Proyecto Manhattan

Sinopsis
El Proyecto Manhattan fue el resultado de un enorme esfuerzo de colaboración entre el gobierno de los Estados Unidos y los sectores industrial y científico.

En solo 27 meses, el esfuerzo angloamericano logró lo que otras naciones creían imposible: la construcción de una bomba atómica.

La historia del Proyecto Manhattan comenzó en 1938, cuando los científicos alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann descubrieron inadvertidamente la fisión nuclear.

Unos meses más tarde, Albert Einstein y Leo Szilard enviaron una carta al presidente Roosevelt advirtiéndole que Alemania podría tratar de construir una bomba atómica.

En respuesta, FDR formó el Comité de Uranio, un grupo de expertos militares y científicos para determinar la viabilidad de una reacción en cadena nuclear.

Inicios

A principios de 1939, la comunidad científica mundial descubrió que los físicos alemanes habían aprendido los secretos de la división de un átomo de uranio.

Los temores pronto se extendieron sobre la posibilidad de que los científicos nazis utilizaran esa energía para producir una bomba capaz de una destrucción indescriptible.

Los científicos ALBERT EINSTEIN, que huyó de la persecución nazi, y ENRICO FERMI, que escapó de la Italia fascista, ahora viven en los Estados Unidos.

Fermi viajó a Washington en marzo para expresar sus preocupaciones a los funcionarios del gobierno. Pero pocos compartieron su inquietud.

Einstein escribió una carta al presidente Roosevelt instando al desarrollo de un programa de investigación atómica más tarde ese año.

Roosevelt no vio ni la necesidad ni la utilidad para un proyecto así, pero aceptó proceder lentamente.

A fines de 1941, el esfuerzo estadounidense para diseñar y construir una BOMBA ATÓMICA recibió su nombre clave: el PROYECTO MANHATTAN.

Las Universidades

Al principio, la investigación se basaba en solo unas pocas universidades: la Universidad de Columbia, la Universidad de Chicago y la Universidad de California en Berkeley.

Un gran avance ocurrió en diciembre de 1942, cuando Fermi dirigió a un grupo de físicos para producir la primera REACCIÓN NUCLEAR EN CADENA bajo las tribunas de STAGG FIELD en la Universidad de Chicago.

Después de este hito, los fondos se asignaron más libremente, y el proyecto avanzó a una velocidad vertiginosa.

Las instalaciones nucleares se construyeron en Oak Ridge, Tennessee y Hanford, Washington. La planta de ensamblaje principal se construyó en LOS ÁLAMOS, NUEVO MÉXICO.

ROBERT OPPENHEIMER fue el encargado de armar las piezas en Los Álamos. Después de contar la factura final, se gastaron casi $ 2 mil millones en investigación y desarrollo de la bomba atómica.

El Proyecto Manhattan empleó a más de 120,000 estadounidenses.

Formando el Proyecto Manhattan

El Proyecto Manhattan se creó oficialmente el 13 de agosto de 1942. El nombre en sí mismo, “Proyecto Manhattan”, comúnmente se piensa que es un nombre inapropiado, pero sus primeras oficinas se encontraban en Manhattan, en 270 Broadway.

El general Leslie R. Groves, que fue designado para dirigir el proyecto, decidió seguir la costumbre de nombrar los distritos del Cuerpo de Ingenieros para la ciudad en la que están ubicados.

El proyecto de la bomba atómica se conoció como el Manhattan Engineer District (MED) o el Proyecto Manhattan, para abreviar.

Su primer gran financiamiento llegó en diciembre, cuando el presidente Roosevelt ordenó una asignación inicial de $ 500 millones.

La sede central del proyecto pronto se trasladaría a Washington, DC, mientras que numerosos sitios de proyectos estaban diseminados por todo el país.

El secreto

El secreto era primordial. Ni los alemanes ni los japoneses pudieron enterarse del proyecto. Roosevelt y Churchill también estuvieron de acuerdo en que el Stalin se mantendría a oscuras.

En consecuencia, no hubo conciencia pública o debate. Mantener a 120,000 personas en silencio sería imposible; por lo tanto, solo un pequeño grupo privilegiado de científicos y funcionarios internos sabía sobre el desarrollo de la bomba atómica.

De hecho, el vicepresidente Truman nunca había oído hablar del Proyecto Manhattan hasta que se convirtió en presidente Truman.

Sitios del proyecto

El laboratorio de investigación de armas del Proyecto Manhattan estaba ubicado en Los Álamos, Nuevo México.

Bajo la dirección de J. Robert Oppenheimer, el laboratorio de Los Alamos conduciría la mayor parte de la investigación y la construcción restantes de la bomba.

Físicos, químicos, metalúrgicos, expertos en explosivos y personal militar convergieron en la ciudad secreta, que creció hasta ser el hogar de miles de trabajadores de proyectos.

Mientras tanto, el Ejército fue acusado de proporcionar, apoyar y proteger el trabajo secreto que se realiza en Los Álamos.

Otro importante sitio del Proyecto Manhattan se encuentra en Oak Ridge, Tennessee. En este momento, el Proyecto Manhattan perseguía tanto el uranio como una bomba atómica a base de plutonio.

Oak Ridge fue así el hogar de las plantas de enriquecimiento de uranio, K-25, Y-12 y S-50, y el reactor piloto de producción de plutonio, el reactor de grafito X-10.

Las universidades

Igualmente, importante fue el sitio en Hanford, Washington, donde se construyó la planta de producción de plutonio a gran escala, el reactor B, y finalmente se unieron otros reactores.

Decenas de otros sitios también estuvieron involucrados con el Proyecto Manhattan. En Cambridge, Massachusetts, los científicos realizaron más investigaciones en la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

En Dayton, Ohio, el Proyecto Manhattan le encargó a Monsanto Chemical Company la separación y purificación del elemento radiactivo polonio (Po-210), que se utilizaría como iniciador de las bombas atómicas.

Incluso en Canadá, el Proyecto Manhattan coordinó sus esfuerzos con el Laboratorio de Montreal y los Laboratorios Nucleares Chalk River en Ontario, el sitio de uno de los primeros reactores nucleares de agua pesada del mundo.

Mientras tanto, el 509 º Grupo Mixtode las Fuerzas Aéreas del Ejército, que arrojarían las bombas atómicas sobre Japón, se entrenaron en el aeródromo de Wendover en Utah y en Cuba antes de embarcar hacia el punto de lanzamiento de los ataques con la bomba atómica en la isla de Tinian en el Pacífico.

Se estima que más de 600,000 personas trabajaron en el proyecto.

El espionaje

Aunque las potencias del Eje desconocían los esfuerzos en Los Álamos, los líderes estadounidenses más tarde se enteraron de que un espía soviético llamado KLAUS FUCHS había penetrado en el círculo interno de científicos.

En el verano de 1945, Oppenheimer estaba listo para probar la primera bomba. El 16 de julio de 1945, en el TRINITY SITE cerca de ALAMOGORDO, NUEVO MÉXICO, los científicos del Proyecto Manhattan se prepararon para ver la detonación de la primera bomba atómica del mundo.

El dispositivo se fijó a una torre de 100 pies y se descargó justo antes del amanecer. Nadie estaba preparado adecuadamente para el resultado.

Un destello cegador visible durante 200 millas iluminó el cielo de la mañana. Una nube de hongo llegó a 40,000 pies, soplando ventanas de casas civiles hasta a 100 millas de distancia.

Cuando la nube regresó a la tierra, creó un cráter de media milla de ancho que metamorfoseaba arena en vidrio.

Una historia falsa de encubrimiento fue lanzada rápidamente, explicando que un enorme vertedero de municiones acababa de explotar en el desierto.

Pronto se informó al presidente Truman en Potsdam, Alemania, que el proyecto fue exitoso.

Legado

El Proyecto Manhattan dejó atrás un legado complejo. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, desencadenó una carrera de armamentos nucleares durante la Guerra Fría.

El Proyecto Manhattan también influyó en otros programas nucleares, no solo en la Unión Soviética, sino en el Reino Unido y en Francia, entre otros países.

Sin embargo, también contribuyó al desarrollo de innovaciones nucleares pacíficas, incluida la energía nuclear.

Las consecuencias ambientales del Proyecto Manhattan y los posteriores esfuerzos de limpieza, por ejemplo, en Hanford y en Oak Ridge, continúan hoy.

Finalmente, el Proyecto Manhattan sigue siendo hasta el día de hoy un tema controvertido. Por ejemplo, la exposición Enola Gay propuesta en el Museo Nacional del Aire y el Espacio (NASM) en 1995 fue cancelada en última instancia.

Sin embargo, en 2015, el Congreso de los Estados Unidos estableció el Parque Histórico Nacional del Proyecto Manhattan en Oak Ridge, Hanford y Los Álamos.

El nuevo parque trabaja para interpretar la historia y el legado del Proyecto Manhattan para nuestro mundo de hoy.

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 1 Promedio: 5]