “El consejo más cercano a mi corazón y más profundo en mis convicciones es que la Unión de los Estados sea apreciada y perpetuada. Que el enemigo abierto sea considerado como un Pandora con su caja abierta; y el disfrazado, como la Serpiente arrastrándose con sus astucias mortales al Paraíso”.

Considerado como un intelectual pequeño y tranquilo, Madison utilizó la profundidad y amplitud de sus conocimientos para crear un nuevo tipo de gobierno.

Sus ideas y pensamientos dieron forma a una nación y establecieron los derechos que los estadounidenses todavía disfrutan hoy en día.

Te Puede Interesar:

John Hancock comerciante estadounidense del siglo XVIII

Russell Wendell Simmons y la revolución del hip-hop promoviendo a estrellas

William Findley Creía en limitar el poder del gobierno

George Mason Patriota estadounidense en la Revolución Americana

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]