La savia de abedul, el agua de desintoxicación

Savia de abedul

BENEFICIOS DE LA SAVIA DE ABEDUL

  • Desintoxicante y diurético
  • Trae vitalidad
  • Antioxidante
  • Alivia la inflamación y el dolor
  • Potencialmente anticancerígeno
savia de abedul
Foto Jaime Reimer en Pexels

¿Qué es la savia de abedul?

La savia del abedul proviene de la corteza del Betula pendula, comúnmente conocido como abedul blanco, abedul verrugoso o abedul europeo. Considerado uno de los árboles más bellos, el abedul se asocia con la pureza, la gentileza, la renovación y la sabiduría.

Entre los celtas, el abedul es apodado el «árbol de la sabiduría». Su nombre científico proviene de la palabra celta «betul«, que se refiere al primer mes lunar y al regreso de la primavera.

El abedul ocupa un lugar destacado en muchas culturas, especialmente entre los pueblos del norte de Europa (Laponia, Escandinavia, Eslovenia, Escocia…).

Perteneciente a la familia de las Betuláceas, el abedul es nativo de Europa y el norte de Asia.

Se encuentra principalmente en países fríos (Canadá, Escandinavia y el subártico …) y en algunos países de clima templado (Francia, Países Bajos …).

El abedul es un árbol majestuoso que puede alcanzar los 30 m de altura y vivir hasta 100 años. Es sobre todo un árbol ornamental con hojas verdes y luego doradas en otoño, con corteza blanca brillante y flores en forma de gatos.

Pero el abedul también es un árbol precioso en la fitoterapia. Sus hojas, brotes, raíces, corteza y la savia que se extrae de ella tienen muchos beneficios. Hoy en día, el abedul se ofrece a menudo en jugo (obtenido de las hojas) pero es la savia la parte más interesante del árbol.

Si la savia de abedul es tan beneficiosa, es porque contiene componentes preciosos: oligoelementos y minerales, pero también vitaminas y aminoácidos.

Composición nutricional

  • 17 aminoácidos: glutamina y ácido glutámico, citrulina, ácido clorogénico, valina, isoleucina…
  • Vitaminas: A, E, D3, B1, B2, B6, B3, B9, C
  • Proteína
  • Heterosidos: Betulosido, monotropitosido
  • Los ácidos fenólicos
  • Azúcares: glucosa, fructosa, galactosa, sacarosa, xilitol
  • Ácidos frutales: ácido málico, ácido succínico, ácido cítrico, ácido fosfórico
  • Minerales y oligoelementos: calcio, sodio, potasio, magnesio, silicio, selenio, cromo, cobre, hierro, manganeso…
  • Flavonoides
  • Antioxidantes
  • Triterpenos incluyendo betulina
  • Mucílagos

Los beneficios de la savia de abedul

Détoxifiante y diurético

La composición de la savia de abedul la convierte en un aliado ideal para eliminar las toxinas acumuladas durante el invierno, pero también los residuos metabólicos (ácido úrico, urea…). Para ello, actúa sobre los órganos emunctorales encargados de eliminar los residuos: riñones, hígado, páncreas, piel…

El efecto depurativo y diurético de la savia de abedul se debe a la acción sinérgica de sus diversos componentes. El silicio, por ejemplo, favorece la eliminación del aluminio atrapándolo y conduciéndolo a las vías renales.

Al mismo tiempo, sus ácidos fenólicos actúan sobre el drenaje. En cuanto al betulósido, ejerce una acción diurética que, al aumentar la producción de orina, potencia el proceso de eliminación.

Este estudio de la Universidad de Medicina y Farmacia de Timișoara en Rumania, realizado en ratas, muestra que la actividad diurética de la savia es superior a la de las yemas de abedul, también utilizadas en fitoterapia.


Apporte de la vitalidad

Además de desintoxicar, la savia de abedul revitaliza el cuerpo. Y con razón: contiene una multitud de vitaminas tonificantes como la vitamina C y las vitaminas B.

La acción de las vitaminas se complementa con la de las proteínas (en forma de aminoácidos) que proporcionan energía y realizan múltiples funciones esenciales.

Por último, contiene magnesio, conocido por combatir la fatiga. En cuanto al ácido glutámico, ayuda a estimular y fortalecer el sistema inmunológico.

El consumo de savia de abedul es, por lo tanto, ideal para estimular el cuerpo y devolverle la energía después del invierno, en caso de fatiga, en períodos de estrés, durante los deportes…

Este estudio de diferentes universidades polacas, realizado directamente en el laboratorio, permitió identificar las diferentes proteínas presentes en la savia del abedul.


Antioxidante

La savia de abedul contiene una cantidad significativa de antioxidantes en varias formas.

Los ácidos frutales, como el ácido cítrico, son depuradores de radicales libres. Así, protegen y frenan el envejecimiento de las células. Los polifenoles y los flavonoides también son poderosos antioxidantes.

La vitamina C, la vitamina A (retinol) y la vitamina E que se encuentran en el agua de abedul combaten los radicales libres. Su acción es tanto más eficaz cuanto que la savia contiene selenio y proteínas.

De hecho, la vitamina E tiene una acción complementaria con el selenio y la vitamina A debe asociarse con las proteínas para ser totalmente efectiva.

Este estudio de la Universidad Médica de Plovdiv en Bulgaria, realizado en ratas, demuestra el potencial antioxidante de las hojas de abedul debido a su contenido en flavonoides, también presentes en grandes cantidades en la savia.


Alivia la inflamación y el dolor

La savia de abedul tiene la particularidad de contener dos heterósidos: el betulósido y el monotropitósido. Estos compuestos naturales liberan ácido salicílico o salicilato de metilo, una sustancia antiinflamatoria y analgésica similar a la aspirina.

El monotropitoside también está presente en otras plantas como la reina de los prados (Filipendula ulmaria) o la gaulteria (Gaultheria procumbens), conocidas por su acción anti-dolor, antirreumática y anti-inflamatoria.

Por lo tanto, gracias a sus heterosides, la savia de abedul es capaz de aliviar la inflamación y reducir el dolor. Es particularmente interesante en casos de reumatismo o artritis porque refuerza el cartílago y las articulaciones. En esto, su acción es similar a la de la cúrcuma.

Por último, el silicio contenido en la savia tiene la reputación de prevenir la osteoporosis mejorando la producción de colágeno.

Este estudio de mujeres del Departamento de Salud de Orlando muestra que la ingesta de silicio contribuye a la salud de los huesos y previene la osteoporosis postmenopáusica.


Potencialmente contra el cáncer

Estudios recientes han demostrado el potencial de la savia de abedul en la lucha contra el cáncer.

De hecho, contiene ácido betulínico y betulina que actúan sobre las células tumorales, inducen la apoptosis (muerte celular programada) e inhiben el crecimiento de las células cancerosas.

La actividad de la savia de abedul se ha demostrado en particular en casos de cáncer de colon, mama, pulmón y próstata.

Este estudio en humanos del Hospital Infantil Universitario de Ulm (Alemania) concluye que el ácido betulínico es un prometedor agente anticancerígeno para el tratamiento del cáncer.

¿Cómo consumir la savia de abedul?

Savia de abedul fresca

La savia fresca del abedul se extrae de la corteza del árbol en la primavera, durante la fase de aumento de la savia. Se comercializa en los días siguientes, se mantiene en un lugar fresco y debe consumirse rápidamente (en un plazo de 2 a 3 semanas).

Debido a la forma en que se cosecha, la savia fresca no se vende durante todo el año. Por lo tanto, en general es necesario hacer un pedido previo para obtenerla.

Savia de abedul estabilizada

Una vez cosechada, la savia de abedul fresca tiende naturalmente a fermentar. Luego libera maleato de calcio y fosfato de calcio y se enturbia.

Para limitar esta fermentación, algunos fabricantes ofrecen savia de abedul estabilizada.

Hay varios procesos de estabilización: con alcohol, jugo de limón, brotes de plantas o mediante la multiplicación de bacterias de ácido láctico (lactofermentación).

Evite la savia que está pasteurizada o que contiene nitrógeno, ya que estos métodos de conservación destruyen los nutrientes.

Como no fermenta, la savia estabilizada tiene la ventaja de que se comercializa durante todo el año y se conserva más tiempo. Así, permite realizar varias curaciones a lo largo del año.

¿Por qué elegir la savia de abedul orgánica?

Lo ideal es elegir una savia de abedul orgánica certificada, 100% pura, sin conservantes, sin aditivos químicos, sin nanofiltración y no pasteurizada.

Se puede encontrar fácilmente en tiendas orgánicas y especializadas o en Internet.

Por último, elija una savia cuya trazabilidad esté garantizada, cosechada de manera tradicional, respetando el árbol y lo más lejos posible de las fuentes de contaminación.

La savia de abedul y las plantas medicinales

Para acentuar la acción desintoxicante y revitalizadora de la savia de abedul, es interesante asociarla con el jengibre (Zingiber officinale) o la cúrcuma (Curcuma longa).

Estas plantas son a la vez desintoxicantes y estimulantes, además de mejorar la digestión y ser antiinflamatorias. No es raro encontrar savia de abedul y bebidas de jengibre.

Para luchar contra la fatiga después del invierno, también puede combinarla con la espirulina (Arthrospira platensis) durante su cura de primavera.

Para aliviar el dolor articular, la savia de abedul puede combinarse con harpagophytum (Harpagophytum procumbens) o boswellia (Boswellia serrata).

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Intolerancia al sulfito: síntomas, prueba, ¿qué hacer?

Cuidado dental : Consejos para mantener los dientes de su hijo(a) sanos

Peritonitis: ¿cómo reconocer los síntomas de esta inflamación?

¿Qué es la celulitis, cómo se forma?

boswellia