Sidney Poitier el hombre que hizo historia

Biografía de Sidney Poitier

La presencia del actor Sidney Poitier en el cine durante las décadas de 1950 y 1960 abrió la posibilidad de papeles más grandes y mejores para los intérpretes afroamericanos.

Nacido el 20 de febrero de 1924 en Miami, Florida, pero criado en las Bahamas, Sidney Poitier era hijo de Reginald y Evelyn Poitier. Su padre era un agricultor de tomates, y la familia era muy pobre.Sidney Poitier

Aún así, Poitier le dijo más tarde a Frank Spotnitz en American Film que su padre “tenía un sentido maravilloso de sí mismo”. Cada vez que tomaba parte, desde la primera parte, desde el primer día, siempre me decía:’Esto debe reflejar bien su nombre'”.

La familia se mudó de la aldea de Cat Island a Nassau, la capital de las Bahamas, cuando Poitier tenía once años, y fue allí donde experimentó por primera vez la magia de las películas. Poitier regresó a Miami a la edad de quince años para vivir con su hermano mayor Cyril.

Poitier se fue a la ciudad de Nueva York a la edad de dieciséis años, sirviendo brevemente en el ejército. Luego trabajó como lavaplatos en un restaurante. Viendo un anuncio de actores en un periódico, fue a una prueba en el American Negro Theater.

El cofundador de teatro Frederick O’Neal se impacientó con el acento caribeño de Poitier y sus pobres habilidades de lectura. “Subió al escenario, furioso, me agarró de los pantalones y del cuello y me dirigió hacia la puerta”.

Poitier, decidido a triunfar, continuó trabajando en el restaurante, pero en su tiempo libre escuchaba programas de radio para mejorar su expresión oral. Más tarde regresó al teatro y fue contratado como conserje a cambio de clases de actuación.
La carrera de actor se acelera

Poitier sirvió como suplente (uno que aprende las líneas de un intérprete en caso de que el intérprete no pueda actuar) para el actor-cantante Harry Belafonte (1927-) en una obra llamada Days of Our Youth, y una aparición una noche llevó a un pequeño papel en una producción de la comedia griega Lysistrata.

En la noche del estreno de esta última obra, Poitier estaba tan nervioso que entregó las líneas equivocadas y salió corriendo del escenario; sin embargo, su breve aparición impresionó tanto a los críticos que terminó consiguiendo más trabajo.

Poitier debutó en el largometraje No Way Out en 1950, interpretando a un médico atormentado por el hermano racista (que tiene prejuicios contra otras razas) de un hombre cuya vida no pudo salvar.

Poitier trabajó de manera constante durante toda la década de 1950, apareciendo en el cuento sudafricano Cry, the Beloved Country, el drama de aula The Blackboard Jungle y The Defiant Ones, en el que Poitier y Tony Curtis (1925-) interpretan a fugitivos de prisiones encadenados; su lucha les ayuda a mirar más allá de sus diferencias y a aprender a respetarse mutuamente.

En los años sesenta, Poitier comenzó a dejar su huella en la cultura popular estadounidense.

Después de aparecer en la versión cinematográfica de la obra de Lorraine Hansberry A Raisin in the Sun, en un papel que había desarrollado en el escenario, Poitier tomó el papel de un soldado estadounidense en Alemania en Lilies of the Field (1963).

Este papel le valió el Premio de la Academia al Mejor Actor, convirtiéndolo en el primer afroamericano en ganar este honor.

Derribando barreras

En 1967 Poitier apareció en tres películas de éxito. En To Sir, With Love interpretó a un maestro de escuela, mientras que en In the Heat of the Night interpretó a Virgil Tibbs, un detective negro del norte que ayuda a resolver un asesinato en una ciudad del sur y se gana el respeto del prejuiciado jefe de policía de allí.

En la comedia Guess Who’s Coming to Dinner, protagonizada también por Spencer Tracy (1900-1967) y Katherine Hepburn (1907-), el personaje de Poitier está comprometido con una mujer blanca.

La película fue la primera historia de amor de Hollywood entre miembros de diferentes razas que no terminó trágicamente. Reflexionando sobre los sentimientos de los cineastas durante este período, Poitier comentó a Susan Ellicott del London Times: “Me adapté a sus necesidades. Yo era claramente inteligente.

Yo era un buen actor. Creía en la hermandad, en una sociedad libre. Odiaba el racismo, la segregación[la separación basada en la raza]. Y yo era un símbolo contra esas cosas”.

Por supuesto, Poitier era más que un símbolo. David J. Fox informó en Los Angeles Times que el actor James Earl Jones (1931-), en un homenaje a Poitier organizado por el American Film Institute (AFI) en 1992, recordó: “Marchó sobre Montgomery y Memphis con el Dr. Martin Luther King, Jr. [1929-1968], quien dijo de Poitier:’Es un hombre que nunca perdió su preocupación por el más pequeño de los hijos de Dios'”.

Rosa Parks (1913-), que en 1955 se convirtió en una heroína de los derechos civiles simplemente por negarse a sentarse en la sección “negra” de un autobús de Montgomery, asistió al homenaje y elogió a Poitier como “un gran actor y modelo a seguir”.

Comienza a dirigir

En 1972, Poitier fue coprotagonista junto con Belafonte en el oeste de Buck y el Predicador de Columbia Pictures. Después de una discusión con el director de la película, Poitier se hizo cargo; aunque él y Belafonte instaron a Columbia a contratar a otro director, un oficial del estudio vio las imágenes que Poitier había rodado y le animó a terminar la película él mismo.

Poitier dirigió tres largometrajes protagonizados por el comediante Bill Cosby (1937-) en los años setenta: Uptown Saturday Night, Let’s Do It Again, y una parte de la acción. También trabajaron juntos en la comedia Ghost Dad (1990), que fue un desastre.

Poitier también dirigió la comedia de éxito Stir Crazy (1980), así como varios otros largometrajes.

Poitier desempeñó sólo un puñado de papeles en películas en la década de 1980, pero en 1991 interpretó al juez del Tribunal Supremo Thurgood Marshall (1908-1993) en la película para televisión Separado pero igual.

En 1992 regresó a la gran pantalla para la comedia-drama Sneakers, que contó con la participación de Robert Redford (1937-) y River Phoenix (1970-1993).

El homenaje de la AFI a Poitier también tuvo lugar en 1992; en su discurso dio la bienvenida a jóvenes cineastas y les instó a “ser fieles a sí mismos y útiles para el viaje”, informó Daily Variety.
Años posteriores

Poitier y su esposa, la actriz Joanna Shimkus, viajan mucho porque viven en California y tienen hijos en Nueva York. Poitier regresó a la televisión para el drama occidental Children of the Dust de 1995. Continuó protagonizando películas de televisión con To Sir with Love II (1996) y el drama Showtime Mandela y de Klerk (1997). Esta última sigue la historia de los últimos años de prisión de Nelson Mandela (1918-) hasta su elección como líder de Sudáfrica. Ambos recibieron comentarios contradictorios.

En el año 2000, Poitier recibió el premio Lifetime Achievement Award del Screen Actors Guild. En abril de ese año, La medida de un hombre: Se publicó una autobiografía espiritual (la historia de su propia vida).

En febrero de 2001, Poitier ganó un premio Grammy al mejor álbum hablado por su lectura del libro. Poitier recibió el Premio del Salón de la Fama de la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) en marzo de 2001.

En marzo de 2002, Poitier recibió un premio honorífico de la Academia por su larga y digna carrera. El premio fue especialmente significativo porque llegó la misma noche en que los afroamericanos ganaron los premios al Mejor Actor (Denzel Washington) y a la Mejor Actriz (Halle Berry).

Te Puede Interesar:

Marvin Neil Simon ganador del Premio Pulitzer,

John Steinbeck ganador del Premio Nobel en 1962

Nathaniel Hawthorne el Escritor de la Ficción Estadounidense

John F. Kennedy la última tragedia norteamericana

Comentarios
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 3 Promedio: 5]