La Batalla de Puebla 5 de mayo

Batalla de Puebla, (5 de mayo de 1862), batalla librada en Puebla, México, entre el ejército del gobierno liberal encabezado por Benito Juárez y las fuerzas francesas enviadas por Napoleón III para establecer un Estado francés en México.

La batalla, que terminó en una victoria mexicana, se celebra en el calendario nacional de las fiestas mexicanas como “5 de mayo” celebra la victoria sobre las fuerzas francesas.

5 de mayo
Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con torpeza“

5 de mayo

La Batalla de Puebla no fue un incidente aislado: hay una larga y complicada historia que condujo a ella.

En 1857, la ” Guerra de la Reforma” estalló en México. Fue una guerra civil y enfrentó a los liberales (que creían en la separación de la iglesia y el estado y la libertad de religión) contra los conservadores (que favorecían un estrecho vínculo entre la Iglesia Católica Romana y el Estado mexicano).

Esta brutal y sangrienta guerra dejó a la nación en ruinas y en bancarrota. Cuando terminó la guerra en 1861, el presidente mexicano Benito Juárez suspendió todo pago de deuda externa: México simplemente no tenía dinero.

Batalla de Puebla (AudioLibro)

PodCast

Fue una importante victoria mexicana con resonancia global, pues venció al ejército más experimentado y reputado de la época.

Intervención extranjera

Esto enfureció a Gran Bretaña, España y Francia, países a los que se les debía una gran cantidad de dinero. Las tres naciones acordaron trabajar juntas para obligar a México a pagar.

Los Estados Unidos, que habían considerado a América Latina su “patio trasero” desde la Doctrina Monroe (1823), estaba pasando por una Guerra Civil propia y no estaba en condiciones de hacer nada respecto de la intervención europea en México.

En diciembre de 1861, las fuerzas armadas de las tres naciones llegaron a la costa de Veracruz y desembarcaron un mes después, en enero de 1862.

Los desesperados esfuerzos diplomáticos de último minuto de la administración de Juárez convencieron a Gran Bretaña y España de que una guerra que devaluaría aún más la economía mexicana no beneficiaba a nadie.

Las fuerzas españolas y británicas se fueron con la promesa de un pago futuro. Francia, sin embargo, no estaba convencida y las fuerzas francesas permanecieron en suelo mexicano.

Marcha francesa

Las fuerzas francesas capturaron la ciudad de Campeche el 27 de febrero y los refuerzos de Francia llegaron poco después.

A principios de marzo, la máquina militar moderna de Francia tenía un ejército eficiente en su lugar, listo para capturar la ciudad de México.

Bajo el mando del conde de Lorencez, un veterano de la guerra de Crimea, el ejército francés se dirigió a la ciudad de México.

Cuando llegaron a Orizaba, se detuvieron un rato, ya que muchas de sus tropas se habían enfermado.

Mientras tanto, un ejército de regulares mexicanos bajo el mando de Ignacio Zaragoza, de 33 años, marchó a su encuentro.

El ejército mexicano tenía unos 4.500 hombres fuertes: los franceses contaban aproximadamente con 6.000 y estaban mucho mejor armados y equipados que los mexicanos.

Los mexicanos ocuparon la ciudad de Puebla y sus dos fuertes, Loreto y Guadalupe.

Ataque francés

En la mañana del 5 de mayo, Lorencez se movió para atacar. Creía que Puebla caería fácilmente: su información incorrecta sugería que la guarnición era mucho más pequeña de lo que realmente era y que la gente de Puebla se rendiría fácilmente en lugar de arriesgar mucho daño a su ciudad.

Decidió un ataque directo, ordenando a sus hombres que se concentraran en la parte más fuerte de la defensa: la fortaleza de Guadalupe, que estaba en una colina que dominaba la ciudad.

Creía que una vez que sus hombres tomaron el fuerte y tenían una línea clara hacia la ciudad, la gente de Puebla se desmoralizaría y se rendiría rápidamente. Atacar la fortaleza directamente sería un gran error.

Lorencez movió su artillería a su posición y para el mediodía había comenzado a bombardear posiciones defensivas mexicanas.

Igualmente ordenó a su infantería atacar tres veces: cada vez los mexicanos los rechazaban. Los mexicanos fueron casi invadidos por estos asaltos, pero valientemente mantuvieron sus líneas y defendieron los fuertes.

En el tercer ataque, la artillería francesa se estaba quedando sin cartuchos y, por lo tanto, el ataque final no contó con el apoyo de la artillería.

Retiro francés

La tercera ola de infantería francesa se vio obligada a retirarse. Había empezado a llover, y las tropas de a pie se movían lentamente. Sin miedo a la artillería francesa, Zaragoza ordenó a su caballería atacar a las tropas francesas en retirada.

Lo que había sido una retirada ordenada se convirtió en una derrota, y los regulares mexicanos salieron de los fuertes para perseguir a sus enemigos.

Lorencez se vio obligado a trasladar a los supervivientes a una posición distante y Zaragoza llamó a sus hombres de vuelta a Puebla.

En este punto de la batalla, un joven general llamado Porfirio Díaz se hizo un nombre, liderando un ataque de caballería.

Las armas

Fue una gran derrota para los franceses. Las estimaciones indican que las bajas francesas rondaron los 460 muertos con casi tantos heridos, mientras que solo 83 mexicanos fueron asesinados.

La rápida retirada de Lorencez evitó que la derrota se convirtiera en un desastre, pero aún así, la batalla se convirtió en una gran inyección de moral para los mexicanos.

Zaragoza envió un mensaje a la ciudad de México, famoso declarando ” Las armas nacionales se han cubierto de gloria ” o ” Las armas nacionales se han cubierto de gloria “.

En la Ciudad de México, el presidente Juárez declaró el 5 de mayo como fiesta nacional en recuerdo de la batalla.

Secuelas

La Batalla de Puebla no fue muy importante para México desde un punto de vista militar. A Lorencez se le permitió retirarse y aferrarse a las ciudades que ya había capturado.

Poco después de la batalla, Francia envió 27,000 tropas a México bajo un nuevo comandante, Elie Frederic Forey.

Esta fuerza masiva fue más allá de cualquier cosa que los mexicanos pudieran resistir, y se extendió a la ciudad de México en junio de 1863.

En el camino, sitiaron y capturaron Puebla. Los franceses instalaron a Maximiliano de Austria , un joven noble austriaco, como emperador de México.

El reinado de Maximiliano duró hasta 1867 cuando el presidente Juárez logró expulsar a los franceses y restablecer el gobierno mexicano.

El joven general Zaragoza murió de tifus no mucho después de la batalla de Puebla.
Aunque la Batalla de Puebla fue poco desde un punto de vista militar, simplemente pospuso la inevitable victoria del ejército francés, que era más grande, mejor entrenado y mejor equipado que los mexicanos.

Sin embargo, significó mucho para México en términos de orgullo y esperanza Les mostró que la poderosa máquina de guerra francesa no era invulnerable, y que la determinación y el coraje eran armas poderosas.

La gran victoria

La victoria fue un gran impulso para Benito Juárez y su gobierno. Le permitió conservar el poder en un momento en que estaba en peligro de perderlo, y fue Juárez quien finalmente llevó a su pueblo a la victoria contra los franceses en 1867.

La batalla también marca la llegada a la escena política de Porfirio Díaz, entonces un joven y temerario general que desobedeció Zaragoza para perseguir a las tropas francesas que huían.

Porfirio Díaz finalmente obtendría mucho crédito por la victoria y usó su nueva fama para postularse para presidente contra Juárez. Aunque perdió, eventualmente llegaría a la presidencia y lideraría a su nación por muchos años.

Reseña histórica de la batalla de Puebla

Te puede Interesar: 

Juan Aldama Biografía Corta para Tareas – La Independencia

Pascual Orozco Biografía Corta para Tareas – Revolución Mexicana

José María Pino Suárez Biografía Corta Para tareas Escolares.

Ricardo Flores Magón, y Hermanos biografía Corta para Tareas

 

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]