El origen del » do-in » Propiedades y Beneficios

Do-in

Do-in es una técnica de auto-masaje de origen chino, basada en la filosofía taoísta. También conocido como «tao-inn», do-in etimológicamente significa el camino de la energía. 

Se basa en los grandes principios de la medicina china, se inspira claramente en las técnicas de digitopresión y circulación de la energía. 

Do-in
Foto Gundula Vogel en Pixabay

Principio de «hacer».

Derivado de la medicina china, el «do-in» es un auto-masaje que promueve la circulación de la energía, el Qi, dentro del cuerpo. 

Circulando en el cuerpo a través de los meridianos, el Qi es una de las cinco Sustancias Vitales (las otras cuatro son Sangre, Líquidos Orgánicos, Espíritus y Esencias).

Estas sustancias sirven para mantener el equilibrio del cuerpo, que se expresa en la medicina china en la armonía de las fuerzas vitales del Yin y el Yang. 

Doce circuitos esenciales, los meridianos, corren a través del cuerpo humano y transportan Qi a los órganos.

Por lo tanto, hay un meridiano para el sistema energético del hígado, la vejiga, el estómago, etc., y el Qi a los órganos. 

Cuando un meridiano se obstruye, la energía se acumula en uno de los puntos del recorrido, lo que resulta en una mala circulación de la energía. Algunos puntos se obstruyen, mientras que otros carecen de Qi.

Si un órgano recibe demasiado Qi o, por el contrario, no recibe suficiente Qi, se desordena y ya no realiza correctamente su función vital. 

El «do-in» permite regular la energía dentro del cuerpo mediante presiones digitales en puntos estratégicos de la circulación del Qi. 

A menudo va acompañada de otras prácticas como la relajación, la visualización, la meditación, la respiración y la apertura de canales de energía. 

¿Por qué automutilarse con los principios de «hacer»?

Los chinos consideran que el «hacer» es el arte de vivir en armonía con uno mismo. El auto-masaje permitiría que esta energía vital, el Qi, circulara difusamente por el cuerpo para revitalizarlo y preservarlo de la enfermedad y la vejez. 

De acuerdo con las técnicas utilizadas para los masajes, el «do-in» relaja las partes del cuerpo que están bajo tensión a lo largo del día, libera al cuerpo de sus bloqueos y participa en la eliminación de toxinas. 

Luego se utiliza para aliviar varios tipos de dolor, en particular los relacionados con la artrosis, el reumatismo o los dolores de espalda y cuello. 

Lo ideal es que el masaje se practique por la mañana para revitalizar el cuerpo después de una noche de sueño.

Sin embargo, puede utilizarse en cualquier momento del día para aliviar la tensión muscular debida a una mala postura en el trabajo o al estrés. No requiere ningún equipo o lugar especial para su práctica. 

En todos los casos, los profesionales recomiendan la práctica del «do-in» en posición sentada. En Japón, la postura tradicional es seiza, lo que significa sentarse en los talones, pero una silla cómoda también servirá. 

La duración de un masaje «do-in» es muy variable: corto si se quiere actuar directamente sobre un dolor y un punto preciso, largo si se quiere obtener resultados duraderos. ¿Qué es importante? Ser regular en la práctica. 

Como en la gimnasia matutina, el «do-in» sigue un patrón de ejecución bien definido que sigue los puntos a lo largo de los meridianos. Para adquirir el gesto adecuado, es esencial remitirse a un profesional competente o apoyarse en una bibliografía rigurosa. 

Contraindicaciones para el auto-masaje.

No hay contraindicaciones para la práctica del auto-masaje. Sin embargo, al igual que en la acupuntura, es preferible evitar la presión alrededor del vientre en las mujeres embarazadas. 

Tampoco se recomienda hacerlo en casos de fiebre alta, hemorragia, hemofilia, enfermedad contagiosa, enfermedad de la piel o en cicatrices recientes. 

Seiza: el primer paso en el masaje «do-in» es sentarse cómodamente en la posición que más le convenga, el seiza (en los talones en la postura tradicional japonesa) si es posible. Puede cambiar de posición durante el ejercicio si se siente incómodo. Deshágase de todo lo que pueda interferir con la práctica (joyas, etc.). 

El saludo: coloque las palmas de sus manos sobre sus muslos; en la extensión de su muslo izquierdo, deslice su mano izquierda en el suelo, lo mismo con su mano derecha. Une tus pulgares e índices para formar un corazón, baja tu busto mientras exhalas hasta que llegues a tus manos. Este ejercicio le permite vaciar completamente sus pulmones, y luego enderezarse al inhalar completamente. 

La secuencia: después de calentar las manos, muñecas y brazos, el masaje se realiza en la siguiente dirección: cráneo, cara, orejas, cuello, hombros, zona ingrata entre los omóplatos, pecho (respiración), cintura, pies, piernas, pelvis, riñones, espalda, vientre. 

Presiones: usando sus dedos, su mano o su puño, el practicante estimula puntos decisivos en la circulación del Qi. Presiones, pellizcos, martillazos, fricciones, masajes suaves… hay toda una gama de gestos. Cuanto más cansada esté, más ligeras serán las manipulaciones y las presiones. 

Cuando una mancha es dolorosa, la energía se estanca. Por lo tanto, debe ser dispersado suavemente masajeando el punto en sentido contrario a las agujas del reloj. Si, por otro lado, falta la energía, el punto debe ser estimulado por una presión más fuerte, sin prolongarlo por más de tres minutos. 

El practicante podrá enseñarle varias técnicas que podrá reproducir en todas las circunstancias en casa o en la carretera. 

Para asegurar una buena práctica, es esencial conocer la experiencia y la formación del profesional. Estos elementos permiten, en particular, protegerse de las derivas sectarias vinculadas a las actividades de bienestar. 

El practicante de «do-in» suele ser una persona con experiencia en la práctica del shiatsu, capacitada por un organismo oficial que proporciona una formación integral y aplica un código de ética. Puede ser recomendado por alguien que conozca o por la Federación Francesa de Shiatsu. Ofrece un directorio de profesionales clasificados por región. 

Duración y precio de una sesión de auto-masaje de «hágalo usted mismo».

Una sesión introductoria al masaje «do-in» cuesta entre 20 y 90 euros dependiendo de la región, con una duración de una hora. Los talleres que se ofrecen durante todo el año varían entre 250 y 400 euros. 

Una vez adquiridas las técnicas, son fácilmente reproducibles sin costo adicional, ya que sus manos son los únicos instrumentos necesarios para la práctica. 

El aprendizaje de las técnicas de automasaje en forma de sesiones o talleres no es reembolsado, ni por la Seguridad Social ni por las mutuas de seguros. 

DVD sobre el auto-masaje do-in

– «Do In, the Way to Wellness», Marion Gauthier, Roland San Salvadore, Dir. David Garnier y David Kleinpoort, 2008. 

Libros de auto-masaje

– «Do-in, auto-masaje», Dominique Launay, Chariot d’Or: un completo e indispensable cuaderno de ejercicios para adquirir una base saludable en la práctica del do-in. 

– «Do-in, la voie de l’énergie», Anne-Béatrice Leygues, ed. Marabout: un libro que enumera ejercicios específicos, adaptados a todas las personas y a todas las situaciones. 

– «Do-in shiatsu: encontrar el bienestar, técnicas de revitalización», Clara Truchot, ed. Le Courrier du Livre: la autora propone un contenido teórico y práctico sobre el shiatsu y el do-in, que ayuda a comprender las diferencias entre uno y otro. 

Otras Opciones:

Igualmente puedes conseguir manuales digitales de salud sobre este tema en Amazon, WalMart, Costco, Sams Club, Chedraui, Carrefour,  aliexpress, alibaba , MercadoLibre , Lidl, Aldi  shein o ebay. Cada uno de estos manuales pueden estar en grandes ofertas en línea.

En temporadas grandes ponen en oferta grandes descuentos en suplementos de salud.

Además, puedes encontrar apps de salud gratis de  Google Play o en App Store.

Te Puede Interesar:

Qué son exactamente los nitritos ?

¿Qué es la auriculoterapia?

Remedios naturales para aliviar el mareo

Fortalecer tus músculos y huesos con tai chi