Neoliberalismo Definición y Concepto

Neoliberalismo

Neoliberalismo, ideología y modelo político que enfatiza el valor de la libre competencia de mercado.

Aunque existe un debate considerable en cuanto a las características definitorias del pensamiento y la práctica neoliberales, se asocia más comúnmente con la economía del laissez-faire.Neoliberalismo

En particular, el neoliberalismo se caracteriza a menudo por su creencia en el crecimiento económico sostenido como medio para lograr el progreso humano, su confianza en los mercados libres como la asignación más eficiente de los recursos, su énfasis en una intervención mínima del Estado en los asuntos económicos y sociales, y su compromiso con la libertad de comercio y capital.

Qué es el neoliberalismo

El neoliberalismo es un modelo de política de estudios sociales y económicos que transfiere el control de los factores económicos al sector privado desde el sector público.

Toma de los principios básicos de la economía neoclásica, sugiriendo que los gobiernos deben limitar los subsidios, hacer reformas a las leyes tributarias para expandir la base impositiva, reducir el gasto deficitario, limitar el proteccionismo y abrir los mercados al comercio.

También busca abolir los tipos de cambio fijos, respaldar la desregulación, permitir la propiedad privada y privatizar los negocios administrados por el Estado.

¿Qué es el neoliberalismo?

El”neoliberalismo” es un conjunto de políticas económicas que se han generalizado durante los últimos 25 años.

Aunque la palabra rara vez se oye en los Estados Unidos, se pueden ver claramente los efectos del neoliberalismo aquí a medida que los ricos se enriquecen y los pobres se empobrecen.

El”liberalismo” puede referirse a ideas políticas, económicas o incluso religiosas. En Estados Unidos, el liberalismo político ha sido una estrategia para prevenir los conflictos sociales.

Se presenta a los pobres y a los trabajadores como progresista en comparación con los conservadores o de derechas.

El liberalismo económico es diferente. Los políticos conservadores que dicen que odian a los “liberales”, es decir, al tipo político, no tienen ningún problema real con el liberalismo económico, incluido el neoliberalismo.

Neo

“Neo” significa que estamos hablando de un nuevo tipo de liberalismo. Entonces, ¿cuáles eran las antiguas?

La escuela liberal de economía se hizo famosa en Europa cuando Adam Smith, un economista escocés, publicó un libro en 1776 titulado THE WEALTH OF NATIONS. Él y otros abogaron por la abolición de la intervención del gobierno en asuntos económicos.

No hay restricciones a la manufactura, no hay barreras al comercio, no hay aranceles, dijo; el libre comercio es la mejor manera para que la economía de una nación se desarrolle. Tales ideas eran “liberales” en el sentido de no tener controles.

Esta aplicación del individualismo alentó la “libre” empresa, la “libre” competencia, lo que llegó a significar la libertad de los capitalistas para obtener enormes beneficios como quisieran.

El liberalismo económico prevaleció en Estados Unidos durante el siglo XIX y principios del XX. Entonces, la Gran Depresión de la década de 1930 llevó a un economista llamado John Maynard Keynes a una teoría que desafiaba al liberalismo como la mejor política para los capitalistas.

Dijo, en esencia, que el pleno empleo es necesario para que el capitalismo crezca y que sólo puede lograrse si los gobiernos y los bancos centrales intervienen para aumentar el empleo.

New Deal

Estas ideas tuvieron mucha influencia en el New Deal del presidente Roosevelt, que mejoró la vida de muchas personas. La creencia de que el gobierno debería promover el bien común fue ampliamente aceptada.

Pero la crisis capitalista de los últimos 25 años. De beneficio, inspiró a la élite corporativa a revivir el liberalismo económico. Eso es lo que lo hace “neo” o nuevo. Ahora, con la rápida globalización de la economía capitalista, estamos viendo el neoliberalismo a escala mundial.

Una definición memorable de este proceso vino del Subcomandante Marcos en el Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neo-liberalismo de agosto de 1996 en Chiapas cuando dijo: “lo que la derecha ofrece es convertir el mundo en un gran centro comercial donde pueden comprar indios aquí, mujeres allá”, y podría haber añadido, niños, inmigrantes, trabajadores o incluso un país entero como México”.

Los puntos principales del neoliberalismo incluyen

LA REGLA DEL MERCADO. Liberando a la empresa “libre” o a la empresa privada de cualquier obligación impuesta por el gobierno (el estado) sin importar cuánto daño social cause. Mayor apertura al comercio y la inversión internacional, como en el TLCAN.

Reducir los salarios desorganizando a los trabajadores y eliminando los derechos de los trabajadores que se habían ganado a lo largo de muchos años de lucha.

No más controles de precios. En general, total libertad de circulación de capitales, bienes y servicios. Para convencernos de que esto es bueno para nosotros, dicen que “un mercado no regulado es la mejor manera de aumentar el crecimiento económico, que en última instancia beneficiará a todos”.

Es como la economía del “lado de la oferta” y del “goteo” de Reagan, pero de alguna manera la riqueza no se filtró mucho.

Educación y la Salud

CORTE DEL GASTO PÚBLICO EN SERVICIOS SOCIALES como la educación y la salud. REDUCIR LA RED DE SEGURIDAD PARA LOS POBRES, e incluso el mantenimiento de carreteras, puentes, suministro de agua – de nuevo en nombre de la reducción del papel del gobierno.

Por supuesto, no se oponen a los subsidios gubernamentales y a los beneficios fiscales para las empresas.

DESREGULACIÓN. Reducir la regulación gubernamental de todo lo que pueda disminuir las ganancias, incluyendo la protección del medio ambiente y la seguridad en el trabajo.

PRIVATIZACIÓN. Vender empresas, bienes y servicios de propiedad estatal a inversores privados. Esto incluye bancos, industrias clave, ferrocarriles, autopistas de peaje, electricidad, escuelas, hospitales e incluso agua dulce. Aunque generalmente se hace en nombre de una mayor eficiencia, que a menudo es necesaria, la privatización ha tenido el efecto principal de concentrar aún más la riqueza en unas pocas manos y hacer que el público pague aún más por sus necesidades.

ELIMINAR EL CONCEPTO DE “BIEN PÚBLICO” o “COMUNIDAD” y sustituirlo por “responsabilidad individual”. Presionar a las personas más pobres de una sociedad para que encuentren soluciones a su falta de atención médica, educación y seguridad social por sí solas, y luego culparlas, si fracasan, de ser “perezosas”.

En todo el mundo, el neoliberalismo ha sido impuesto por poderosas instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Se está extendiendo por toda América Latina. El primer ejemplo claro del neoliberalismo en acción se dio en Chile (gracias al economista de la Universidad de Chicago Milton Friedman), después del golpe de estado apoyado por la CIA contra el régimen popular de Allende en 1973.

Empresas

Le siguieron otros países, con algunos de los peores efectos en México, donde los salarios disminuyeron entre un 40 y un 50% en el primer año del TLCAN, mientras que el costo de la vida aumentó un 80%. Más de 20.000 pequeñas y medianas empresas han fracasado y más de 1.000 empresas estatales han sido privatizadas en México. Como dijo un erudito:”Neoliberalismo significa la neocolonización de América Latina”.

En los Estados Unidos el neoliberalismo está destruyendo los programas de bienestar social; Atacar los derechos de los trabajadores (incluyendo a todos los trabajadores inmigrantes); y recortando los programas sociales.

El “contrato” republicano sobre Estados Unidos es puro neoliberalismo. Sus partidarios están trabajando duro para negar la protección a niños, jóvenes, mujeres, el planeta mismo y tratando de engañarnos para que nos hagamos la aceptación diciendo que esto “quitará al gobierno de mi espalda”.

El los beneficiarios del neoliberalismo son una minoría de la población mundial. Para la gran mayoría trae aún más sufrimiento que antes: el sufrimiento sin los pequeños y duramente ganados avances de los últimos 60 años, sufriendo sin fin.

Neoliberalismo: Una breve historia

El término neoliberalismo ha sido utilizado por diversos estudiosos, críticos y analistas, refiriéndose principalmente a un surgimiento de ideas del siglo XIX relacionadas con el liberalismo económico que comenzó en las décadas de 1970 y 1980.

Estos ideales abogan por una amplia liberalización económica y políticas que extiendan los derechos y las capacidades del sector privado sobre el sector público, específicamente el cierre del poder estatal y gubernamental sobre la economía.

El significado exacto y el uso del término ha cambiado con el tiempo. En su sentido más temprano, el neoliberalismo se refería a una filosofía económica popular entre los académicos liberales europeos de la década de 1930, una especie de camino intermedio entre el liberalismo clásico y la planificación socialista.

El neoliberalismo

El uso y la popularidad del término “neoliberal” disminuyó constantemente, específicamente en los años sesenta. El neoliberalismo volvió a ganar popularidad en la década de 1980, relacionado con las reformas económicas chilenas emitidas por Augusto Pinochet.

Durante este tiempo, el término adquirió una connotación negativa y fue utilizado principalmente por los críticos de la reforma del mercado. El significado del término también cambió para indicar un conjunto de ideas capitalistas más radicales del laissez-faire.

La mayoría de los estudiosos comenzaron a asociar el término con Friedrich Hayek y Milton Friedman. Este nuevo significado del neoliberalismo, popular entre los estudiosos de habla hispana, se difundió en el estudio de la economía en inglés. Sin embargo, el término rara vez se escucha en los Estados Unidos.

El neoliberalismo en el mundo moderno

La popularidad y el apoyo del neoliberalismo están divididos. Este enfoque ha estado conectado de manera muy famosa con varias políticas económicas introducidas en el Reino Unido por Margaret Thatcher y en los Estados Unidos por Ronald Reagan.

Sin embargo, algunos académicos y analistas atribuyen el resurgimiento de las teorías económicas neoliberales en los años setenta y ochenta a la financiarización e indican que la crisis financiera de 2008 y 2009 es, en última instancia, el resultado de este enfoque de la economía.

Liberalismo vs. Neoliberalismo

Aunque los términos comparten algunas similitudes, los dos son distintos. Ambos tienen sus raíces en el liberalismo clásico del siglo XIX, que apoyaba la economía del laissez-faire y la libertad del pueblo contra un gobierno dominante.

El liberalismo es más bien una filosofía política que mantiene la libertad a un alto nivel. Define todos los aspectos sociales, económicos y políticos de la sociedad, como el papel del gobierno, la tolerancia, la libertad de acción, etc.

Por el contrario, el neoliberalismo se centra más en los mercados, lo que significa que apoya la desregulación, poniendo fin al proteccionismo y liberando los mercados. Por lo tanto, se basa en la economía.

Crítica al Neoliberalismo

El concepto de neoliberalismo ha recibido muchas críticas de ambos lados del espectro político. El enfoque en la eficiencia económica puede, dicen los críticos, obstaculizar otros factores.

Por ejemplo, al evaluar el rendimiento de un sistema de transporte público como puramente eficiente desde el punto de vista económico, puede llevar a que los derechos de los trabajadores se consideren un obstáculo para el rendimiento.

Algunos críticos también dicen que el surgimiento del neoliberalismo ha permitido el surgimiento de un movimiento anticorporativo, que afirma que la influencia de las corporaciones va en contra del mejoramiento de la sociedad y la democracia.

También hay oposición política y crítica al neoliberalismo. En primer lugar, el concepto de globalización se considera negativo porque puede destruir a las naciones soberanas por su propio derecho a la autodeterminación.

En segundo lugar, estos críticos dicen que la sustitución de las empresas estatales por empresas privadas puede reducir la eficiencia. Los críticos también dicen que si bien el neoliberalismo puede aumentar la productividad, puede no ser sostenible debido al limitado espacio geográfico del mundo.

Además, quienes se oponen al neoliberalismo añaden que es antidemocrático, puede conducir a la explotación y a la injusticia social, y puede criminalizar la pobreza.

Adoptado por pensadores liberales

A medida que amaneció el siglo XX y el mundo pasó de una guerra mundial a la siguiente, el término fue apropiado por una serie de pensadores liberales que se sintieron marginados por el ascenso de la planificación estatal y el socialismo.

La narrativa convencional es que el “neoliberalismo” fue propuesto por primera vez como término para describir un liberalismo reiniciado en la década de 1930 después del llamado Coloquio Walter Lippman celebrado en París en 1938.

Sin embargo, su historia no es tan clara como podría implicar esta narrativa. Según Arnaud Brennetot, por ejemplo, el término se utilizó posteriormente principalmente para referirse a los franceses y a otros liberales asociados con una editorial llamada La Libraire de Medicis al menos hasta principios de la década de 1950.

Para entonces, el término se utilizaba cada vez más para referirse al Ordoliberalismo alemán, que era una escuela “neoliberal” basada en la idea de que los mercados necesitan un Estado fuerte para proteger la competencia, ideas que son un precursor importante de las condiciones marco de la Unión Europea.

Milton Friedman se refirió a sí mismo como un “neoliberal” en un artículo de 1951 para la revista noruega Farmand, aunque posteriormente abandonó el término.

En la década de 1970, Brennetot y otros argumentaron que el neoliberalismo era un término asociado principalmente con un énfasis cambiante en América Latina que se apartaba de las políticas de sustitución de importaciones hacia economías abiertas, influenciadas por pensadores de la Escuela de Chicago como Friedman.

Fue en esa época cuando el neoliberalismo adquirió cada vez más matices negativos, especialmente después del violento derrocamiento del gobierno de Salvador Allende en Chile en 1973. Al amanecer de la década de 1980, junto con el nacimiento de la era neoliberal moderna, el término “neoliberalismo” se vinculó indeleblemente a la Escuela de Economía de Chicago (así como al Derecho y a los Negocios).

El neoliberalismo tiene varias escuelas

Cuando usamos el término hoy en día, es generalmente con esta inflexión de Chicago, más que con sus otras historias y asociaciones anteriores y alternativas.

Pero es importante recordar que hubo y hay por lo menos siete escuelas de neoliberalismo. Algunas de las escuelas más antiguas, como la Primera Escuela de Chicago (de Frank Knight, Henry Simons, Jacob Viner), desaparecieron o fueron subsumidas en escuelas posteriores – en este caso, la Segunda Escuela de Chicago (de Milton Friedman, Aaron Director, George Stigler).

Otras escuelas antiguas, como la italiana o la Bocconi (de Maffeo Pantaleoni, Luigi Einaudi) se desvanecieron en la academia antes de ser resucitadas como la legitimación de las actuales políticas de austeridad. Otras escuelas más marginales, como la Virginia School (de James Buchanan, Gordon Tullock), influenciada a su vez por la escuela italiana, han existido bajo el radar hasta las recientes críticas de historiadores como Nancy MacLean.

A medida que estas diversas escuelas de pensamiento neoliberal han evolucionado y mutado con el tiempo, también lo ha hecho nuestra comprensión de ellas y de su influencia en nosotros. Por lo tanto, es difícil identificar el neoliberalismo con una escuela de pensamiento en particular sin perderse una gran parte de la historia.

Tres contradicciones

Esa es una de las principales razones por las que identifico tres contradicciones centrales en nuestro entendimiento actual del neoliberalismo en mi nuevo libro.

En primer lugar, se ha hecho demasiado poco analíticamente para abordar la contradicción entre la supuesta extensión de los mercados “libres” bajo el neoliberalismo y el crecimiento del poder de mercado y el dominio de entidades corporativas y monopolios como Google y Microsoft.

Igualmente, en segundo lugar, se ha puesto demasiado énfasis en la idea de que nuestras vidas, identidades y subjetividades bajo el neoliberalismo están enmarcadas por creencias, actitudes y pensamientos “empresariales”.

En contraste, mi opinión es que nuestras vidas, sociedades y economías están dominadas por diversas formas de renticidad – por ejemplo, la propiedad de la vivienda, los monopolios de propiedad intelectual y el control del mercado. Según el académico británico Guy Standing, la rentificación puede definirse como la extracción de ingresos de la “propiedad, posesión o control de bienes que son escasos o que se han hecho artificialmente escasos”.

Por último, ha habido poco interés en tratar de comprender el importante papel del derecho contractual y de los contratos -en contraposición a los “mercados”- en la organización del capitalismo neoliberal.

Todas estas áreas necesitan ser abordadas para poder entender mejor nuestro futuro, pero el neoliberalismo tal vez ha seguido su curso y nos ha proporcionado las herramientas analíticas necesarias para hacer este trabajo. Es hora de encontrar nuevas formas de pensar en nuestro mundo.

¿Cómo se hizo popular?

El neoliberalismo fue asumido por líderes políticos como Margaret Thatcher en Gran Bretaña, Ronald Reagan en Estados Unidos y Deng Xiaoping en China.

De hecho, muchos comentaristas sostienen que desde los años setenta y ochenta, el neoliberalismo ha sido una fuerza dominante en la mayoría de las naciones e instituciones internacionales.

La ideología y las políticas neoliberales se hicieron cada vez más influyentes durante las décadas siguientes, como lo demuestra el abandono oficial del Partido Laborista del Reino Unido en 1995 de su compromiso con la “propiedad común de los medios de producción”.

El signo más claro de la nueva importancia del neoliberalismo, sin embargo, “fue el surgimiento del libertarianismo como fuerza política”, dice la Enciclopedia Británica. Aquellos que siguen la doctrina sostienen el valor de la libertad como un principio central.

El resultado del referéndum de la UE en el Reino Unido ha sido ampliamente considerado como un “sueño libertario”, una postura respaldada por Boris Johnson en su famoso discurso del “día de la independencia” en vísperas de la votación de 2016.

¿Por qué es tan controvertido?

Como siempre, el hecho de que uno caiga en el espectro político tiende a informar su punto de vista sobre el neoliberalismo.

Para la izquierda, “el neoliberalismo a menudo connota una forma de política liberal que ha adoptado soluciones de mercado a los problemas sociales”, dice la revista The New Republic.

Aunque “los conocimientos de Hayek y Friedman sobre la utilidad de los mercados -en particular el acceso al conocimiento socialmente disperso que contienen- son valiosos”, dice Ben Chu de The Independent, “también es cierto que una mentalidad que presenta la extensión de los mercados como la respuesta a cada cuestión social es una patología destructiva”.

Esta “falsedad del’libre albedrío’ desmotiva y despolitiza”, concuerda Ruth Cain, profesora titular de derecho en la Universidad de Kent, en un artículo sobre La conversación. En un mundo así, “la depresión, la ansiedad, el narcisismo son respuestas totalmente lógicas”, escribe.

Sociedades

Cain cita estudios que han demostrado que “las sociedades neoliberales enferman a sus ciudadanos tanto física como mentalmente; el efecto se magnifica cuanto más desigual es la sociedad y más desprotegidos están sus ciudadanos del libre mercado ‘competitividad'”.

Pero otros sostienen que los modelos económicos neoliberales son convencionales, ya que dictan que los gobiernos deben mantener sus finanzas bajo control, que los derechos de propiedad deben ser protegidos y que las empresas deben tener espacio para tomar decisiones sin obstáculos.

Como el economista de izquierda Dani Rodrik ha señalado anteriormente, no hay ningún problema inherente con estos principios, pero no son una solución única para todos, dice Ed Conway de Sky News.

“Sin duda, tras la caída del Muro de Berlín, se aplicaron con exceso de celo y a veces de forma incorrecta, con el apoyo del FMI y el Banco Mundial (en lo que se conoció como el Consenso de Washington). Esto es desafortunado, pero no equivale a una ideología”, argumenta Conway.

De hecho, añade, “desde los años sesenta hemos pasado de un mundo en el que muchas de las instituciones económicas eran mucho más simples, mucho más reguladas y, francamente, más comprensibles, a un mundo que es intrínsecamente más complejo, caótico y desconectado”.

Pero es “mucho más fácil dar la impresión de que tus enemigos están siguiendo una misteriosa ideología multisilábica que admitir que los problemas a los que nos enfrentamos son mucho más complejos e intratables”, concluye Conway.

¿Cuál es la diferencia entre ‘neoliberalismo’ y ‘capitalismo’?

Creo que el neoliberalismo y el capitalismo son cosas diferentes.
El capitalismo no es una ideología. El término se utiliza muy a menudo simplemente para designar algo como”una creencia en el libre mercado, la propiedad privada individual, etc.”.

El nombre de ese conjunto de creencias es liberalismo. Un liberal puede ser capitalista o no, y un capitalista puede ser liberal o no.

Históricamente el liberalismo tiende a ser la ideología por defecto de los capitalistas, pero esto no es de ninguna manera una regla universal.

El capitalismo es esencialmente un conjunto de prácticas sociales cuyo objetivo es la acumulación de capital.

No es exactamente lo mismo que el comercio, la búsqueda de beneficios, el comercio de mercancías, la mercantilización general de todos los bienes, servicios y relaciones sociales, los mercados “libres” de bienes y servicios, el trabajo asalariado y la opresión de la mano de obra para impedir que los trabajadores interfieran en los mercados laborales en su propio interés, o incluso la propiedad privada del capital; aunque puede implicar todas esas cosas, y por lo general lo hace.

Vale la pena tener en cuenta, por ejemplo, que Marx nunca usó la palabra’capitalismo’. Se refirió al capital, a los capitalistas y al modo de producción capitalista. El’capitalismo’ se convirtió más tarde en una abreviatura de una serie de cosas diferentes.

-En primer lugar, se convirtió en una abreviatura de lo que hacen los capitalistas, es decir, esforzarse por acumular capital.

-En segundo lugar, se convirtió en la abreviatura de lo que Marx llama el modo de producción capitalista. Este es un nombre para todo el conjunto de relaciones sociales, instituciones, prácticas, mecanismos ideológicos, etc. que los capitalistas utilizan para hacer que las condiciones sociales sean lo más favorables posible para la acumulación de capital por parte de ellos.

Neoliberalismo” es el nombre de una filosofía política y un conjunto de creencias particulares, y de los programas políticos en los que se basan, que afirman entender algo sobre la naturaleza humana y la economía, y que afirman que su comprensión de la naturaleza humana y la economía les da una visión superior de cómo utilizar los mecanismos de gobierno para maximizar el florecimiento humano. Una de esas creencias es que la única manera real de maximizar el florecimiento humano es maximizar los beneficios de los capitalistas.

En particular, en la práctica, el neoliberalismo favorece un conjunto de mecanismos con los que todos estamos familiarizados para lograr este objetivo, como la privatización de los servicios públicos y la desregulación de los mercados financieros.

Te Puede Interesar:

Revolución Industrial Causas y Conceptos Modernos

Obsidiana Propiedades | ¿Qué es la Obsidiana?

Shakira Biografía | Esposo, Hijos y Vida

Valentín Gómez Farías Biografía Corta para Tareas

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 5]