Plan de Iguala Resumen : Puntos Importantes

Qué fue el Plan de Iguala

Plan de Iguala, programa de pacificación de Agustín de Iturbide, para la reunificación de México. Para 1820, una década de guerra revolucionaria contra España dejó a México dividido y exhausto.

Las fuerzas realistas mantuvieron la fuerza militar en las ciudades y en algunas regiones, mientras que gran parte del campo estaba ocupado por bandas insurgentes dedicadas a la guerra de guerrillas. Plan de Iguala

A fines de 1820, el virrey Juan Ruiz de Apodaca nombró al coronel Agustín de Iturbide para tomar el mando de la escarpada región al oeste y sur de la capital, donde fuerzas rebeldes arraigadas se oponían a los realistas.

Una figura muy controvertida y ya un foco de desafección criolla, Iturbide aceptó claramente la comisión con la plena intención de terminar la guerra derrocando al régimen existente y declarando la autonomía o independencia de México.

Después de reunirse con Vicente Guerrero y otros líderes insurgentes y obtener un apoyo considerable de los comandantes del ejército realista, el 24 de febrero de 1821, en el pequeño pueblo de Iguala, Iturbide emitió su Plan de Iguala.

Objetivo del Plan de Iguala

El plan, que constaba de veintitrés artículos, tenía por objeto reunificar a las facciones beligerantes y restablecer la paz en una nación desgarrada por la guerra.

Las tres iniciativas principales del programa, llamadas las “tres garantías”, fueron Religión, Independencia y Unión.

Aunque estas tres garantías parecen tener un significado muy general, tenían un significado profundo para los mexicanos de la época.

La Iglesia Católica mantendría su dominio, la nación mexicana se convertiría en una monarquía constitucional encabezada por un borbón español, y se resolverían las divisiones entre los diferentes segmentos de la población mexicana, en particular entre los criollos y los españoles europeos.

Con una consigna de sólo tres palabras, Iturbide pareció resolver las profundas divisiones que prolongaron la guerra.

Formando el Ejército de las Tres Garantías, Iturbide realizó una marcha triunfal de región en región, mientras muchos comandantes realistas y sus tropas abrazaban el Plan de Iguala.

Ayudado por el irresistible deseo de paz en todo el país, Iturbide dejó de lado el régimen colonial y entró en la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821.

Tres garantías

El Plan de Iguala estableció tres principios centrales para el naciente estado mexicano: la primacía del catolicismo romano, la independencia política absoluta de México y la plena igualdad social para todos los grupos sociales y étnicos del nuevo país.

Estas son las “Tres Garantías” por las que a veces se conoce el Plan, resumidas en “Religión, Independencia y Unión”.

El artículo 12 establece: “Todos los habitantes del Imperio Mexicano, sin más distinción que el mérito y la virtud, son ciudadanos aptos para solicitar cualquier empleo”.

“Todos los habitantes de la Nueva España, sin distinción entre europeos, africanos, ni indios, son ciudadanos de esta Monarquía con opción a todo empleo en función de sus méritos y virtudes”, según la copia.

Repercusiones

Aunque el virrey español había ratificado el Tratado de Córdoba, el Congreso español, reunido en Madrid el 13 de febrero de 1822, repudió el Tratado por “ilegal, nulo y sin valor”.

Sin embargo, el gobierno mexicano insistió en que O’Donojú aceptara el Plan como el establecimiento legal de la independencia y la soberanía del país.

España respondió con una serie de esfuerzos para reconquistar México en la década siguiente.

Finalmente reconoció la independencia de México el 28 de diciembre de 1836 por el Tratado de Santa María-Calatrava, firmado en Madrid por el Comisario mexicano, Miguel Santa María, y el Ministro de Estado español, José María Calatrava.

Tras la caída del imperio de Iturbide, el Congreso mexicano derogó tanto el Plan de Iguala como el Tratado de Córdoba como base del gobierno el 8 de abril de 1823.

En su lugar, se convocó una nueva convención constitucional que condujo a la adopción de la Constitución de México de 1824 el 4 de octubre de 1824.

Artículos del Plan de Iguala

El Plan de Iguala o Plan de Iguala se convirtió en el resultado de la convención de Guerreo e Iturbide. Anunciada el 24 de febrero de 1821, contenía los siguientes artículos:

  • 1.- La nación mexicana es independiente de la española, y de todas las demás, incluso de su propio continente.
  • 2.-Su religión será la católica, que profesan todos sus habitantes.
  • 3.-Estarán todos unidos, sin distinción entre americanos y europeos.
  • 4.-El gobierno será una monarquía constitucional.
  • 5.-Se nombra una junta compuesta por personas que gozan de la más alta reputación en los diferentes partidos que se han manifestado.
  • 6.-Esta junta estará bajo la presidencia de Su Excelencia el Conde del Venadito, actual Virrey de México.
  • 7.-Gobernará en nombre de la nación, de acuerdo con las leyes vigentes, y su principal cometido será convocar, de acuerdo con las reglas que estime convenientes, un congreso para la formación de una constitución más adecuada para el país.
  • 8.-Su Majestad Fernando VII será invitado al trono del imperio, y en caso de rechazo, a los Infantes Don Carlos y Don Francisco de Paula.
  • 9.-Si su Majestad Fernando VII y sus augustos hermanos declinan la invitación, la nación tiene la libertad de invitar al trono imperial a cualquier miembro de las familias reinantes que estime oportuno.

Congreso

  • 10.-La formación de la constitución por el congreso, y el juramento del emperador de observarla, debe preceder su entrada en el país.
  • 11.-Se suprime la distinción de castas, que se hacía en la legislación española, excluyéndolas de los derechos de ciudadanía. Todos los habitantes del país son ciudadanos e iguales, y la puerta del progreso está abierta a la virtud y al mérito.
  • 12.-Se formará un ejército de apoyo a la religión, la independencia y la unión, que garantice estos tres principios, y por lo tanto se le llamará el ejército de las tres garantías.
  • 13.-Jurará solemnemente defender las bases fundamentales de este plan.
  • 14.-Observará estrictamente las ordenanzas militares actualmente en vigor.
  • 15.-No habrá más promociones que las debidas a la antigüedad o que sean necesarias para el bien del servicio.
  • 16.-Este ejército lo consideraremos como de la línea.
  • 17.-Los viejos partidarios de la independencia que se adhieran inmediatamente a este plan, serán considerados como individuos de este ejército.
  • 18.-Los patriotas y campesinos que se adhieran a ella en lo sucesivo, serán considerados como milicianos provinciales.
  • 19.-Los sacerdotes seculares y regulares continuarán en el estado en que se encuentran ahora.

Funcionarios

  • 20.-Todos los funcionarios públicos, civiles, eclesiásticos, políticos y militares, que se adhieran a la causa de la independencia, continuarán en sus cargos, sin distinción entre americanos y europeos,
  • 21.-Los funcionarios, en cualquier grado y condición, que disientan de la causa de la independencia, serán despojados de sus cargos y abandonarán el territorio del imperio, llevándose consigo a sus familias y sus efectos.
  • 22.-Los comandantes militares se regularán de acuerdo con las instrucciones generales de conformidad con este plan, que les serán transmitidas.
  • 23.-Ningún acusado podrá ser condenado a muerte por los comandantes militares. Los acusados de traición contra la nación, que es el segundo mayor crimen después del de traición al Divino Gobernante, serán trasladados a la fortaleza de Barrabás, donde permanecerán hasta que el congreso resuelva sobre el castigo que se les debe imponer.
  • 24.-Siendo indispensable para el país que este plan se lleve a cabo, en la medida en que el bienestar de ese país sea su objeto, cada individuo del ejército lo mantendrá, hasta el derramamiento (si es necesario) de la última gota de su sangre.

Principales Garantías

Pero el plan se había resumido con las tres garantías, a saber:

  1. La Iglesia Católica Romana seguiría siendo la única religión de México
  2. México sería un imperio independiente bajo una monarquía constitucional
  3. Igualdad entre todas las razas.

El Plan tenía elementos moderados. Combinaba los deseos tanto de los liberales como de los conservadores. Los elementos liberales incluían la igualdad y la ciudadanía para todas las razas, la creación de una constitución y, lo que es más importante, la independencia de México.

Pero el Plan también tenía elementos conservadores, a saber: la retención y protección de la Iglesia Católica junto con sus propiedades y privilegios.

Aceptación

El gobierno de México sería una monarquía constitucional bajo un Emperador que debería ser un príncipe relacionado con Fernando VII o al menos un europeo. La protección de la propiedad de todos los individuos.

El apoyo al plan ha sido abrumador. Debido a su enfoque moderado, el plan obtuvo el apoyo de muchos criollos y peninsulares, tanto conservadores como liberales.

Los peninsulares y conservadores acogieron con beneplácito los artículos del Plan que protegían las propiedades e individuos en México sin importar su raza.

Apoyo

Liberales, criollos, líderes y luchadores independentistas apoyaron el plan a pesar de que no satisfacía su deseo de un México completamente liberal y laico. Sin embargo, consideraron que la declaración de independencia era un comienzo y que la búsqueda de sus otros objetivos debería llegar más tarde.

Además, muchos de los rebeldes se sentían cansados y la moral y el entusiasmo por la lucha habían disminuido. Las duras condiciones de lucha y de vida bajo tierra durante muchos años habían sido difíciles y tediosas y muchos sólo querían poner fin a la lucha, pero aún así lograban algunos logros, que veían en el Plan de Iguala.

Muchos conservadores y peninsulares pensaban lo mismo. Vivir en un peligro constante y también hartos de la campaña del gobierno contra la insurgencia y de las estrategias brutales los cansó y los hizo pensar que el gobierno del Virrey era generalmente represivo e inepto.

Dentro del gobierno del propio Virrey se enfrentaba también el problema de la deserción. En el ejército, muchas unidades militares se unieron a los rebeldes.

Ejército de las Tres Garantías

Muchos oficiales en el ejército como Anastasio Bustamante y Antonio López de Santa Ana se unieron al nuevo ejército de Iturbide llamado el Ejercito de Últimas Tres Garantias o el Ejército de las Tres Garantías. Ambos hombres, Bustamante y de Santa Ana, se convirtieron en Presidentes de México.

El crecimiento del ejército de Iturbide y el apoyo al plan ampliaron los territorios que controlan. Para mayo de 1821, controlaban todo México, excepto Veracruz y la capital, la Ciudad de México.

La Ciudad de México preparó sus defensas, pero los oficiales militares se desilusionaron por la incapacidad del Virrey para detener cualquier deserción y el crecimiento del tamaño de los rebeldes.

Debido a esto, depusieron al Virrey Apodaca y lo reemplazaron con el General Francisco Novella. La Ciudad de México continuó siendo un bastión de las facciones realistas españolas.

Nombramiento de O’Donaju

El Tratado de Córdoba se convirtió en la encarnación formal del Plan de Iguala. En agosto, el gobierno liberal de Madrid envió a Juan O’Donaju a México como nuevo capitán general y virrey.

En la mente de O’Donaju, la situación para mantener el dominio español ya había desaparecido hace mucho tiempo.

Y como liberal, ya concluyó que España debe dejar ir a México. Sólo necesitaba asegurar la retirada segura de las fuerzas españolas en el Virreinato.

El 23 de agosto de 1821, O’Donaju se reunió con Iturbide en Córdoba, México, donde discutieron la eventual retirada de las tropas españolas, el camino hacia la independencia y el reconocimiento de alguien del lado español de las disposiciones del Plan de Iguala.

Tratado de Córdoba

Iturbide y O’Donaju firmaron el Tratado de Córdoba o la Convención de Córdoba el 24 de agosto de 1821. Incluía los siguientes artículos:

  • 1.-Este reino de América será reconocido como una nación soberana e independiente; y en el futuro, será llamado el Imperio Mexicano.
  • 2.-El gobierno del imperio será monárquico, limitado por una constitución.
  • 3.-Fernando VII, rey católico de España, será llamado, en primer lugar, al trono del Imperio Mexicano, (al prestar el juramento prescrito en el artículo 10 del plan) y a su rechazo y negación, su hermano, el más sereno infante Don Carlos; sobre su rechazo y negación, el más sereno infante Don Francisco de Paula; sobre su rechazo y negación, el más sereno Don Carlos Luis, infante de España, antiguo heredero de la Toscana, ahora de Lucca; y sobre su renuncia y negación, la persona que las cortes del imperio designen.
  • 4.-El emperador fijará su corte en México, que será la capital del imperio.

Nombramiento de Asamblea

  • 5.-Dos comisionados serán nombrados por Su Excelencia el Señor O’Donnoju, y éstos se dirigirán a la corte de España y pondrán en manos de Su Majestad el Rey Fernando VII una copia de este tratado y un memorial que lo acompañará, con el fin de informar a Su Majestad sobre las circunstancias precedentes, mientras que los cortes del oficial del imperio le entregarán la corona con todas las formalidades y garantías que un asunto de tanta importancia requiere; y suplican a Su Majestad que, al producirse el caso previsto en el artículo 3, tenga a bien comunicárselo a los infantes más serenos llamados a la corona en el mismo artículo, en el orden en que han sido nombrados; y que su Majestad se complacería en interponer su influencia y prevalecer sobre uno de los miembros de su augusta familia para proceder a este imperio, ya que así se promovería la prosperidad de ambas naciones, y los mexicanos se sentirían satisfechos de fortalecer así los lazos de amistad con los que pueden estar, y desean verse, unidos a los españoles.
  • 6.-Conforme al espíritu del “Plan de Iguala”, se nombrará inmediatamente una asamblea, compuesta por los hombres más eminentes del imperio por sus virtudes, su posición, rango, fortuna e influencia; hombres marcados por la opinión general, cuyo número puede ser suficientemente considerable para asegurar por su conocimiento colectivo la seguridad de las resoluciones que puedan tomar en cumplimiento de los poderes y autoridad que les otorgan los siguientes artículos.

Junta Provisional de Gobierno

  • 7.-La asamblea mencionada en el artículo anterior se llamará Junta Provisional de Gobierno”.
  • 8.-El Teniente General Don Juan O’Donnoju será miembro de la Junta Provisional de Gobierno, por considerar conveniente que una persona de su rango participe activa e inmediatamente en el gobierno, y por la indispensable necesidad de excluir a algunas de las personas mencionadas en el citado Plan de Iguala, de conformidad con su propio espíritu.
  • 9.-La Junta Provisional de Gobierno tendrá un presidente elegido por ella misma de su propio órgano, o de fuera de él, que se determinará por la absoluta pluralidad de votos; y si en el primer escrutinio los votos se encuentran iguales, tendrá lugar un segundo escrutinio, que abarcará a los dos que hayan recibido el mayor número de votos.
  • 10.-El primer acto de la Junta Provisional será la redacción de un manifiesto de su instalación, y los motivos de su montaje, junto con las explicaciones que estime convenientes y convenientes para la información del país, en relación con el interés público, y el modo que se adoptará en la elección de los diputados de las cortes, de los que se hablará más adelante.
  • 11.-La Junta Provisional de Gobierno, después de la elección de su presidente, nombrará una regencia compuesta por tres personas seleccionadas de su propio cuerpo, o de fuera de él, a quienes se conferirá el poder ejecutivo, y que gobernarán en nombre y por cuenta del monarca hasta que el trono vacante sea ocupado.

Poder Ejecutivo

  • 12.-La Junta Provisional, tan pronto como se instale, regirá ad interim de acuerdo con las leyes vigentes, en la medida en que no sean contrarias al “Plan de Iguala”, y hasta que las cortes hayan enmarcado la constitución del estado.
  • 13.-La regencia, inmediatamente después de su nombramiento, procederá a la convocatoria de los cortes en la forma que prescriba la Junta Provisional de Gobierno, conforme al espíritu del Artículo No. 7 del citado “Plan”.
  • 14.-El poder ejecutivo recae en la regencia y el legislativo en los tribunales; pero como debe transcurrir algún tiempo antes de que estos últimos puedan reunirse, y para que los poderes ejecutivo y legislativo no queden en manos de un solo órgano, la junta tendrá la facultad de legislar; en primer lugar, cuando ocurran casos que sean demasiado apremiantes para esperar hasta el montaje de las cortes, y luego la junta procederá de acuerdo con la regencia; y, en segundo lugar, para asistir a la regencia en sus determinaciones en el carácter de un órgano auxiliar y consultivo.

Libertad

  • 15.-Toda persona que esté domiciliada en cualquier comunidad, tendrá plena libertad para trasladarse, con sus efectos, a cualquier país de su elección, si se produce una alteración en el sistema de gobierno o si el país pasa bajo el dominio de otro príncipe, sin que nadie tenga derecho a privarla de tal libertad, a menos que haya contraído alguna obligación con la comunidad a la que pertenecía, por la comisión de un delito o por cualquier otra de las modalidades que los publicistas hayan establecido; esto se aplica a los europeos que residen en la Nueva España, y a los americanos que residen en la Península. Por consiguiente, tendrán la opción de permanecer, adoptando a cualquiera de los dos países, o de exigir sus pasaportes (a los que no se les puede negar) para autorizarles abandonar el reino en el momento asignado, llevarán consigo a sus familias y bienes, pero pagarán sobre estos últimos los derechos de exportación ordinarios actualmente en vigor, o que en lo sucesivo serán establecidos por la autoridad competente.

Eliminación de Tropas Peninsulares

  • 16.-La opción otorgada en el artículo anterior no se extenderá a las personas que se encuentren en situaciones públicas, civiles o militares, que se sepa que están desafectadas de la independencia de México; dichas personas necesariamente abandonarán el imperio dentro del plazo que les asigne la regencia, llevándose consigo sus efectos después de haber pagado sus derechos, tal como se establece en el artículo anterior.
  • 17.-La ocupación de la capital por las tropas peninsulares es un obstáculo para la ejecución de este tratado, por lo que es indispensable su eliminación. Pero como Comandante en Jefe del ejército imperial que participa plenamente de los sentimientos de la nación mexicana, no desea alcanzar este objetivo por la fuerza, para lo cual, sin embargo, cuenta con más que amplios medios a su disposición, a pesar del conocido valor y constancia de las tropas peninsulares, que no están en situación de mantenerse en contra del sistema adoptado por la nación en general, Don Juan O’Donnoju se compromete a ejercer su autoridad para la evacuación de la capital por dichas tropas sin pérdida de sangre, y bajo los términos de una capitulación honorable.

Independencia

Se había establecido la independencia. O’Donaju lideraría la retirada de las guarniciones españolas en la Ciudad de México.

También formaría parte de la junta provisional que gobierna México. Con la cooperación de O’Donaju para la eventual independencia de México, Iturbide accedió a proporcionarle una pensión y a que se quedara en México para protección de O’Donaju.

El 14 de septiembre de 1821, O’Donaju fue a México y ordenó a las tropas que se retiraran y comenzaron a retirarse. Como general de alto mando, O’Donaju dirigió a las tropas en su salida de la antigua capital del Virreinato de la Nueva España.

Iturbide concedió a las tropas españolas que salían del país un paso seguro para salir de México. Mientras tanto, el 27 de septiembre, al cumplir 38 años, Agustín de Iturbide y su Ejército de las Tres Garantías marcharon triunfalmente a la Ciudad de México.

Iturbide y O’Donaju, junto con la junta provisional, formularon la declaración de independencia que declararon el 28 de septiembre de 1821.

Luego enviaron agentes a España para buscar un nuevo emperador mexicano. Más tarde, con el rechazo de la oferta del trono de México por Fernando VII y otros príncipes, Agustín de Iturbide se convirtió en el primer emperador de México.

Camino de la Independencia

El Plan de Iguala forjó el camino de la independencia final de México. Moderada en su composición, aseguró el interés de múltiples facciones que buscaban la paz tras una década de turbulentos combates y caos.

Eventualmente, con el enorme apoyo en el plan, los funcionarios españoles en México residieron en la fe de la pérdida del Virreinato de Nuevo México.

Con el Tratado de Córdoba, el plan se hizo realidad. El Plan de Iguala inició el camino de México hacia un nuevo capítulo en su historia.

Te Puede Interesar: 

Vicente Guerrero Biografía Corta para Tareas – Independencia

Ignacio José de Allende Biografia Corta – La Independencia de México

Dolores Del Río Biografia – Sus Peliculas de Hollywood y de México

Ignacio Zaragoza Biografía Corta – Batalla de Puebla – Historia de México

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 5]