Cúrcuma – Beneficios, Virtudes, Dosis, Contraindicaciones

Cúrcuma

También llamada azafrán de la isla o jengibre amarillo, la cúrcuma (también llamada curcuma longa) es un rizoma originario de la India.

El polvo que se extrae de ella se considera una especia soberana, pero también se ha utilizado durante miles de años por sus numerosas propiedades medicinales

Cúrcuma
Foto atul prajapati en Pixabay

Origen

Su nombre en latín cúrcuma viene de la palabra árabe Kurkum, que era el nombre original del azafrán. La cúrcuma es una planta herbácea rizomatosa originaria del sur de Asia (China, Tailandia, Camboya…) pero la India es el mayor productor, con casi un millón 400 toneladas producidas cada año!

¡El primer texto que menciona la cúrcuma como planta medicinal data de hace 6.000 años! Luego se usó para ahuyentar la ictericia.

Se ha cultivado en la India desde la antigüedad y el polvo extraído de su rizoma se ha utilizado en la medicina ayurvédica desde el siglo IV.

Igualmente, se menciona en la literatura sánscrita, donde leemos que su polvo puede ser utilizado en el masaje para tratar enfermedades del corazón.

Se conoce en Occidente desde la antigüedad, y es el farmacólogo y botánico Dioscoride quien lo describió por primera vez en su libro Materia Medica.

Luego, en 1280, fue Marco Polo quien rastreó el transporte de cúrcuma de China a la India en su diario.

Activos nutricionales

Son los curcuminoides los que dan a la cúrcuma sus muchas cualidades medicinales. Los curcuminoides son pigmentos antioxidantes muy poderosos, que también tienen propiedades antiinflamatorias.

El curcuminoide más abundante en la cúrcuma es la curcumina, que representa alrededor del 90% de estos compuestos.

Además de estos curcuminoides, la cúrcuma es una excelente fuente de minerales, especialmente de hierro y manganeso.

En cuanto a las vitaminas, la cúrcuma es muy rica en vitamina B6, y es una fuente interesante de vitamina C, vitamina E y vitamina B3.

Beneficios y virtudes

Las propiedades terapéuticas de la cúrcuma son numerosas y reconocidas. Esta súper especia es al mismo tiempo regeneradora, estimulante, antioxidante, fluidificante y protectora. Está indicado para tratar varios trastornos / enfermedades.

Cúrcuma contra los trastornos digestivos

La curcumina actúa en todos los niveles digestivos gracias a sus propiedades antibacterianas e inmunoestimulantes. A nivel del estómago, la curcumina inhibe la proliferación de una bacteria causante de úlceras llamada helicobacter pilori. Por lo tanto, alivia el dolor gástrico, la hinchazón y los eructos.

En el hígado, la cúrcuma promueve el drenaje de los desechos estimulando la secreción de bilis. Su efecto antioxidante también protege a las células del hígado de los agentes tóxicos (alcohol, drogas, quimioterapia, virus, etc.).

Finalmente, a nivel intestinal, la ingesta diaria de cúrcuma mejora claramente el síndrome de colon e intestino irritable.

Problemas dermatológicos

Antibacteriana y antiinflamatoria, la cúrcuma es un aliado precioso para la piel problemática. Se puede usar externamente para tratar problemas de acné, combinado con leche de coco y miel.

Como cataplasma, la cúrcuma es un tratamiento eficaz para las afecciones de la piel como el eccema, la psoriasis, la micosis, las úlceras o los problemas musculares como los esguinces y otros dolores articulares.

Hipercolesterolemia

La cúrcuma actúa a varios niveles para regular los niveles de colesterol en la sangre. En primer lugar, ralentiza la absorción intestinal del colesterol. Luego, en un segundo paso, estimula las secreciones biliares que contribuyen a la disolución del colesterol alimentario.

Por último, la curcumina aumenta el metabolismo del colesterol, en particular del colesterol LDL, que se considera colesterol malo, al promover su absorción en las células del hígado para que se transforme allí.

El papel de la cúrcuma en la prevención del cáncer

En los países con mayor consumo de cúrcuma, la incidencia de ciertos cánceres (próstata, mama, colon, pulmón) es muy inferior a la media mundial. Este hallazgo ha llevado a la ciencia a estudiar los efectos de la cúrcuma en la prevención del cáncer durante varios años.

Uno de ellos, publicado en 2008 en Molecular Nutrition & Food Research, muestra que en los animales, la cúrcuma reduce el riesgo de leucemia, linfoma, cáncer de colon, esófago, estómago, hígado, piel y mama.

Sin embargo, la cúrcuma no es sólo preventiva, ya que un tratamiento de 8 g diarios de cúrcuma, combinado o no con quimioterapia, permitiría frenar la proliferación de células tumorales en el páncreas y el colon.

Diabetes de tipo 2

La diabetes de tipo 2 y la hipercolesterolemia son dos patologías estrechamente relacionadas, ya que la diabetes conduce a la obesidad y a trastornos del metabolismo de la grasa.

Un estudio publicado en 2009 en la revista médica Diabetes Care comparó dos grupos de personas con predisposición a la diabetes: un grupo recibió un tratamiento con curcumina y el otro un tratamiento con placebo.

Los resultados son convincentes ya que ninguna de las personas del grupo tratado con curcumina desarrolló diabetes, mientras que el 16% de los tratados con placebo lo hizo.

Al identificar a las personas de riesgo en una etapa temprana, la curcumina resulta ser un tratamiento preventivo muy eficaz (y muy económico) para la diabetes de tipo 2.

Dosificación

La cúrcuma puede utilizarse de varias formas:

  • En forma de polvo, las dosis habituales son de 1,5 g a 3 g de polvo.
  • Infusión, 1 a 2 g de polvo de rizoma seco infundido en 15 cl de agua hirviendo, para ser bebido una o dos veces al día.
  • Tintura madre, las cantidades recomendadas son unos 10 ml por día.
  • En el extracto de curcuminoide estandarizado, se recomiendan 400 mg tres veces al día para tratar la inflamación.
  • En cápsulas: generalmente se dosifican con 2 g de cúrcuma estandarizada al 95% de curcumoides como para nuestra cúrcuma liposomal. Recomendamos una cápsula por día para una cura de al menos 3 semanas.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Los raros efectos secundarios que se observan son sequedad de boca, diarrea y náuseas.

Debido a sus propiedades anticoagulantes e hipoglucémicas, la cúrcuma puede amplificar los efectos de ciertas drogas con los mismos efectos.

También hay que tener cuidado en caso de tratamiento con radioterapia o antibióticos antitumorales, está contraindicado el consumo de cúrcuma en los días de tratamiento, así como en los dos días siguientes y anteriores al mismo.

La cúrcuma está contraindicada en caso de obstrucción de los conductos biliares. Por último, no se recomienda tomar suplementos alimenticios a base de cúrcuma durante el embarazo.

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Espirulina – Beneficios, Dosis, Virtudes, Efectos Secundarios

Aguacate contra el colesterol malo

Taurina – Beneficios, Fuentes de alimentación, Peligro, Efectos secundarios

Bioflavonoides – Origen, beneficios, efectos secundarios