Biografía de Lucio Cecilio Firmiano Lactancio escritor latino y apologista

456

La historia de la antigua Roma se teje con figuras destacadas que contribuyeron significativamente a la cultura y la religión de su época. Uno de estos personajes influyentes es Lucio Cecilio Firmiano Lactancio, un escritor latino y apologista cuya vida y obra dejaron una huella perdurable en el mundo antiguo y en la historia de la teología cristiana.

Nacido alrededor del año 250 d.C. en el norte de África, Lactancio se destacó como retórico y filósofo en una época en la que el Imperio Romano experimentaba cambios significativos. A lo largo de su vida, presenció la transición del paganismo al cristianismo como religión dominante, un cambio que influyó profundamente en su pensamiento y escritura.

La obra más famosa de Lactancio, "Institutiones Divinae" o "Las Instituciones Divinas", es un tratado teológico que abordó temas relacionados con la religión cristiana y la apologética. En esta obra, defendió el cristianismo y argumentó en contra de la persecución religiosa. Su habilidad retórica y su profundo conocimiento de la teología cristiana le otorgaron un lugar destacado entre los apologistas cristianos de su tiempo.

En esta breve biografía, exploraremos la vida y las contribuciones de Lactancio, un defensor apasionado del cristianismo en un período crucial de la historia, cuyas obras continúan siendo una fuente valiosa para comprender la evolución del pensamiento religioso y la transición hacia la era cristiana en el mundo romano.

Índice

Biografía Lucio Cecilio Firmiano Lactancio

lucio cecilio lactancio

Lucio Cecilio Lattanzio Firmiano, en latín: Lucio Cecilio (o Caelio) Firmiano Lactancia, más conocido simplemente como Lattanzio (África, 250 por cierto - Gallie, después de 317), fue uno de los más famosos escritores, retóricos y apologistas de la fe cristiana de su tiempo.

Nacido en una familia pagana, estudió con Arnobio en Sicca Veneria. Por su reputación retórica fue llamado por Diocleciano, por consejo de Arnobio, a Nicomedia en Bitinia, capital de la parte oriental de la residencia oficial del Emperador, como profesor de retórica (alrededor del año 290).

Se vio obligado a dejar su oficina 303 debido a la persecución contra los cristianos, a los que se había convertido. 

Lattanzio y luego abandonado en Bitinia 306, sólo para volver cinco años más tarde, después del edicto de tolerancia de Galerio. 

En 317 Constantino I lo llamó a Tréveris, Galia, como tutor del hijo Crispo. Probablemente murió en Trier algún tiempo después.

Por su estilo elegante y su fraseología articulada se ganó el apodo de "Cicerone cristiano" por los grandes hombres del Renacimiento, como Angelo Poliziano y Pico della Mirandola.

obras de lucio cecilio lactancio

El trabajo es el siguiente:

  • Del molino de Dios (obra de Dios), la Divina Providencia en relación con el hombre;
  • De Ira Dei (La ira de Dios), contra la tesis impasible de Dios;
  • De mortibus persecutorum (La muerte de los perseguidores), la muerte violenta de los perseguidores de los emperadores del cristianismo, desde Nerón hasta Massimino Daia: establece las condiciones para el nacimiento de una historia cristiana;
  • Divinarum Institutionum Livres VII o Divinae institutiones (Instituciones Divinas), en siete libros, de los cuales también se destaca un "resumen (Compendio): el primer intento de sintetizar la enseñanza cristiana, la refutación del paganismo tras la exposición de las doctrinas cristianas en un intento de esbozar una continuidad entre el conocimiento antiguo y el moderno.

el período de pago funciona y las cartas se pierden, es incierto a la atribución Lattanzio del poema en ochenta discos De ave Phoenice (El pájaro Fénix), donde el mito del fénix se equipara con la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

La fábrica de los dioses

En esta obra, compuesta en los años 303-304 d.C., Lactancio critica las tesis de las filosofías helenísticas y en particular las de los epicúreos, afirmando la grandeza de la providencia de Dios y la intervención de Dios incluso en la constitución fisiológica del hombre, que es suficiente en sí misma para mostrar la perfección del plan de Dios.

De Ira Dei

Este documento, similar a los dos anteriores en tono y tema, estaba compuesto de aproximadamente 313. 

En este Lattanzio, en oposición a la opinión de los estoicos y epicúreos, argumenta que es la ira divina admisible, como expresión de oposición y rechazo del mal, y que Dios castiga al hombre culpable y pecador ante la eterna justicia divina, con el fin de restaurar la apariencia en qué orden y comprometida por la prevalencia del mal.

De mortibus persecutorum

De origen incierto, probablemente escrito entre 316 y 321, trata el problema de la persecución de los emperadores contra los cristianos. 

Los emperadores salieron mal y no lo suficientemente honorables para la historia de Roma, pero tarde o temprano todos ellos fueron golpeados por el castigo divino y trágicamente o sin gloria concluyen sus vidas para la posteridad como una clara y ejemplar advertencia.

Divinis institutionibus

El De gentes de Adversus de institutionibus, impreso Subiaco en 1465 por Konrad Schweinheim y Arnold Pannartz

Esta obra, compuesta entre 304 y 313 en siete libros, de los que más tarde obtuvo un resumen en un libro, discute con los paganos, refutando los fundamentos y el culto de su religión y expone sistemáticamente la doctrina cristiana. 

Sobre el primer objetivo Lattanzio dedica los tres primeros libros del tratado (Sobre la falsa religión, Sobre el origen del erroris, Sobre la falsa Sapientia), Otro su intención los otros cuatro (Sobre la Vera Sapientia y la religión, Sobre la justificación, Sobre el verdadero culto, Sobre la vida bendita). 

Lattanzio aclara explícitamente el propósito de la obra cuando dice que escriba:

"Ut Docti to veram Sapientiam leader and indocti to veram religionem"

Particularmente notable es su intento de recuperar e integrar los valores de la antigua cultura y civilización, las mismas especulaciones filosóficas, la nueva verdad cristiana.

En el último libro Lattanzio adopta y expone las creencias escatológicas milenarias, no compartidas ni por los Padres de la Iglesia ni por la Iglesia Católica de hoy. 

Según Lattanzio la Segunda Venida de Cristo coincide con el comienzo de un milenio en el que Cristo reinará en la Tierra, tras el cual el diablo se desatará y establecerá la batalla final contra el mal.

Estilo

Desde el punto de vista literario, se le ha considerado como Lattanzio es esencialmente un retórico: convertido en él como Arnobio, en la edad adulta, como su maestro, está siempre estrechamente ligado a los marcos argumentales y teóricos de la cultura clásica, especialmente los neoplatónicos. 

Su estilo es siempre fluido, y el argumento es convincente y siempre sigue un preciso hilo lógico, como quieren los dictados retóricos. 

El intento de asimilar la cultura pagana al cristianismo surge en imitación del estilo de Cicerón.

¿Dónde murio Lactancio?

Lactancio murió en la ciudad de Liège, actualmente en Bélgica. Aunque nació en el norte de África, cerca de lo que hoy es Argelia, y vivió en diversas regiones del Imperio Romano a lo largo de su vida, finalmente se estableció en Liège, donde pasó sus últimos días. Su obra, especialmente "Las Instituciones Divinas" (Institutiones Divinae), continúa siendo una contribución significativa a la teología cristiana y la apologética cristiana.

Frases de Lucio Cecilio Firmiano Lactancio

Aquí tienes algunas frases atribuidas a Lactancio:

  1. "El peor castigo de todos es rendirse."
  2. "La ignorancia de la verdad es la causa de todos los males."
  3. "No hay mayor crimen que destruir una mente inocente."
  4. "El alma del hombre es inmortal y capaz de todos los bienes; pero también es capaz de todos los males."
  5. "La justicia es el vaso sagrado en el que reside la felicidad."
  6. "La verdadera felicidad es un regalo de Dios, y solo aquellos que lo buscan sinceramente pueden esperar recibirla."
  7. "El sufrimiento es el camino hacia la virtud, y el dolor es el precio de la verdad."
  8. "La justicia es la reina de las virtudes y contiene en sí todas las demás."
  9. "La verdadera riqueza consiste en las cosas espirituales, no en las materiales."
  10. "La paz es el regalo más precioso que Dios ha dado al hombre."

Estas frases reflejan la preocupación de Lactancio por la moralidad, la justicia y la búsqueda de la verdad, temas centrales en su obra teológica y filosófica. Sus escritos y sus reflexiones siguen siendo una fuente de inspiración y reflexión para aquellos interesados en la filosofía, la ética y la teología cristiana.

Te Puede Interesar:

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Biografía de Lucio Cecilio Firmiano Lactancio escritor latino y apologista puedes visitar la categoría Historia.

Fidel Vázquez

Mi formación en Informática y más de 30 años de experiencia en sistemas WEB, SEO, SEM, OSINT y Servicios de Inteligencia para la Extracción y Análisis de Datos, he dedicado mi carrera al mundo digital. Mi convicción inquebrantable es que la paciencia y la dedicación son la clave para alcanzar objetivos significativos en esta vida.

Esto Puede Estimular Tu Cerebro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir