Brújula Apunta Al Norte
The simplest compass consists of a magnetized needle suspended on a circle engraved

La Brújula Apunta Al Norte

El argumento más popular  de la brújula es que los chinos dicen haberlo inventado hace más de 2500 años antes de Cristo.

Igualmente se cree que se usó mucho en el continente asiático en el tercer siglo de la época cristiana.  Después viene la teoría que Marco Polo lo comenzó a usar en Europa.

Algunos historiadores recientemente señalan que la primera versión de la brújula moderna fue prácticamente inventada por un armero de las tierras lejanas de Positano, Italia.

Los primero pasos, una aguja sobre un pequeño fierro similar a la que se usa actualmente. Luego la encerró en una caja de madera.

La anomalía del magnetismo se conoció desde hace mucho tiempo. Para funcionar se requiere de un elemento fino de hierro magnetizado en uno de sus polos para que señale hacia el norte de la tierra.

En el siglo XII ya se encontraban algunas primitivas.

Los mismos árabes se sintieron fascinados por este invento la cual incorporaron inmediatamente en sus largos viajes por todo el medio Oriente.

Compass
La brújula moderna, se desarrolló a finales de la década de 1930

Podemos marear la brújula tanto como queramos, encerrarla en una caja o meterla en un bolsillo. Siempre señalará el Norte y nos ayudará a seguir el rumbo sin equivocarnos.

Eso sí: la aguja magnética cumplirá su misión siempre que no la coloquemos al lado de un imán.

Esto es así porque este instrumento tan necesario para aventurarse por territorios es capaz de orientarnos gracias a que la Tierra es un gran imán.

El funcionamiento.

El funcionamiento de esta caja hermética acristalada se basa en un fenómeno llamado magnetismo.

La aguja de la brújula es un pequeño imán. Atraído por otro mucho más grande, que no es otro que nuestro propio planeta.

Si la aguja imantada apunta siempre al Norte es porque la Tierra tiene un magnetismo de signo contrario en ese polo.

Como todo imán, la brújula posee dos polos: atracción y repulsión. 

Si dos polos tienen diferente signo, se atraen, si tienen igual signo se repelen. De modo que basta relacionar los polos de la brújula con ella para orientarnos.

Para orientarse con una brújula basta con hacer coincidir el Norte de la esfera exterior, móvil, de la brújula con la dirección que señala la punta imantada de la aguja.

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]
Comentarios