Kim Jong-un el líder supremo de Corea del Norte en 2011

Biografía de Kim Jong-un

Kim Jong-un se convirtió en el líder supremo de Corea del Norte en 2011, sucediendo a su padre Kim Jong-il.

Gran parte de la vida de Kim Jong-un es desconocida para los medios de comunicación occidentales. Presumiblemente nacido en Corea del Norte, Kim es hijo de Ko Young-hee, un cantante de ópera, y de Kim Jong-il, el líder dictatorial del país hasta su muerte en 2011.Kim Jong-un

Aunque Kim Jong-un aplicó algunas reformas económicas y agrícolas, se sigue informando de violaciones de los derechos humanos y de la brutal represión de la oposición bajo su gobierno.

También continuó con las pruebas nucleares del país y el desarrollo de tecnología de misiles ante la condena internacional, aunque anunció su intención de cooperar más en esa área a través de reuniones históricas con el presidente surcoreano Moon Jae-in y el presidente de Estados Unidos Donald Trump en 2018.

Vida Temprana
La fecha de nacimiento y la primera infancia del líder norcoreano Kim Jong-un están envueltas en el misterio. Se sabe que es el tercer y más joven hijo del líder militar coreano Kim Jong-il (también escrito Jong Il), quien, bajo el Partido Obrero Comunista, había gobernado Corea del Norte desde 1994, y nieto de Kim Il-sung, el predecesor de su padre.

La madre de Kim Jong-un era la cantante de ópera Ko Young-hee, que tuvo otros dos hijos y se cree que hizo campaña para que Kim Jong-un fuera la sucesora de su padre antes de su muerte en 2004. Kim Jong-il, según se dice, le cogió cariño a Kim Jong-un, señalando que vio en los jóvenes un temperamento similar al suyo propio. También se cree que Kim Jong-un se educó en el extranjero en Suiza antes de asistir a la Universidad Militar Kim Il-sung (que lleva el nombre de su abuelo) en la capital de Pyongyang a mediados de la década de 2000.

Kim Jong-il comenzó a preparar a Kim Jong-un para la sucesión en el liderazgo en 2010. Tras la muerte de su padre en diciembre de 2011, Kim Jong-un asumió el poder. Se creía que tenía más de 20 años en ese momento.

Supresión de la oposición
Después de que Kim asumió el liderazgo supremo de Corea del Norte, supuestamente ejecutó o destituyó a muchos altos funcionarios que había heredado del régimen de su padre. Entre los purgados se encontraba su propio tío, Jang Song-thaek (también conocido como Chang Sŏng-t’aek), que se cree que desempeñó un papel importante durante el gobierno de Kim Jong-il y que había sido considerado uno de los principales asesores de Kim Jong-un.

En diciembre de 2013, se informó que Jang fue arrestado y ejecutado por ser un traidor y conspirar para derrocar al gobierno. También se cree que miembros de la familia de Jang fueron ejecutados como parte de la purga.

En febrero de 2017, el hermanastro mayor de Kim, Kim Jong-nam, murió en Malasia. Aunque muchos detalles seguían sin aclararse, se creía que había sido envenenado en el aeropuerto de Kuala Lumpur, y se detuvo a varios sospechosos. Kim Jong-nam había estado viviendo en el exilio durante muchos años, durante los cuales se desempeñó como crítico vocal del régimen de su medio hermano.

Pruebas de armas
Bajo la autoridad de Kim Jong-un, Corea del Norte continuó con sus programas de pruebas de armas. Aunque en febrero de 2012 se acordó detener los ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles de largo alcance, en abril de 2012 el país lanzó un satélite que falló poco después del despegue. Luego, en diciembre del mismo año, el gobierno lanzó un cohete de largo alcance que puso en órbita un satélite. El gobierno de Estados Unidos creía que estos lanzamientos tenían la intención de encubrir el trabajo y las pruebas de la tecnología de misiles balísticos.

En febrero de 2013, Corea del Norte realizó su tercer ensayo nuclear subterráneo. La comunidad internacional, incluidos los Estados Unidos, Rusia, el Japón y China, condenó rotundamente el acto. Frente a nuevas sanciones, los analistas afirmaron que el hecho de que Kim siguiera centrándose en el armamento al tiempo que llamaba a las conversaciones de paz de Estados Unidos era una estrategia para posicionar a Corea del Norte como una entidad formidable y consolidar su posición como líder regional.

Para septiembre de 2016, el país realizó su quinto ensayo nuclear subterráneo, a pesar de una historia de sanciones impuestas por Estados Unidos. Otros países denunciaron firmemente la medida y pidieron la desnuclearización de Corea del Norte, con el presidente surcoreano Park Geun-hye particularmente preocupado por las implicaciones de seguridad de los continuos ensayos de armas y el estado mental de Kim.

En febrero de 2017, Corea del Norte lanzó lo que sus medios de comunicación estatales describieron como un misil balístico de medio largo alcance, y Kim dijo que estaba presente en el lugar para supervisarlo. La prueba provocó más indignación de la comunidad internacional y exige una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Kim se enfrentó a Donald Trump tras la elección de este último a la presidencia de Estados Unidos en noviembre de 2016. Los dos intercambiaron numerosas amenazas de guerra, e incluso insultaron personalmente al otro. En noviembre de 2017, durante una parada en una gira por Asia, el presidente Trump adoptó una postura más suave, instando a Corea del Norte a “sentarse a la mesa” para discutir el desarme.

Tras la conclusión de la gira de Trump, los funcionarios norcoreanos dijeron que el régimen continuará ampliando sus capacidades nucleares mientras Corea del Sur y Estados Unidos realicen ejercicios militares conjuntos. Kim puntualizó esa declaración calificando a Trump de “depravado y estúpido”, y el presidente de Estados Unidos respondió el 20 de noviembre designando oficialmente a Corea del Norte como estado patrocinador del terrorismo.

A finales de noviembre, Corea del Norte cruzó otro umbral con el lanzamiento de su misil Hwasong-15, que alcanzó una altura de aproximadamente 2.800 millas sobre el nivel del suelo, antes de caer frente a las costas del Japón. Después, Kim declaró que Corea del Norte “finalmente se dio cuenta de la gran causa histórica de completar la fuerza nuclear del estado”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, admitió que el misil de prueba se disparó “más alto, francamente, francamente, que cualquier otro que hayan disparado” y confirmó que Corea del Norte era ahora capaz de llegar a cualquier lugar del planeta con un ataque. El lanzamiento fue condenado rápidamente por Japón y Corea del Sur, mientras que el presidente Trump dijo tajantemente: “Nos encargaremos de ello”.

En abril de 2018, antes de su cumbre con el Presidente Moon Jae-in de Corea del Sur, Kim anunció que suspendería los ensayos nucleares y de misiles del país y cerraría el lugar donde se habían realizado los seis ensayos nucleares anteriores. “Ya no necesitamos pruebas nucleares ni lanzamientos de prueba de misiles balísticos de alcance intermedio e intercontinental, por lo que el centro de pruebas nucleares del norte ha terminado su misión”, dijo, según la Agencia Central de Noticias de Corea.

Relaciones con Corea del Sur
Kim dio un tono mesurado durante su discurso de Año Nuevo para inaugurar el año 2018, en el que hizo hincapié en la necesidad de “reducir las tensiones militares en la Península Coreana” y sugirió que enviaría una delegación para competir en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeong-Chang, Corea del Sur. Sin embargo, se aseguró de amenazar con una de sus habituales amenazas a sus antagonistas en el extranjero, advirtiendo a Estados Unidos que “el botón de las armas nucleares está en mi mesa”.

Sus propuestas, vistas por algunos analistas como un intento de abrir una brecha entre las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Sur, fueron bien recibidas por sus vecinos: “Siempre hemos declarado nuestra voluntad de hablar con Corea del Norte en cualquier momento y en cualquier lugar si eso ayuda a restaurar las relaciones intercoreanas y conduce a la paz en la península coreana”, dijo un portavoz del presidente de Corea del Sur, Moon.

El 9 de enero de 2018, representantes de Corea del Norte y del Sur se reunieron en la aldea de la tregua de Panmunjom, en la frontera entre los dos países, para sus primeras discusiones en más de dos años. Las conversaciones condujeron a un acuerdo en el que Corea del Norte participaría en los Juegos Olímpicos de Invierno del mes siguiente.

“El Norte dijo que enviará una delegación de alto nivel, que incluirá representantes del Comité Olímpico, atletas, un equipo de animadores, un grupo de actuación artística, espectadores, manifestantes de taekwondo y prensa”, informó el viceministro de unificación de Corea del Sur, Chun Hae-sung.

Junto con su delegación, Corea del Norte dejó su huella en los Juegos con la presencia de Kim Yo-jong, la hermana menor del líder y el primer miembro de la familia gobernante del Norte que visitó Corea del Sur. Ofreció esperanza de paz durante una cena con el Presidente Moon, diciendo: “Brindemos por la esperanza de que podamos volver a ver a la gente agradable (del Sur) en Pyeongchang y acercar el futuro donde somos uno de nuevo”.

Poco después de la conclusión de los Juegos Olímpicos, dos de los principales ayudantes del Presidente Moon viajaron a Pyongyang para la primera visita de funcionarios surcoreanos desde que Kim asumió el poder en 2011. A pesar de los pocos detalles sobre las discusiones, la reunión produjo planes para una cumbre entre los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur en la zona desmilitarizada que separa a los dos países.

Cumbre con el Presidente de Corea del Sur
El 27 de abril de 2018, Kim y Moon se reunieron en Panmunjom y cruzaron al lado surcoreano, la primera vez que un gobernante norcoreano lo había hecho. La reunión, en parte televisada, estuvo marcada por momentos de frivolidad, con Kim pidiendo disculpas en broma por interrumpir el sueño de su homólogo con pruebas de misiles a altas horas de la noche.

Pero también se refirieron a los serios asuntos en cuestión, discutiendo una posible conferencia con Estados Unidos y China que pondría fin formalmente a la Guerra de Corea, así como a los esfuerzos para eliminar las armas nucleares que el régimen de Kim había estado desarrollando. “Corea del Sur y Corea del Norte confirmaron el objetivo común de lograr, mediante la desnuclearización completa, una península coreana libre de armas nucleares”, dice una declaración firmada por ambos dirigentes.

Visita a China
A finales de marzo de 2018, un tren verde llegó a la estación central de Pekín, China, con sellos distintivos de los tipos de blindados utilizados anteriormente por los líderes norcoreanos. Más tarde se confirmó que el tren llevaba a Kim y a sus mejores ayudantes, en lo que se creía era su primer viaje al extranjero desde que tomó el poder en 2011.

Según los medios de comunicación chinos y norcoreanos, Kim y el presidente chino Xi Jinping mantuvieron conversaciones en el Gran Salón del Pueblo. Además, Xi organizó un banquete para Kim y su esposa, y los invitó a una presentación de arte. Kim ofreció el brindis, “Es apropiado que mi primer viaje al extranjero sea a la capital de China, y mi responsabilidad de considerar la continuación de las relaciones NK-China tan valiosas como la vida”.

La sorpresiva reunión se produjo poco antes de las conversaciones programadas de Corea del Norte con el Sur, y otra cumbre histórica, con Estados Unidos, en el horizonte.

Reunión con el presidente de EE.UU. Trump
El 12 de junio de 2018, Kim y Trump se dieron la mano en el aislado resort de Capella en Singapur, antes de dirigirse a conversaciones privadas con sus intérpretes. Su reunión, la primera entre un miembro de la familia gobernante Kim y el presidente en ejercicio de Estados Unidos, se produjo pocas semanas después de que la última ronda de retórica beligerante amenazara con torpedear el esfuerzo.

Después de que altos funcionarios se unieron a ellos para prolongar las discusiones, los dos líderes firmaron una declaración conjunta en la que Trump “se comprometió a proporcionar garantías de seguridad” a Corea del Norte y Kim “reafirmó su compromiso firme e inquebrantable con la desnuclearización completa de la península coreana”. La declaración fue corta en detalles, aunque los dos hombres dijeron que las negociaciones se reanudarían en breve.

“Tuvimos una reunión histórica y decidimos dejar atrás el pasado”, dijo Kim en la ceremonia de firma, señalando que “el mundo verá un cambio importante”.

A pesar de los compromisos expresados por Kim con el proceso de paz, las fábricas norcoreanas continuaron produciendo material fisionable utilizado en la creación de armas nucleares. A finales de julio, The Washington Post informó que el régimen estaba construyendo potencialmente nuevos misiles balísticos intercontinentales de combustible líquido, según funcionarios de inteligencia de Estados Unidos.

Persona Pública
En el verano de 2012, se reveló que Kim se había casado con Ri Sol-ju. Aunque se desconoce la fecha exacta de la boda de la pareja, una fuente lo reportó como 2009. En los meses posteriores a la revelación del matrimonio, la primera dama del país apareció con frecuencia en los medios de comunicación, lo que supuso un cambio radical con respecto a los protocolos anteriores. También se ha especulado que la pareja tiene un hijo.

Kim Jong-un, que forma parte de la generación cibernética, se considera que tiene un estilo más mediático que el de su padre, ya que el más joven de ellos ha emitido un programa de Año Nuevo, ha actuado musicalmente con su esposa y se le considera más comprometido con los soldados y los trabajadores.

También ha abrazado más gustos culturales occidentales, especialmente cuando el ex jugador de baloncesto profesional estadounidense Dennis Rodman realizó una visita de dos días a Corea del Norte en febrero de 2013. Durante la estadía de Rodman, Kim lo acompañó a ver un partido de baloncesto. Rodman afirmó que quería ayudar a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Para 2018, cuando estaba extendiendo una rama de olivo a Corea del Sur para las conversaciones de desnuclearización, Kim también estaba tratando de describir un lado más amable y gentil de sí mismo. La nueva versión de Kim se hizo evidente cuando asistió a un concierto del grupo pop surcoreano Red Velvet en Pyongyang, al que llamó “regalo” a sus ciudadanos.

Guerra Cibernética
Corea del Norte demostró su capacidad de ataques cibernéticos en 2014 con el lanzamiento de The Interview, de Sony, una comedia de Seth Rogen/James Franco en la que se recluta a un reportero sensacionalista para asesinar a un Kim de ficción. Después de que las autoridades norcoreanas reprendieran la película, el FBI afirmó que el país era responsable de una violación subsiguiente de los archivos de Sony Pictures, lo que dio lugar a la publicación de correos electrónicos y otra información privada.

En diciembre de 2017, la administración Trump señaló a Corea del Norte como la fuente del poderoso virus informático WannaCry, que había afectado a aproximadamente 230.000 ordenadores en todo el mundo ese año. “Este fue un ataque imprudente y tenía la intención de causar estragos y destrucción”, dijo Thomas P. Bossert, asesor de seguridad nacional de Trump. Admitió que a Estados Unidos le quedaban pocos medios de represalia contra el ya fuertemente sancionado país, pero dijo que era importante llamar a Corea del Norte por sus crímenes cibernéticos.

La difícil situación económica de Corea del Norte
Corea del Norte ha estado sumida en la pobreza y la ruina económica, con una hambruna devastadora y escasez de alimentos en la década de 1990. El país también tiene un sistema de campos de concentración con condiciones tortuosas y horribles para miles de prisioneros.

Kim ha prometido centrarse en reformas educativas, agrícolas y económicas para el mejoramiento de los norcoreanos. Sin embargo, Corea del Sur ha afirmado que las violaciones de los derechos humanos han continuado dentro de las fronteras de su vecino del norte, con docenas de funcionarios ejecutados por el estado bajo Kim. En julio de 2016, el gobierno del presidente Barack Obama impuso sanciones a Kim por abusos contra los derechos humanos, lo que marca la primera vez que el líder norcoreano recibe una sanción personal de Estados Unidos.

Campos de prisioneros
En diciembre de 2017, la Asociación Internacional de Abogados publicó un informe que describe el sistema de prisiones políticas de Corea del Norte. Según Thomas Buergenthal, uno de los tres juristas de la asociación y superviviente del infame campo de Auschwitz en la Alemania nazi, los prisioneros de Kim soportaron condiciones que no tenían parangón en su brutalidad.

“Creo que las condiciones en los campos de prisioneros coreanos son tan terribles, o incluso peores, que las que vi y experimenté en mi juventud en estos campos nazis y en mi larga carrera profesional en el campo de los derechos humanos”, dijo.

El panel escuchó a antiguos prisioneros, guardias de prisiones y otras personas en el marco de su investigación sobre el sistema penitenciario de Corea del Norte entre 1970 y 2006. Concluyeron que los campos de prisioneros políticos de Kim eran culpables de 10 de los 11 crímenes de guerra reconocidos internacionalmente, incluyendo asesinato, esclavitud y violencia sexual.

Te Puede Interesar:

Kim Jong Il se basa en un culto a la personalidad

George W. Bush su mandato sufrió los ataques del 11 de septiembre

Richard Nixon el 37º presidente de Estados Unidos del escándalo Watergate

John McCain Representante de los Estados Unidos

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]